‘El Delirante Mundo de los Feebles’ (Peter Jackson, 1989) – Sexo, drogas y teleñecos.

meet_the_feebles

MARIONETAS NECESITADAS DE PROZAC.

Frodo y Sam se miran con lascivia. Sam no puede evitar rozar con sus yemas la deliciosa tez de su enjuto amigo mientras le susurra “huyamos lejos”. Peter Jackson, amigazo de Spielberg, era un maldito sátiro antes de que ganara algunos kilos y Hollywood se fijara en él. Lo se, no le descubro nada a la gran mayoría de la gente. Obras de cultísimo son ya su “Braindead: tu madre se ha comido a mi perro” (1992) (de la que hablaremos más adelante) y, en menor medida, “Bad Taste” (1987). Pero lo que a lo mejor la mayoría desconocen es que de esa primera etapa “tóxica” hay una tercera en discordia, una pequeña joya que proporciona una visión del mundo del showbiz salvajemente atroz.

En este décimo número de “Mondo Bizarro” os traemos ‘El Delirante Mundo de los Feebles’ (Peter Jackson, 1989), una fábula coral que retrata las vicisitudes del mundo de la fama con sus vicios, egos, y en definitiva, sus excesos. La particularidad de la propuesta es obvia: no son personas, son teleñecos, teleñecos en su versión más adúltera y podrida, una dura sodomía de un icono infantil tan universalizado. Una concesión estética similar a lo que ya vimos en “Marquís”, la visión muppet de un Marqués de Sade soportando largas diatribas con su pene, que en este caso tiene sus influencias mucho más dirigidas hacia el espectáculo de Jim Henson.

EL SHOWBIZ ESTA PODRIDO. PETER JACKSON TAMBIÉN.

feebles1

Tomemos como ejemplo las referencias más obvias: la cerdita Peggy (la diva) o la rana Gustavo (el icono del programa)  reconvertidos aquí en una diva ególatra en horas bajas (la hipopótama Heidi -que ganó el premio a mejor actriz en el festival de Cine Fantastico de Roma-) y un adicto al sexo con serios problemas de salud (el conejo Henry). Y así con todos los demás personajes, un manager déspota en forma de rata que trafica con porno de baja estofa, un director corrupto en forma de morsa, un lanzador de cuchillos heroinómano, y un largo etc. Toda una galería de excesos que perderían toda fuerza de impacto de no ser por uno de sus protagonistas principales, Robert el erizo, un recien llegado al grupo teatral, un alma todavía incorruptible y bondadosa, que nos servirá además de hilo conductor para introducirnos en este particular universo.

Peter Jackson no volvería a apostar por una narración coral hasta la adaptación de “El Señor de los Anillos” (Peter Jackson, 2001), algo que demuestra llevar con sobrada solvencia pues la riqueza de personajes y detalles que destila la película es sorprendente. Las diatribas de los personajes dejan entrever algo que trasciende la mera travesura (algo que si eran sus otras dos películas insignes de esta época) y su dosis de crítica respecto a un mundo tan castigado como el espectáculo, con su superficialidad, farándula y mentira, no deja títere con cabeza. Personalmente, uno de los personajes (no diré favoritos porque es rotundamente deleznable) más destacable es la periodista de prensa amarilla encarnada por una mosca que, en una de esas escenas con obvias aunque desternillantes alusiones, rebusca literalmente entre la mierda del artista en busca de “jugosas” noticias. Este es un ejemplo del “fino” y amable humor que destila la película, ácidez servida a hostias aderezada de pequeñas degustaciones escatológicas.

UNA TÍMIDA PERO AMBICIOSA PRODUCCIÓN.

feebles-4-eduard-sans

Dadas las circunstancias de una película de bajo presupuesto de estas características, es digno de elogio la genial puesta en escena que demuestran una imaginación y una inteligencia a la hora de explotar recursos brillante, sobretodo en aquellas escenas con localizaciones externas donde la cinta nos muestra el mundo más allá de los muros del teatro. Todo un universo de muppets con un fuerte sabor vintage, con algunos Morris Minors circulando por ahí (una marca de coches de principios de siglo XX, fetiche del director pues volvería a utilizar en “Braindead”), y especialmente todos aquellos flashbacks que toman curso durante la guerra del vietnam (con referencias a películas como “El cazador” (Michael Cimino, 1978) incluidas).

No haría hincapié en el apartado musical, pues no es destacable, de no ser por un delicioso número musical que nos obsequia Sebastian hacia al final de la cinta (creo que aquí no se llegó a traducir, ni siquiera a poner subtítulos, así que atentos al english), todo un homenaje a cierta filia sexual.

(Atención spoilers) A modo anecdótico, comentar que, fiel a su espiritu punk – y al hecho de que no podían costearlo de otra manera-, utilizaron munición real de la M60 que Heidi dispara contra todo quisqui en esa matanza final. Se lo jugaron todo a una toma y los muppets realmente “murieron” en el rodaje. Toda una declaración de principios. (fin spoilers)

 

tumblr_ldchhh3fFX1qdezf9o1_400

La mosca más cojonera que haya parido madre

tumblr_m2adwk7oxG1qbpmnm

Heidi en plena terapia de grupo

Trevor, la rata proxeneta

Trevor, la rata proxeneta

Así pues, no juzguen el libro por su cubierta, pues sin temor a dudas estamos ante la película más oscura de las tres mencionadas de su primera etapa como director, y es que pese a que las cotas de gore sean mínimas comparadas con sus otras dos cintas insigne, el universo del que se impregna esta película es tan inmoral, feísta y en algunos momentos hasta desagradable que es imposible desapegarse de esa sensación de desasosiego que tan bien saben maquillar con un humor negrísimo que aporta el equilibrio perfecto a esta crítica voraz.

Resumiendo pues, estamos ante una propuesta no solo extrema y arriesgada en forma, si no inteligente, divertida e incisiva en su fondo, que se aleja categóricamente del tono ligero que uno esperaría de una película protagonizada por marionetas. Esto es mala leche y no los monstruítos de Tim Burton. Recomendada a sus fans.

PD. Aquí teneis la película entera en youtube.

  • RobertFonoll

    Prefiero ‘Bad Taste’, pero cierto que ésta tiene momentos divertidos y carga contra todo. Muy desagradable su ambiente, aunque precisamente ahí está su principal virtud. Lo que más me gustó fue el final, cuando se le va la pinza y se pone en modo destroyer.

    • Eduard_Sans

      A mi bad taste me parece una peli gore mas, incluso un tanto pesada, feebles es una película bastante única, con sus mas y sus menos, y se nota que esta mucho mas trabajada tanto narrativamente como de producción respecto a su predecesora.

      • RobertFonoll

        A mí al contrario, me pareció la más divertida de Jackson fuera de la Tierra Media. La que, directamente, me aburrió fue ‘Braindead’.
        Algún día volveré a ver la de los Feebles, a ver si me fijo más en las críticas que hace.