‘The Game’ – Fincher se divierte con nuestras mentes

DCL-The Game1

La encuesta de hace unas semanas sobre Fincher me hizo recordar lo que le gusta a este director jugar con el espectador y también una de las películas que más tonto me dejó cuando fui a verla al cine. Me dieron ganas de volver a verla y así comprobar si “el juego” es igual de válido una vez conoces todos sus secretos.

Michael Douglas en modo repelente da vida a Nicholas Van Orton, un hombre de ostentoso nombre y vida de ricachón aburrido. Su vida trascurre bajo un férreo control de todo lo que sucede a su alrededor. Parece más que dispuesto a celebrar una vez más su cumpleaños en soledad, pero su díscolo hermano aparece para obsequiarle con un regalo como ningún otro.  Le entrega una partida en el centro de recreo CRS, capaces de añadir lo que falta a tu vida. Aparentemente no es más que un club de ocio algo más sofisticado, pero una vez participe en las actividades del mismo verá que el juego que plantean va mucho más allá de lo que esperaba y no podrá evitar que su vida escape a cualquier control que intenta mantener.

 DCL-The Game2

Fincher nos obliga a acompañar a Michael Douglas a través de una odisea, de un extraño juego. Una vez lanzados los dados somos arrastrados a través de un thriller muy bien trazado que te pega al asiento, pone en juego la salud física y mental de un desquiciado Douglas y te obliga a hacer mil cábalas para entender qué está ocurriendo y por qué. Puede ser sólo la tercera película de Fincher pero ya se nota que domina perfectamente todos los resortes del thriller y la intriga. A modo de pequeñas migajas, el guión contiene pequeños detalles y pistas que el espectador atento necesita para hacer mil elucubraciones.

Lo que no nos dice es que quién realmente está “jugando” no es el repelente millonario, sino el espectador. Fincher no sólo te impide quitar ojo a la pantalla si no que obliga a tu mente a ir a mil por hora mientras desentrañas el ovillo que se te ha preparado. Eres tú, pobre espectador, la víctima del juego. Como muchas de sus películas, al acabar se hace necesario repasar lo que hemos visto y confrontarlo con nuestra experiencia sobre el resto de obras que guardamos en nuestra memoria. Todos los engaños, recovecos y trampas que esconde el guión tienen un motivo para estar allí: confundir nuestra mente y jugar con todos los vacíos de información que llenamos inconscientemente. Podemos llegar a sentirnos estafados, alucinados o enfadados, quizás maravillados e incluso todo a la vez. Que jueguen con nosotros da lugar a resultados inesperados, y eso es algo que Fincher hace muy bien.

 DCL- The Game3

Esta montaña rusa tiene una acción precipitada y desesperada, llena de momentos desquiciantes y giros de guión tan forzados que se hace increíble que no se rompa la baraja. Técnicamente es impecable y está excepcionalmente bien narrada, incluso siendo una película “divertimento” dentro de su filmografía. Si la vemos, podremos llamarle tramposo y acordarnos de toda su familia, pero hemos de rendirnos a la evidencia: nos ha llevado por donde hemos permitido que nos lleve y nos ha puesto a tope durante dos horas. Hace unos años disfruté como un enano, ahora sigue siendo viciante pero reconozco al saber todo lo que va a ocurrir pierde algo de gracia. Tal como los exjugadores de CRS que se encuentra Michael Douglas, desearía volver a enfrentarme virgen a este juego sin tener ni idea de qué voy a experimentar ni de qué me voy a encontrar. Volver a descubrir ésta perversa San Francisco en que nada (o todo) es lo que parece. Ahí si funciona de verdad. Es una película puede no tener la fuerza ni la trascendencia que desbordan Seven (David Fincher, 1995) o Zodiac (David Fincher, 2007) pero es de las más tramposas y entretenidas que recuerdo.

Estoy seguro que dentro de unos años, los cinéfagos frikis incluirán a este director dentro de las figuras a considerar en sus especiales tal como nosotros nos hemos acordado de Aldrich, Fliescher o Siegel. Así, quién sabe, consigan provocar que otros incautos “jueguen” como nunca.

  • Loula2

    Yo también disfruté como una enana viendo esta película, sin moverme un milímetro en la butaca hasta que terminó. Y recuerdo esa especie de placer perverso que produce el creciente agobio del protagonista.
    Pero la pena es que cuando vuelves a verla ya no produce el mismo efecto, claro….

    • http://meitnerio.blogspot.fr Daniel Carbajo

      Al principio mola ver como sufre el Douglas, entre que es repelente y su personaje da asquito, ver como lo pasa de todos los colores… Vale que luego ya empiezas a pensar que igual ya es pasarse todo lo que le hacen…

  • http://m2dm.wordpress.com Marcos Oteiza

    Por tu culpa HE PERDIDO.

    • http://meitnerio.blogspot.fr Daniel Carbajo

      xDD

  • PORTALPA

    La disfruté bastante cuándo la ví en VHS, quiero verla otra vez pero no encuentro el momento, tengo la sensación que con esta película es mejor quedarse con la primera impresión y dejarla estar.