‘Whiplash’- El clímax final

 Whiplash-5547.cr2

Ni siquiera han pasado dos semanas desde el estreno de la maravillosa ‘Whiplash, y ya ha generado unos cuantos debates, desconocemos si acalorados o no, sobre el significado de su brutal final; eso sí, todos estamos de acuerdo en que es espectacular y deja a muchos con ganas de levantarse, aplaudir, y dar las gracias a todas las personas que tuvieron su participación en esos geniales 10 minutos. Pero pongámonos en situación. A continuación voy a destripar con nocturnidad y alevosía el clímax más glorioso de la escueta cantidad de cine estrenado en España en 2015, así que, si no las has visto, dos cosas: primero, ya estás tardando en verla (aunque sea para ponerla a parir), y segundo, no leas después del salto, bajo PELIGRO DE SPOILER.

El profesor Fletcher, tras su despido del conservatorio, dirigirá un concierto y le ofrece a Andrew ir a tocar. Una vez allí, comenta a la banda que hay varios integrantes de orquestas importantes, una especie de ojeadores, para fichar a algún talento, pero también les advierte de que si la fastidian, nadie les querrá jamás en una banda de gran reputación, por lo que la presión se incrementa. Después, justo antes de iniciar el concierto, Fletcher le dice a Andrew que sabe que fue él quién testificó en su contra para que le despidieran y que piensa tomarse la revancha, así que decide iniciar el concierto con una pieza que Andrew nunca ha oído y de cuya partitura tampoco dispone, al contrario que el resto de músicos. Evidentemente, la actuación de Andrew resulta un sonoro fracaso, provocando una sonrisa en la cara de Fletcher y el abandono de éste del escenario. Pero algo sucede en la cabeza de Andrew, y éste regresa al escenario, improvisando un genial solo que deja atónitos a los asistentes, a la banda y al propio profesor. La banda comienza a acompañarle y a vertebrar el número en base al improvisado retorno de Andrew, y, milagro, la mecha se enciende y Andrew consigue ejecutar “Whiplash” con el tempo que su profesor le llevaba pidiendo toda la película. Al final, Fletcher sonríe y Andrew remata el número cuando la pantalla se corta a negro.

whiplash-rafael-almena-2

Es ahora cuando surgen las teorías sobre lo que quiere decir el final, pero digamos que hay, más o menos, dos vertientes bien separadas:

– Una de ellas es la que sostiene que esta última humillación por parte de Fletcher es la lección final con la que demuestra que su metodología es totalmente efectiva y consigue extraer el genio a partir de aquellos que exhiben un gran potencial, el caso de Andrew en esta película. ¿En qué nos basamos para creer esto? En el feroz comportamiento que ha exhibido Fletcher a lo largo de la película, en la conversación que mantiene con Andrew donde justifica la brutalidad de su enseñanza, y en esa sonrisa final que le dirige a su alumno cuando ve, por fin, de todo lo que es capaz.

– Por otro lado, la otra teoría dice que la humillación final de Fletcher no es más que eso, una venganza por el testimonio de Andrew en el juicio y que le costó su amado empleo. ¿Por qué este razonamiento? Por el sádico carácter que ha empleado el profesor a lo largo del metraje, por la satisfacción de ver humillado a un alumno que en su opinión podría calificarse de cobarde y prepotente a la vez, y también porque ¿cómo demonios iba a ser capaz Fletcher de predecir al 100% que Andrew no iba a abandonar el escenario, o que iba a hacerlo y luego volver?

whiplash-rafael-almena-3

Servidor se queda con un poco de ambas teorías porque los dos razonamientos dejarían en una posición ganadora a Fletcher y también son acordes al carácter del brillante personaje interpretado de manera magistral por J.K. Simmons, quien, salvo sorpresa mayúscula, ya tiene prácticamente ganado el Oscar al mejor actor secundario. Si Andrew se daba por vencido, el profesor habría visto culminada su venganza y magnificado aún más su poder; sin embargo, si Andrew explotaba todo su potencial, el profesor tendría a su propio Charlie Parker, lo cual avalaría su peculiar estilo de dar clase.

Lo que sí que creo que está claro es que Andrew finalmente ha conseguido ser un genio. Andrew gana y Fletcher gana, pero no el padre de Andrew, y creo que hay que hacer hincapié en esto, que quien mientras mira con terror y no admiración a su hijo, nos es imposible no imaginar que probablemente esté recordando una cena familiar en la que su único vástago dejó bien claro cuál era su percepción del  éxito. La sombra de Sean Casey planea en el horizonte.

  • golvano

    Yo interpreté lo mismo. Las teorías no son excluyentes. Son las dos
    cosas a la vez. Por otra parte es lo mismo que viene haciendo durante
    toda la película. Humilla a los chicos. Que el chico se viene abajo,
    pues eso que gana. Un flojo menos. Y probablemente ha disfrutado con
    ello. Que se sobrepone, pues puede que tenga madera.

    • Rafa Almena

      Jejeje, el cabrón de Fletcher iba a sonreír igual. Perdió sólo una vez en la película (el despido) y luego se aseguró de que no volviera a ocurrir.

  • https://twitter.com/SrRojo Marcos Oteiza

    Las intenciones de Fletcher son, como dices, una mezcla de ambas. Es lo que tienen los personajes tridimensionales.

    Aunque a mi me parece más interesante el por qué Andrew consigue hacerlo tan bien cuando finalmente vuelve al escenario. Esto tiene aún más interpretaciones posibles, y sólo hay una que me satisface: Andrew está disfrutando (que es curiosamente lo que le dice Fletcher que haga cuando asiste a la primera clase, aunque imagino que el profesor estaba siendo irónico).

    Me explico. Andrew se ha pasado toda la película intentando tocar a la perfección, con el fucking tempo que le piden e intentando satisfacer tanto a Fletcher como a sus propias ínfulas de grandeza. Y esas motivaciones para mi no son nada nobles, más bien egoístas y erróneas. Andrew está obcecado con el virtuosismo técnico y eso hace que sea mucho más frustrante. Sólo cuando ya ha sido vapuleado y ha quedado en ridículo frente a todos, cuando no tiene nada que perder, es cuando coge las baquetas y toca como debió hacerlo desde el principio: desde las entrañas. Una interpretación perfecta nacida de un impulso genuino y auténtico (ese impulso puede haber sido perfectamente el cabreo que tiene encima, pero no por ello es menos genuino).

    Creo por tanto que el método de Fletcher es útil pero incompleto. No puedes enfocar la disciplina de la música como si de un engranaje se tratara, no funciona así. Y todos esos artistas que Fletcher y Andrew adoran podían estar más o menos obstinados con el virtuosismo (y estoy seguro de que todos tenían una disciplina envidiable), pero ni de coña entendían la música de una forma tan gris y mecánica como lo hacen los dos personajes de esta película. Joder, si Charlie Parker era un adicto y un alcohólico, seguro que eso era más “impedimento” que el tener una novia.

    Aún con todo, sé que esto solo es una opinión, y una demasiado optimista. Simplemente quiero creer que el arte no es SÓLO dar a ciertas notas en el momento adecuado. Quizás me estoy saliendo del tiesto, y ni Fletcher ni Andrew están hablando de artistas, sino de intérpretes.

    P.D.: Si éste ha sido el mejor clímax del año, es que ha sido un año muy flojo… Sin restar méritos a la peli, que ta muy bien.

    • Rafa Almena

      Tan obcecado andaba con el personaje de Fltecher que no le había dado la importancia que se merecía el personaje de Andrew. Entonces Andrew podría haber tocado como Fletcher quería desde el principio si éste le hubiese dejado disfrutar de la música y no asfixiándole como lo hacía? Eso pondría en evidencia la metodología del profesor a pesar de hubiese podido demostrarse.

      Al igual que tú, tampoco comparto la filosofía de Fletcher en la que prácticamente pretende teorizar un arte, en este caso la música. Pero creo que de acuerdo a las reglas internas del largometraje, pienso que al final se da por buena esta enseñanza, aunque no creo que esto haya que extrapolarlo a la vida real como he visto que se decía en muchos lados.

  • Pedro Carracedo

    El tema final es el único momento en el que Andrew toca liberado, toca con pasión, con rabia, sin presiones, “desde las entrañas”. Se olvida del mecanismo y fluye, demuestra que tiene talento, flow, duende, magia, como lo quieras llamar.

    ¿Y qué tiene que ver Fletcher aquí? Pues que el profe malo tiene un método que exprime a sus alumnos, pero lo hace con quien sabe que tiene el “don”, si no se la suda ¿Pensáis que si el de la tuba tuviera el don lo hubiese expulsado aunque estuviera o no desafinado? Por eso le cuenta en el bar toda la historia de rendirse o aguantar y decide ponerle a prueba una última vez. Lo humilla delante de todo el público, hace que caiga a lo más hondo, lo deja desnudo, sin nada. “Supongo que no tienes talento” le dice Fletcher. Sin nada que perder sale al escenario de nuevo y se deja llevar. Interrumpe, empieza ‘Caravan’, él te marca y sale como la seda. Un nuevo insulto de Fletcher mientras toca es contestado con un platillo a la cara. Aquí me detengo. ¿Era necesaria una nueva provocación? ¿Esto demostraría que es una venganza? ¿O simplemente era por hacer referencia (y recalcar por enésima vez) a la anécdota de Bird y Jo Jones? Es más, cuando empieza a tocar el solo Fletcher se acerca sorprendido y le pregunta “¿Qué estás haciendo, tío?”, y es que el profesor no se esperaba esta reacción de su alumno. ¿Entonces Fletcher no estaba muy seguro de su método? ¿Su venganza salió mal (dudo que sea esto)? ¿O era una mera interpretación ante Andrew para que desembocara en el estallido final?

    Finalmente, ese cruce de sonrisas y miradas entre Fletcher y Andrew parecen evocar a que Fletcher sí estaba seguro de su método y Andrew comprende la función de su profesor, pero que, como dice Marcos, si no hubiese respondido con el estómago no lo hubiese conseguido. Esto lo pienso ahora, a lo mejor pasa media hora y pienso que todo es una farsa y son una panda de mediocres.

    PD. alguien me puede decir qué pasó entre Charlie Parker y Jo Jones?

    • Rafa Almena

      Parece clara la conclusión de que Andrew toca mejor cuando no tiene presión encima. De de hecho, es así como toca cuando se abre la peli, lo que hace que llame la atención de Fletcher.

      Respecto a la anécdota, leí por twitter, así que no te fíes mucho, que era inventada.

      • Pedro Carracedo

        Buena apreciación la del comienzo, no había caído en ella y que refuerza la idea de que Fletcher lo escoge porque ve algo en él y se la juega hasta el final, descartando la venganza.

        Sí leí eso, aunque lo preguntaba irónicamente porque lo recalcan hasta la saciedad! xD De ahí que haya llegado a pensar que cuando le insulta le dé un platillazo en la cara…

      • Rafa Almena

        Jejejeje, cuando le da el platillazo creía que Fletcher se le iba a comer, literalmente xD

  • Kaabee

    Andrew es un mal músico. Sólo sabe tocar lo que ha ensayado, y encima hasta la saciedad. Pues si no sabe improvisar bien o seguir la música que le marcan, le falta mucho, pero que mucho por aprender…

    • Rafa Almena

      Homnre, malo malo no será cuando Fletcher le consiente que le grite delante de los otros músicos de la banda. Creo que Fletcher sabe que tiene un diamante en bruto entre manos pero que le cuesta meterle en cintura 😀

      • Kaabee

        Es que Fletcher, no lo he dicho, es mal profesor también. Esas cosas no se hacen, hombre…

      • Rafa Almena

        Le tenían que haber denunciado al AMPA hace mucho tiempo

    • Pedro Carracedo

      Eres del team Abuín!

      • Kaabee

        jajajajaja qué va, solamente me ha salido la vena troll 😉 Mi verdadera opinión simplemente es que ambos vencen, aunque creo que esto lo tenemos todos un poco claro. Si fuera un combate por puntos al estilo pugilístico, hum… esto ya no lo tengo tan claro. En el combate final quien probablemente ganase entonces creo que sería Fletcher.

        Dios… ¿cómo puede estar tan magnífico J. K. Simmons? (el chaval también, claro, pero lo de Simmons es… es… magistral)

      • Rafa Almena

        ¿Pero tú has visto que brazacos se gasta aquí el profesor? Ni la banda entera aunque se líe a hostias le ganaría.

        J.K Simmons con ese vozarrón , esa presencia física y esa brutalidad da bastante miedo, y parece que quiere ganar el título de plusmarquista mundial de mayor número de insultos por minuto.

    • EL_SYD

      si fuera mal músico, ¿por qué hizo ese solo de batería tan brillante y loco? no pudo improvisar porque al saber que no era “Whiplash” se puso nervioso y no sabía que hacer, además de saber el carácter y el comentario que le hizo Fletcher antes de empezar “¿crees que soy estúpido?… siempre supe que fuiste tú” le hizo que se pusiera más nervioso, por eso se equivoco en su improvisación. Pero cuando tuvo la libertad de hacer lo que sea y de hacer su solo con la canción “Caravan”, ves el potencial que tiene como músico.

  • Jeeves

    Yo creo que ambas teorías pueden converger. Veamos. Fletcher es un cabrón con muy mala baba, y por supuesto se la quiere jugar a Andrew. Y lo consigue. Su intención es humillarle y dejarle en el fango (¡ojo!, que yo soy Fletcher y también lo hago, que pierde su trabajo por una nenaza que no aguanta su ritmo, jejeje), algo que consigue. Pero hete aquí que Andrew vuelve, para sorpresa de Fletcher, y éste piensa: “¡Leches!, este zagal no va a ser la nenaza que yo creía”. Así, el soso egocéntrico que es Andrew coge las baquetas y dice: “Aquí estoy yo y aquí mis cojxxxx”; empieza a tocar y consigue el “fucking tempo” (parafraseando a Marcos Oteiza). ¡¡¡Sin embargo!!!, yo creo que no lo consigue solo por tocar desde las entrañas, sino también por darle en toda la boca a Fletcher.
    Me pareció un peliculón y los actores se salen. Lo de J.K. Simmons, con lo majete que parece, es brutal. Y el montaje resulta arrollador.

    • Rafa Almena

      Lo de Andrew en el fangio me recuerda a cierta frase de ‘El club de la lucha’: “Únicamente cuando tocamos fondo somos libres para actuar”.

      Respecto a lo de Simmons, majete parecía en Spiderman, aquí da miedo!! jejeje. Creía que tenía el total merecimiento de la avalancha de premios que le han caído y aún le faltan. Aún lo sigo creyendo, pero tras ver ayer a Edward Norton en Birdman, el bueno de Ed también se marca una actuación de las grandes y debería llevarse algún que otro galardón!

      • jeeves

        Síi, Simmons da miedo en la película. Lo que me sorprende es lo cabrón que puede parecer en la peli cuando en realidad parece una persona muy maja. Y respecto a Norton, tienes toda la razón, se marca una interpretación de la leche.

      • Rafa Almena

        El tío aterra, pero nosotros, los espectadores, sólo queremos que salga en pantalla todo el tiempo.

        Es una pena cuando los nominados ofrecen tan buenos trabajos y sólo uno se lleva el gran merecimiento.

      • Kaabee

        No jodas hombre… Norton está fabuloso de verdad, pero frente a Simmons no hay color.

  • loula2

    Acabo de ver la película, y me ha parecido estupenda!! Y el final es realmente espectacular, te dan ganas de aplaudir espontáneamente!!
    Creo que el profe quiere venganza, y piensa realmente que Andrew va a abandonar el escenario con su carrera arruinada sin remedio. Y esa venganza no es sólo por la denuncia que le costó el puesto; creo que también está dolido porque vio en ese alumno una chispa de genialidad, y le asquea que no haya demostrado la fortaleza de espíritu suficiente para aguantar su violento método de enseñanza. Y es cuando Andrew da todo ya por perdido, cuando es capaz de dar rienda suelta a todo lo que lleva dentro, a la mezcla de indignación, vergüenza y cabreo negro, y habiendo perdido ese miedo a meter la pata que le frenaba, se da el gustazo de imponerse a su verdugo, hasta el punto de dejarle alucinado. Y tras eso, fundido negro y OLÉ!!
    Qué bueno!!

    • avegacon

      Apoteósico final loula
      Yo lo veo más como una mezcla de las dos teorías, la venganza es un medio más para justificar el objetivo final.
      ¡Qué maravilla de película!

      • Rafa Almena

        Ocurriese lo que ocurriese, el bueno de Fletcher se iba a bajar feliz del escenario.

        Saludos!

  • Pingback: El corto cinéfago: ‘Whiplash’, de Damien Chazelle | El Club de los Cinefagos Muertos()

  • María Eugenia Fiorini

    Yo creo que el verdadero genio reprocesa la ferocidad de los profesores, pierde el miedo y continúa. Fletcher es un mediocre que consiguió un pequeño lugar en su universo, alimentado por el miedo. Su “tempo” ¿es realmente “el” tempo? hay pequeñas y mediocres personalidades que consiguen un retazo de prestigio cuyo principal combustible es el terror.Y hay otras que realizan un intenso viaje emocional con altibajos y sacan lo mejor de sí mismas con el discernimiento de que sus “Mentores”, maestros o profesores le están dando una soberbia lección de lo que el genio NO debe ser. El maltrato es inadmisible. Fletcher recoge pequeños datos de la vida de Andrew, los sobredimensiona y los ironiza para lastimarlo. Eso es sadismo y maldad. Musicalmente será excepcional (aunque el mismo lo dice: “cualquiera puede dirigir”) pero es un purista musical y una porquería en lo personal. Andrew se sobreexige -eso deja un canal abierto en su personalidad para ser un futuro Sean Casey- pero a la vez saca de sí mismo lo mejor por contraste a lo peor que ve en ese fracasado que cree que está realizando una profunda búsqueda musical. Andrew es un héroe, tal vez porque a su lado tiene a un padre que silenciosa y simplemente lo acompaña. Confiemos en que si existiera una segunda parte de esta película, Andrew habrá crecido lo suficiente como para enseñar con excelencia y humanidad, con generosidad y saludable exigencia. Aunque ser genial en algo no nos garantiza saber transmitirlo adecuadamente.

  • Yoandry Karelin Gil Ovalle

    Yo lo que pienso es que ademas de que fletcher queria vengarse, la actitud de andrew fue como la de la anectoda que siempre hacia fletcher, del joven al que le lanzaron el platillo y casi lo decapitan, el mismo fletcher se quejo diciendo que nunca habia tenido un alumno que resultara ser tan bueno, y al ver que andrew volvio al escenario luego de esa humillacion y hacer ese solo magistral, el cual el mismo estaba dirigiendo al final, ambos llegaron a estar en una especie de complicidad y por eso la risa del final, me gusto mucho aunque esperaba algun dialogo luego del mismo por la costumbre, pero excelente!

  • Pingback: Las 10 mejores películas de 2015 según ‘El club de los cinéfagos muertos’ | El Club de los Cinefagos Muertos()