Entrevista con Evie Louise Thompson – Alma de artista

Interview with Evie Louise Thompson – Soul of an Artist

Pocas veces me he sentido tan afortunado discutiendo de cine como en la extensa conversación que tuve la oportunidad de compartir con Evie Louise Thompson. Podrán comprobar cómo cada una de las respuestas que la protagonista de una de las escenas más brillantes de “Boyhood” ofreció a mis preguntas denota una inconmensurable pasión por su profesión y primer amor, el cine. A pesar de haber trabajado junto a actores de la talla de James Franco, Mark Wahlberg, Denzel Washington o Halle Berry y haber sido dirigida por grandes nombres como Brad Anderson o Baltasar Kormákur, un artista por el que siente una profunda admiración copó gran parte de nuestra charla, Richard Linklater. Les invito a que conozcan más de cerca el rodaje de “Boyhood”, cómo es Patricia Arquette en la intimidad o la trascendencia de Linklater en el cine independiente estadounidense, pero sobre todo les propongo conocer a una artista con mayúsculas: Evie Louise Thompson.

– Su escena

Escenas de cine – ‘Boyhood’ 12 años en 12 escenas-21

P – Con tu escena da comienzo la segunda parte de “Boyhood”. Si previamente los padres y, sobre todo, la hermana de Mason se han mantenido constantemente en pantalla junto a él, ahora lo harán Jill y el resto de amistades futuras de Mason.

R – Creo que era importante construir la relación entre los dos hermanos al principio. En la infancia, los hermanos lo son todo en tu vida. Por eso, son también parte el uno del otro. Un hermano es alguien que sabe por todo lo que has pasado y que, básicamente, ha experimentado todo eso contigo. Ese es el tipo de vínculo que tan fantásticamente plasma Linklater. Pero Mason empieza a crecer y parte de ello es descubrirse y definirse lejos de su familia. En mi opinión, esta es la razón por la que es fundamental que en la segunda parte de la película se aleje un poco de su familia.

P – Jill nos define en un instante el universo juvenil de Mason –amistades inestables, fiestas, libros de adolescentes–. Después, rápidamente, va a conseguir que vaya a una fiesta, averiguar si tiene novia, darle una y hacerle jurar silencio. Un descubrimiento universal (el del sexo opuesto) para un momento universal. ¿Qué representa Jill?

R – Creo que más o menos lo has dicho. Ella representa una de sus primeras interacciones con el sexo opuesto. Toda la obra de Linklater tiene ese tipo de efecto en el espectador, es tan puro y sincero que puedes sentir lo que sentías entonces, esa torpeza tratando de comprender a las chicas en el instituto. En una escena previa, Mason acaba de decir que tiene una novia con la que no sabe de qué hablar. Todos recordamos ese momento exacto en nuestras vidas y cómo nos sentíamos. Linklater tiene una forma de captarlo y conseguir del público una respuesta no solamente intelectual, sino también espiritual. El espectador puede sentir en su alma ese sentimiento y eso es lo que hace que su obra adquiera trascendencia. Jill, las chicas mayores, los profesores, los jefes, los amigos, las novias, todos los personajes son esenciales porque todos provocan respuestas emocionales en el público a través de sus recuerdos, a través de la conexión con el momento y la persona con las que experimentaron aquellos mismos sentimientos.

– La preparación y el rodaje

P – ¿Cómo conseguiste el papel?

R – Estaba viviendo en Tejas por aquel entonces y acababa de empezar a actuar. Fui a Austin para la audición. En la sala de audiciones hablé con Richard Linklater y con Beth Sepko un poco, hice algo de improvisación y… ¡voilá!

P – Richard Linklater es conocido por estar abierto a discutir las líneas de sus guiones con los actores para lograr así un mayor realismo en su obra. ¿Fue así también contigo?

R – Nos reunimos para discutir qué ocurriría en nuestra escena. Pasé más tiempo en esas reuniones que rodando la escena. Linklater me preguntó qué estaba pasando en mi vida, en qué estaba interesada y demás. No lo hice entonces, pero ahora me doy cuenta de lo importante que este proceso fue para captar ese y cada uno de los años. A través de Ellar y de mí, Linklater fue capaz de plasmar la verdad de estar en el instituto. Esa es, en mi opinión, una de las singularidades que explican que sea capaz de crear un arte tan puro. La sinceridad y autenticidad de su obra es la razón por la que conecta tanto con el público.

P – ¿Cómo transcurrió el rodaje de tu escena?

R – Creo que hicimos unas sietes tomas y era una única secuencia. Recuerdo que no hacía más que caerme de la bicicleta cuando, al final de la escena, me doy la vuelta. Fue muy embarazoso porque había estado presumiendo de lo buena que era montando en bicicleta.

Escenas de cine – ‘Boyhood’ 12 años en 12 escenas-22

P – ¿Llegaste a conocer a Patricia Arquette o a Ethan Hawke?

R – Conocí a Patricia y nunca he visto a nadie resplandecer tanto como esa mujer. Tiene una especie de aura angelical a su alrededor, es una locura, casi irreal.

– “Boyhood”

P – Rodaste la escena varios años antes de poder ver “Boyhood”. ¿Cómo experimentaste su primer visionado?

R – Lamentablemente, no pude asistir al estreno en Sundance, pero cuando la vi sentí nostalgia, como pudo sentir cualquiera que la viera. La primera vez que la vi lo hice en un cine junto a mi madre y a mi hermano y nunca olvidaré a mi madre sollozando cuando Ellar tenía que irse a la universidad. Era el verano antes de que yo me fuera a la NYU (New York University) y nunca olvidaré la mirada que me dedicó después de la escena en la que Patricia dice que pensaba que habría algo más. Es una película genial para ver en familia en ese sentido. Siempre hay alguien con quien identificarse, como padre, como hermano, como amigo, como profesor… Además, te da la perspectiva de una tercera persona sobre cada uno de ellos. Al ver esta película junto a mi madre, pude entender por lo que estaba pasando con mayor profundidad de lo que lo había hecho antes. Ni me puedo imaginar cómo fue la experiencia para Ellar o para Lorelei.

P – Quizá el aspecto más duro de la vida del artista es ver cómo el proyecto sobre el que uno ha depositado su alma no acaba obteniendo respuesta en el público. Nadie podía predecir el éxito que, afortunadamente, acabó teniendo “Boyhood”. ¿Tenías miedo de que una obra sobre la que tanto esfuerzo se había depositado terminara no conectando con el espectador?

R – Me siento muy afortunada de haber participado en esta película, incluso aunque fuera en una única escena. Creo que Linklater es un artista que ha logrado influir a toda una generación; Cathleen Sutherland (la productora), el reparto al completo, el estudio, y todos los que realmente creyeron en esta película se han ganado toda mi admiración. Este equipo fue lo que hizo posible que una idea tan alucinante terminara por funcionar. Trabajaron juntos, colaboraron y crearon, pero sobre todo creyeron en un proyecto muy arriesgado desde el punto de vista económico. Estoy haciendo algunos cursos sobre producción y el hecho de que consiguieran financiación es increíble, ¿quién se arriesga a gastarse todo ese dinero para no ver nada hasta pasada una década? Estas personas fueron con todo porque creyeron en el poder artístico de “Boyhood” y eso se puede ver en lo que acabaron creando. Es una maravillosa obra de pasión y amor en muchos sentidos.

P – ¿Tienes alguna (otra) escena favorita de “Boyhood”?

R – Me encantó el momento en el que Ellar se está marchando a la universidad y Patricia se siente vacía; también cuando Patricia se derrumba en la mesa en frente de Lorelei después de abandonar a su marido maltratador; y me encantó también la línea de “the moment seizes you” (“el momento se aprovecha de nosotros”). Pero creo que es muy difícil escoger una escena favorita porque hay como unas diez más con las que me podría quedar.

– Richard Linklater

P – Richard Linklater es uno de los grandes genios del cine independiente, logrando despertar en muchos de los que amamos el séptimo arte nuestros instintos artísticos más innatos. Con “Boyhood”, ¿no sientes unas irrefrenables ganas de coger una cámara y empezar a grabar a tu familia y amigos?

R – Sobre todo con Linklater, el género independiente me resulta muy inspirador, ya que se libra de las presiones de “Hollywood” y da cabida a una originalidad que el cine como arte necesita. La obra de Linklater es única, cuando ves una de sus películas es muy evidente que es suya. Emplea su arte para discutir un punto de vista. No sé si es intencional o simplemente inherente a cualquier pieza artística que se precie, pero creo que así es como se debería crear. Su trabajo me motiva a ser mi propia artista. Me motiva a expresarme a través del arte. Me inspiró tanto, que incluso hice un curso de escritura dramática en mi escuela este verano donde escribí mi propio guión. Usé partes de mi vida y el lenguaje que usaba en ellas y fue realmente apasionante.

P – ¿Podrías explicarnos cómo de importante es la figura de Richard Linklater para la industria del cine independiente en Tejas y en los EE.UU.?

R – Linklater y Robert Rodríguez establecieron sus estudios fuera de Hollywood, lo que permitió el desarrollo de esas producciones de bajo coste tan importantes para las películas independientes. Con producciones más asequibles hay mucho más especio para que el artista cree sin la presión del estudio.

– El presente y el futuro de Evie Louise Thompson

P – Si pudieras escoger un director y una ciudad para rodar tu próxima película…

R – Que me dirigiera Federico Fellini en Florencia sería mi sueño, ¿podría alguien enseñarme italiano y conseguirme una máquina del tiempo?

P – Has compartido cartel con James Franco y Emma Roberts en “I Am Michael”; Denzel Washington y Mark Wahlberg en “2 Guns”; o Halle Berry y Abigail Breslin en “The Call”. No está nada mal… ¿Podrías contarnos algo más de tu pasado, presente y futuro en la gran pantalla?

R – He tenido mucha suerte de trabajar y aprender de algunos directores, guionistas, productores y actores increíbles. Ahora estoy en la NYU, aprendiendo a ser mejor en mi trabajo para participar en muchas producciones que están por venir. Bueno, y empecé con “Boyhood”.

Interview with Evie Louise Thompson – Soul of an Artist-2

P – ¿Podrías contarnos cómo es allí tu día a día?

R – La NYU Tisch School of the Arts es una gran escuela y me siento bendecida por poder asistir a ella. Estoy en “The Meisner Studio” para la parte práctica de la interpretación, allí tengo clase de 9 de la mañana a 6 de la tarde tres días en semana y el resto de días son de teoría. Estoy cursando estudios de teatro y de producción. NYU tiene también clases muy buenas como “The Science of Happiness” y otras muchas que estoy deseando experimentar. Los profesores están motivados y deseando ser fuente de inspiración. Me siento una afortunada.

P – Para acabar, me gustaría que me respondieras a lo siguiente: ¿por qué la interpretación? ¿Por qué el cine? ¿Podrías estar haciendo otra cosa?

R – Cuando era pequeña, como tantos otros chicos en Tejas, un cazatalentos local se interesó en mí, pero no tenía ningún tipo de interés. Siempre me habían gustado los campamentos de teatro, pero me repelía la idea de ser actriz. Había muchos estereotipos en torno a los actores y cuando tenía seis años, para mí, los actores eran el icono de la superficialidad. Aun así, mi parte favorita del año siempre era el verano por los campamentos de teatro. Pero nunca pensé en ello como interpretación o como algo que hiciera para que la gente viniera a verme. Me encantaban los ensayos, crear historias, también la actuación y sobre todo me encantaba estar en el escenario y perderme en otro mundo.

A los diez años, me arrastraron de uno de esos campamentos de teatro a una audición para este gran acontecimiento en Tejas y lo conseguí. Desde el momento en que pisé el escenario como un actriz profesional, empecé a enamorarme del trabajo y del arte de la interpretación. Es una especie de agujero en el que me he caído y del que nunca conseguiré escapar. Mi amor por la interpretación va más allá de las palabras. No hay otro lugar donde me sienta más viva. La gente siempre dice “vive el momento…”. Cuando actúo, el tiempo no existe, todo mi ser está satisfecho y hambriento al mismo tiempo. Así que no, no podría hacer ninguna otra cosa.

Creo que encuentro el cine especialmente fascinante porque es una parte diferente, una escena diferente y un mundo diferente, todo al mismo tiempo. También hay algo de la cámara que simplemente me encanta. También la sensación de estar en el set, la iluminación, preparar los planos, todo… Es un trabajo en equipo. Me encanta.