‘It Follows’ – Renovando el género

Cuando escuchamos a gente afirmar que ciertos géneros ya están demasiado obsoletos o que ya está todo inventado, a veces te das cuenta que es casi mejor no hacer mucho caso a tales afirmaciones, ya que hay ocasiones en las que una modesta y sencilla película trastoca todas esas opiniones y nos sorprende para bien. Este es el caso. 

‘It Follows’ ya se nos abre con un prólogo aterrador, dejándonos atisbar lo que está por venir. Tras él, la película nos presenta a Jay, una adolescente que vive apaciblemente hasta que decide tener relaciones sexuales con su novio. Tras este encuentro, las visiones y el acoso serán constantes en su día a día.

Hay que decir que además de lo original que resulta su premisa, cabe señalar que es en los campos de su banda sonora y de su fotografía donde destaca notablemente, dotando a la película de una atmósfera malrollera e hipnótica, a partes iguales, además de acojonar bastante. La banda sonora corre a cargo de Richard Vreeland, con el cual el director de la película David Robert Mitchell entraba en sintonía desde hace tiempo, con lo que no pudo resistirse a abordarlo para que realizara la banda sonora. Y lo cierto es que no pudo estar más acertado. Conocido artísticamente como Disasterpeace, utiliza para ello un sinfín de sintetizadores con melodías angustiosas, remitiéndonos así a la más pura esencia del cine de terror de los 80. Yo voy más allá y digo que a su vez encuentro paralelismos con los acordes electrónicos que podemos encontrarnos en la laureada ‘Drive’ (Nicolas Winding Refn, 2011) o la vapuleada e infravalorada ‘Lost River’ (Ryan Gosling, 2014). De hecho, creo que ya no sólo en cuanto a música, sino en cuanto a estética también. El neón y la electrónica están de moda, señores y señoras.

La obra ya fue estrenada en Cannes y Sitges, donde recogió estupendísimas críticas. La citaron como una regresión al cine de terror de antaño, mencionando al alma máter del género John Carpenter, de hecho, al director ya lo bautizan como su nuevo sucesor. También la catalogaron de película cocinada a fuego lento pero con un gusto para mantenernos pegados a la pantalla la hora y media que dura, lo cual ya es mucho de alabar, en vista de los últimos títulos que se han ido realizando referente al terror, sin mencionar prescindibles remakes, que no han hecho más que hundir este género. Por poner un ejemplo la tan citada ‘The Babadook’ (Jennifer Kent, 2014), que me río yo, y literal, porque da para unas cuantas carcajadas.

Y si bien es cierto que me ha gustado en conjunto, también digo que daba para mucho más y que alguna escena que otra me sobra. Con esto quiero decir que el guión es lo que es, ni más ni menos, contando para ello con un reparto nada conocido pero muy competente y creíble, lo cual ya es de aplaudir, teniendo en cuenta lo que suele suponer en materia actoral este tipo de películas.

La película ha sido entendida como una parábola de las enfermedades de transmisión sexual, ya que las visiones y lo chungo del asunto se empieza a tornar en realidad después del acto sexual, digamos, lo cual me parece ir demasiado lejos, pero bueno, ahí lo dejo como dato.

Resumiendo, que ya iba siendo hora que los amantes del terror tuviéramos algo decente por lo que seguir creyendo en el género y disfrutar con una de las experiencias más sobrecogedoras de los últimos años. Una oda al terror clásico y al libertinaje que no defrauda, y ojo, que como ya he dicho antes, que pone los pelos como escarpias.

PD: Se habla de una posible secuela debido al impacto que ha supuesto. Yo la dejaba como estaba.

Aquí van el tráiler y, no me puedo resistir sin compartirlo con vosotr@s, uno de los temas de la banda sonora que más me ha chiflado.

  • RobertFonoll

    Buena película, sobresale con claridad en el terror de los últimos años. Una dirección muy al estilo Carpenter y una ambientación a lo ‘Halloween’, normal que los comparen. Lo de sucesor ya me parece exageración, pero habrá que ver cómo evoluciona Mitchell.
    En efecto, la fotografía y la música con sintetizador (de nuevo, como el maestro) mola mucho.
    Consigue que estés todo el rato observando la pantalla para intentar ver quién se está acercando y, realmente, consigue algunos buenos momentos de miedo. Lo de las enfermedades de transmisión sexual me parece demasiado evidente; aunque yo no me di cuenta al momento, después de leer la crítica de Abuín, los temas irán más por la entrada en la madurez.

    Yo tampoco quiero secuela, la historia no lo necesita, aunque esto parece imposible cuando hablamos de una cinta de terror de éxito.

    • Rafa 2.0

      Y eso que no iba con unas expectativas tremendas, pero da mucho gusto cuando te sorprenden así.

      Es terror lento y a pesar de ello no aburre. Yo me lo pasé pipa.

  • Bellverona

    Mi opinión no es tan benévola. No niego que tiene sus virtudes, como el recuperar ese espíritu ochentero de las películas de terror clásicas, pero me parece que es mucha estética para compensar la poca chicha que tiene su guión, el cual es inexistente. Tira mucho de lugares comunes. Personalmente me gustó el envoltorio. Detroit es un gran escenario para este tipo de historias por su decadencia. Pero nada más. El final de la película, la parte de la piscina me refiero, es totalmente incomprensible. Es más, me gustaría que alguien me explicara que sentido tenía eso, y que se pretendía con ello.
    No me inspiró miedo en ningún momento, más bien pereza, languidez, aburrimiento, sosería, pose, y postureo,
    En cambio The Babadook me gustó un poco más. Supongo que me dan más miedo esos fantasmas que pueden habitar dentro de nosotros que los externos que llevan sábanas blancas. No es un diez, pero me pareció mejor que esta película, y en cuanto a actuaciones muy bien. Al menos, a mi me pareció todo un papelón el que se gasta la protagonista, que verdaderamente parece perturbada y da cangelo del bueno. Vamos, que no entiendo cómo es que te haya causado risa, a mi todo lo contrario…
    Saludos 🙂

    • Rafa 2.0

      Ya va en gustos. A mi el guión de ‘The Babadook’ me pareció más pillado con pinzas e irrisorio. Me he encontrado con pelis de terror con fantasmas interiores mejor resueltas.

      De todos modos, por eso digo que hay alguna otra escena que sobra: sí, como la de la piscina. No la vi yo mucho el sentido, pero me gusta cómo está realizada. No sé, a veces el envoltorio (como tú bien dices) me gana más que el guión y esta película es uno de esos casos. Aunque entiendo que haya gente que no la disfrute.
      Un saludo 😉

  • Pingback: Las 10 mejores películas de 2015 según ‘El club de los cinéfagos muertos’ | El Club de los Cinefagos Muertos()