‘Los Hombres Detrás del Sol’ (Tun Fei Mou, 1988) – Qué puta es la guerra

hombres-detras-del-sol

LAS ATROCIDADES DEL ESCUADRÓN 731.

Cuando pensamos en los horrores del último siglo, dirigimos la mirada a los campos de concentración nazi y el ya resobado holocausto. Desgraciadamente, los experimentos del doctor Menguele poco tenían que envidiar al que los japoneses sometieron a la población china durante su invasión en la Segunda Guerra Mundial, una invasión que duró la friolera de 8 años (1937-1945). El escuadrón 731 fue una unidad del ejercito japonés a cargo del desarrollo de armas bioquímicas, utilizando para ello, sujetos civiles para todo tipo de experimentos médicos que iban desde la exposición a temperaturas extremas a la inoculación de potentes y corrosivos virus, pasando por la misma disección en vivo como estudio del funcionamiento de los órganos en pleno rendimiento.

Y es que a veces no necesitamos mirar más allá de la historia para encontrar las formas más nauseabundas de violencia y tortura. Situándonos en ese contexto, y en obvia denuncia anti-belicista, “Los Hombres Detrás del Sol” (Tun Fei Mou, 1988) sigue a un grupo de niños japoneses reclutados en el Cuerpo de Jóvenes. Se les asignan unas instalaciones chinas administradas por Shiro Ishii, a cargo de la Unidad 731, en las que poco a poco serán introducidos a las rutinas de los experimentos, y todos aquellos viejos valores patrióticos irán perdiendo fuelle en su interior. 

NO ES SANGRE TODO LO QUE SALPICA.

hombres-detras-del-sol-mash-up-2

Es cierto, la película contiene pasajes bastante desagradables pero sería injusto tratarla como un vulgar pasatiempo al servicio de la casquería. Sorprende gratamente en ese sentido pues se puede disfrutar de una historia, de unos personajes, de una progresión dramática que no atiende a la pornografía de la violencia más que en momentos muy circunstanciales y sin aspavientos, contando además con el aliciente de interés Histórico (al menos para los que disfrutamos de la Historia), en uno de sus pasajes más oscuros, pocas veces retratados en el séptimo arte.

Una película que en base al género, sería un sucedáneo del “cine mondo” que ya explicamos en “Holocausto Canibal” (Ruggero Deodato, 1980), eliminando en este caso la capa “pseudo-snuff” que engrosaba la susodicha, pero adoptando esa sensación documental de realidad que sigue haciéndonos estremecer. Una sensación que quizás se deba también a los recursos que utilizaron, pues su presupuesto de 200.000 dólares era irrisiorio para una producción de estas características, así que tuvieron que tirar de favores: todo el armamento y vestuario fue cedido por el ejercito chino, la gran mayoría de personajes no son actores si no personas escogidas por su parecido físico, y los cadáveres y partes de cuerpo mutiladas son todas reales. Paradojicamente, el registro interpretativo de la película no resulta tan limitado, es cierto que no estamos antes grandes interpretaciones pero superan con creces las expectativas.

Y en ese sentido son bastante anecdóticas dos escenas (atención spoilers): la escena con la mujer de brazos congelados (esos brazos pertenecían a un cadáver) interpretada por la nuera del director ya que nadie quiso pasar por ello, y la escena de la autopsia del niño se realizó con un cadáver real, con la complicación que eso supuso, ya que debía estar “fresco” y parecerse en tamaño al personaje del niño, una escena que por poco no se pudo realizar (FIN spoilers). Y como apunte final: la película fue la primera en ser catalogada como “III” en los estándares chinos (algo así como “prohibida a menores de 18 años”).

LA HISTORIA LA ESCRIBEN LOS GANADORES.

hombres-detras-del-sol-2

“La amistad es la amistad. La historia es la historia”
– Tun Fei Mou (al inicio de la película).

La cita con la que se abre la película es una alusión al gobierno chino, quien, por miedo a las represalias diplomáticas con Japón, estuvo años rechazando el permiso a la realización de esta película. Las consecuencias al estreno no se hicieron de esperar, fue prohibida en multitud de païses, y en Japón causó una gran conmoción, hasta el punto que Mou llegó a recibir amenazas de muerte.

Todos los problemas vinieron no solo por su carácter explícito sino porque Mou fue muy riguroso a nivel documental, pues este proyecto era algo que hacía tiempo ansiaba hacer. Desarrolló un gran trabajo de campo ya que toda la información respecto a la existencia de la unidad 731 había sido conciencudamente tapada por el gobierno japonés. Fue a través de su mujer, con la ciudadanía yankee, que pudo acceder a ciertos archivos especiales estadounidenses que explicaban los sucesos ahí acontecidos y atestiguaban cómo Shiro Ishii (el máximo responsable de los experimentos) entregó los resultados científicos al general McCarthy a cambio de inmunidad diplomática y colaboración (tal y como podemos ver en el desenlace de la misma). Y es gracias a todo ese material, amigos, como se han escrito grandes logros en el campo de la medicina.

tumblr_ly8m9gTkTx1qb9y67o1_500

tumblr_ly8kzf3N8u1qb9y67o1_500

no, no esta bailando sardanas…

 

Así pues, podríamos decir que es una película de ambigua “denominación de origen”, pues es en esencia extrema pero con una puesta en escena de corte clásico, contando con una realización que la sitúan en una especie de limbo entre la serie A y la serie B, y que probablemente por eso la hayan convertido en una cinta de culto indiscutible. Una película que abre de nuevo la pregunta que ya iniciaramos con “Holocausto Canibal” o “Saló y los 120 días de Sodoma” (Pier Paolo Pasolini, 1975) y es que, ¿hasta qué punto es justificable o hipócrita el uso exacerbado de la violencia para denunciar, precisamente, la propia volencia? Lo cierto es que como reclamo no tiene parangón.

En conclusión, una mirada gélida, casi documental, a los horrores de la guerra. Un ejercicio crudo y directo, un xplotaiton que brilla más allá de sus pasajes de casquería.

TRAILER:

(Podéis encontrarla entera en youtube)

  • loula2

    No había oído hablar de ella, pero creo que en este caso no voy a ver ni el tráiler. Estas barbaridades sobre casos reales me superan!! Y es que me traumatizan, y luego me da por pensar mal del prójimo, y hay que seguir viviendo en sociedad, aunque en el fondo sepamos que la condición humana esconde monstruosidades….

    • http://cinefagosmuertos.com/ Eduard Sans

      Totalmente comprensible. El factor realista o documental de la peli es realmente inquietante, el mondo bizarro de hoy no entraba en la categoría de “simpática mamarrachada” jaja.