El corto cinéfago: ‘Whiplash’, de Damien Chazelle

Está en boca de todos. Es una de las películas del año. Por méritos propios. Una película, unos personajes y unos comportamientos sobre los que debatir. Es Whiplash, del debutante Damien Chazelle. Lo que ha logrado es una especie de thriller muy sui generis excepcional. Y muy original. ¿Original? Bueno, según se mire…

La película optaba a varios Oscar, de los cuales obtuvo tres (merecidísimos), siendo una pena que no obtuviera ninguno más, entre los que, en mi opinión, debería haberse encontrado el de mejor guión adaptado. Ojo, adaptado… ¿Por qué? porque como ya comentó nuestro compañero Capote en su reseña de la peli, está basada en un cortometraje del propio director y así lo deciden los académicos hollywoodienses. Ellos sabrán. Ahora bien, el corto es casi como quien dice un “clip” de la propia película, ya que es prácticamente uno de los trozos completos que se pueden ver en el film. Con algún cambio, como la iluminación y el que más llama la atención: el chaval progagonista.

La razón de que el corto se convirtiera en película es ya a día de hoy bien conocida: la idea original de Chazelle era hacerla en formato largometraje, pero no encontraba financiación, con lo cual decidió rodar el corto y enviarlo al festival de Sundance en 2013, con la suerte de que por fin consiguió lo que quería. Bravo, y menos mal.

Respecto a los protagonistas, el profesor (iba a poner algún tipo de adjetivo, pero sólo me salen cosas como malvado, duro, despiadado, hijo de puta… no sé, lindezas así) está interpretado por el mismo actor, y con la misma fuerza que transmite en cada minuto, en cada segundo de la película: J. K. Simmons, absolutamente excepcional y fantástico. Por su parte, el chaval en el corto está interpretado por Johnny Simmons, a quien se pudo ver en Las ventajas de ser un marginado (Stephen Chbosky, 2012), y desconozco cuáles han sido las razones para que, como ya he mencionado antes, en pantalla grande veamos a otro actor, en este caso a Milles Teller (de la saga Divergente y a quien dentro de poco veremos en el reboot de Los 4 fantásticos). Nunca sabremos si el joven Simmons habría estado a la altura de lo que Teller ofrece, ya que es un gran (y sorprendente) recital interpretativo que aguanta los planos con Simmons de una forma bestial.

En fin, si no has visto ya la película Whiplash, estás tardando. Es, sin duda, una de las mejores películas que veremos en este 2015.

corto-whiplash-jonr