Recomendaciones de la estantería de fondo: ‘Una canción del pasado’ (2004) y ‘Super’ (2010)


Las recomendaciones de la estantería de fondo de esta semana vienen de la mano de dos repartos de lujo que, en su día, decidieron depositar su confianza en proyectos dirigidos por grandes desconocidos. De la directora y guionista de “Una canción del pasado”, Shainee Gabel, el público general no ha vuelto a disfrutar; James Gunn, artífice de “Super”, en cambio, sigue en el ojo del huracán gracias al que fue su siguiente gran proyecto, “Guardianes de la galaxia” (2014). La más gamberra de las comedias o el más sosegado drama sureño; el estado de ánimo del lector no podrá ser así excusa para rechazar las propuestas que en esta ocasión le regalamos.

– ‘Una canción del pasado’ (Shainee Gabel, 2004)

Sinopsis: Una chavala (Scarlett Johansson) con voluntad para salir adelante, pero sin maestro que la guíe. Un viejo alcohólico (John Travolta), otrora un intelectual, condenado a perecer víctima de sus vicios, inconsciente de su nulo legado. Y un tercero en discordia (Gabriel Macht), a caballo entre ambos. Nueva Orleans, la literatura y la música completan el reparto para un par de horas en excelente compañía.

Lo mejor: Scarlett Johansson y John Travolta a pleno rendimiento. La naturalidad con la que Gabel impregna el relato y la empatía que desprenden sus personajes, en especial, Pursy, capaz de contagiarme sus ganas de comerse el mundo en todos los revisionados que le he ofrecido.

Lo peor: La escasa trascendencia que ha logrado dicha cinta con el paso de los años. Algún que otro tijeretazo en sus muchas líneas literarias podría haber aportado un dinamismo que, en ocasiones, se echa en falta.

– ‘Super’ (James Gunn, 2010)

Sinopsis: La infinita revisión del género de superhéroes a la que hemos asistido en la última década dio lugar en el plazo de dos años a “Defendor” (Peter Stebbings, 2009), a “Kick-Ass” (Matthew Vaughn, 2010) y a la obra que nos ocupa, muy en línea con las previas, “Super” (2010). El protagonista de ésta, Frank (Rainn Wilson), es un justiciero sin superpoderes que habrá de enfrentarse no tanto a desórdenes sociales, sino más bien al tipo que le robó a su mujer y, sobre todo, a lo trastornado de su propia personalidad.

Lo mejor: Gunn nunca llega a tomar en serio a su superhéroe y mucho menos a su incomparable pareja de aventuras, Boltie (Ellen Page), poniendo a ambos al servicio de sus gags. El humor absurdo y el gore inundan de sangre la pantalla, lo que no impide que al espectador le hierva la sangre en cada una de las batallas que su héroe más particular libre contra Jacques (Kevin Bacon). Wanna go fight some crime?

Lo peor: Que James Gunn no se llevará la llave inglesa al rodaje de la más que moderada “Guardianes de la galaxia”.