Recomendaciones de la estantería del fondo: “The ones below” y “Before I wake”

ones before

En las recomendaciones de esta semana toca suspense, intriga. Toca pasar terror. Ambas películas tienen sus más y sus menos, luces y sombras y según el grado de exigencia de cada espectador, pueden parecer dos auténticas chorradas dentro del género. Pero tienen cositas, y eso es lo que me ha llevado a recomendarlas, porque de todo hay que ver y si aunque sea en algunos momentos cumplen su función de enganchar e intrigar al personal, creo que cumplen su función, y sobradamente además.

Si bien la primera de las películas es una ópera prima (con todo lo que ello conlleva), el director de la segunda está haciéndose un hueco en el género con películas que no es que sean demasiado destacables, pero cuya dedicación hace que se le quiera y se le tenga en cuenta… De hecho ya ha pasado por esta sección con anterioridad, no he podido evitar seguir mencionándole. En fin, sin más preámbulos, vamos con las películas, y a ver qué os parecen, queridos y queridas cinéfagas.

The ones below -David Farr, 2015-

Sinopsis: Una pareja londinense va a tener su primer bebé. Al piso de abajo se muda otra pareja, que casualmente también espera tener un bebé dentro de unas semanas. Ambas parejas son muy diferentes y según se van conociendo, esas diferencias saldrán a relucir. Y con ello, también aparecerá cierto tipo de sospechas y tensiones entre ambas parejas, todo desencadenado por una desagradable situación…

Lo mejor: Como ya he dicho más arriba, se trata de la primera película del director David Farr. Le ha quedado muy bien todo, tanto la ambientación, a veces claustrofóbica, como ese ambiente de tensión entre los cuatro protagonistas. Nunca sabes por dónde van a ir los tiros y nunca sabes exactamente cómo va a reaccionar cada uno de ellos. La presencia de los actores es fantástica. Se ve que tienen rodajes y tablas a sus espaldas, y eso se agradece mucho en pantalla. Destacar no destaca exactamente ninguno sobre otro, pero mencionaré a Clémence Poésy, vista en la saga de Harry Potter o en la serie The tunnel, y a David Morrissey, refutado actor inglés al que un servidor siempre recordará por haber encarnado a un villano realmente excelente en la serie The walking dead: el Gobernador.

Lo peor: Una de las peores cosas que se suele decir siempre de una película… Parece un telefilm, de esos de sobremesa. Tanto por temática como por fotografía y localizaciones. Además, según transcurre el metraje, todo parece ser demasiado previsible (al menos para el espectador más avispado). Da la impresión de haber visto ya películas así (es inevitable acordarse de un clásico del thriller noventero: La mano que mece la cuna -Curtis Hanson, 1991).

Before I wake up -Mike Flanagan, 2016-

Sinopsis: Una pareja con un trágico recuerdo sucedido años antes adopta un adorable niño. Están muy contentos con él hasta que descubren que el niño convierte en realidad los sueños que tiene mientras duerme. Pero claro, también las pesadillas…

Lo mejor: El director Mike Flanagan de nuevo haciendo una película de género. Ya lo ha tratado en trabajos como Absentia (2011), Oculus (2013), la estupenda Hush (2016) o Ouija: El origen del mal (2016), que se estrenará próximamente. Sus resultados podrán ser mejores o peores, pero la verdad es que quien esto escribe agradece que un director se dedique prácticamente en exclusividad al fantástico y al terror. Los aficionados en general se lo agradecemos. El niño Jacob Tremblay, quien ya realizó un espectacular trabajo en La habitación (Lenny Abrahamson, 2015), es ciertamente adorable. En esta película no se luce demasiado pero se le acaba cogiendo cierto cariño. La idea de la película es bien maja, no sabría decir si original (probablemente haya muchas historias similares, ya sea en cine como en televisión o literatura), pero el planteamiento de todo está bien llevado.

Lo peor: La protagonista principal, Kate Bosworth. Mala actriz como pocas, no mueve ni una ceja aunque la estén acuchillando (no es ningún spoiler) o aunque le esté pasando la peor de las fatalidades. Es un fallo de casting gordísimo. La historia, si bien he dicho que el planteamiento está bien llevado, puede acabar dando lugar a risa, especialmente el tramo final, que tiende a lo ridículo. Es una historia de “terror con niño” que funcionó bien en su momento (todo a raíz, cómo no, de la magistral El sexto sentido), pero que ahora ya no tiene tanta gracia y que resulta difícil llevar a buen puerto.

  • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

    Mí no concer. La primera tiene buena pinta

    • Kaabee

      ¡Pues ale, a pasar miedito si las ves!

      La primera es la mejor de las dos. No es que sea la repanocha, pero está bien y los actores son buenos.