Especial “Stephen King” (XVIII): ‘La fosa común’ – Batman Begins

gs0

@jorgecapot3

Cuando uno se enfrenta a una filmografía tan extensa como lo es esta basada en los trabajos de Stephen King, es normal encontrarse de todo. Ya nos hemos topado incluso con alguna obra maestra, en el “escueto” recorrido que llevamos hasta ahora. Otras muchas películas correctas pero que no aportan demasiado; y algún que otro bodrio. Da igual la ilusión con la que descubrí que habían adaptado uno de los relatos cortos que más me impactara en la recopilación ‘El umbral de la noche’, llamado ‘El último turno’ (aunque a mí parecer el título original, ‘Graveyard shift’ es bastante más esclarecedor). Una película entera sobre un relato con una atmósfera asfixiante y que consigue justo lo que pretende: acojonar al personal.

Lástima que la adaptación no esté a la altura de la historia original y deba catalogarla en el cajón de “bodrios”, una decisión que no me llevó demasiado tiempo. Decidí navegar por la red buscando críticas de usuarios sobre esta película, y me llevé una sorpresa descomunal cuando encontré muchas positivas. En serio, daos una vuelta por youtube y encontraréis a muchas personas con canal propio y especializados en terror que hablan bien de esta obra. ¿Qué me está pasando? ¿Me está poseyendo el espíritu de Boyero?

gs1

‘La fosa común’ está dirigida por Ralph S. Singleton, en la que es su única incursión en el cine como director, ejerciendo mayoritariamente como jefe de producción. El guión corre a cargo de John Esposito, que debutó también con esta película. Tras ‘La fosa común’ se encargaría del libreto de ‘La sombra del faraón’, una fallida película sobre momias que tampoco fue bien acogida, para después dedicarse a la televisión. No esperéis tampoco encontrar nombres conocidos en el reparto: tenemos a David Andrews, Kelly Wolf y Stephen Macht. Todo esto, unido a un presupuesto de 10 millones de dólares (sin casi beneficios) os dará una idea de la ambición del proyecto.

La película nos cuenta la historia de John Hall, una persona que parece estar huyendo de un pasado que le persigue y que recala en una fábrica de textiles, que desde que su reapertura ha contado con varias muertes misteriosas. El único punto en común de dichas muertes es que todas se sucedieron en el turno de noche, entre las once y las siete de la mañana. A ese turno se le conoce como ‘The graveyard shift’ (‘El turno de la tumba’). John, junto con otros trabajadores de la fábrica, son elegidos para realizar una limpieza a fondo del sótano del edificio. En medio de la faena se encontraran con el motivo de tanta desaparición, un enorme murciélago que parece tener a su disposición todo un ejército de ratas.

gs2

Lo sé, suena genial ¿verdad? Bromas aparte, la película resulta ser un despropósito casi desde el inicio. Le reconozco algunas cosas: el reflejo de esa América trabajadora a merced de unos empresarios a los que sólo les importa el dinero. Uno de los objetivos de ‘La fosa común’ es dejar mal sabor de boca en el espectador, presentándonos un “submundo” maloliente y sucio, y lo cierto es que lo consigue. El aspecto de la criatura también está conseguida, dando grima cada segundo que aparece en pantalla. Pero poco más podemos sacarle a la película. No conectamos en ningún momento con los personajes, el tratamiento que se hace de ellos es superficial y sólo la poca carisma de algunos actores (sobre todo el villano) hace que no nos aburramos inmediatamente.

Personajes cliché y una trama demasiado predecible y sin interés ninguno. Algo que ningún monstruo, por bien que esté hecho puede subsanar. Si queréis dedicarle vuestro tiempo a las películas basadas en trabajos de King, os sugiero que os saltéis esta, y sólo la veáis si tenéis afán completista. A lo que sí os animo es a leer el relato, descubriréis un nuevo tipo de terror, en el que el asco está muy presente.

gs3

Para la próxima entrega del especial, nos dedicaremos a repasar una de las películas que podrían catalogarse como ‘clásicos’, por su trascendencia y su legado, una obra característica del cine de terror de los 90. Adapta uno de mis libros favoritos del autor, y uno de los que no se duda en recomendar cuando alguien te pregunta por un “libro de miedo” que merezca la pena. A ver si adivináis de que película se trata. Una pista: el personaje principal no hace ninguna gracia.

Un saludo, cinéfagos, hasta la próxima.

PD: Otra de las pocas cosas “positivas” de la película: su banda sonora. Aquí os dejo la inquietante pieza musical de los créditos finales.