Entrevista a Edu León, compositor de Efectos Visuales para cine y televisión

warcraft movie

Si hay algo de lo que debemos enorgullecernos los españoles que seguimos el cine es la calidad de muchos de nuestros compatriotas que se dedican a esto. No sólo delante de la cámara, también detrás. De hecho, existen muchos más ejemplos de españoles que han trabajado, y trabajan, para grandes películas como parte del equipo técnico.

Uno de esos grandísimos profesionales es Edu León, que recientemente ha trabajado en la superproducción ‘Warcraft: El origen’. Pero no nos adelantemos, dejemos que sea él mismo quien vierta un poco de luz acerca de su profesión:

– Hola, Edu. Encantando de que hayas aceptado participar en nuestra página. Por favor, cuéntanos un poco sobre ti y tu trabajo.

Igualmente. Principalmente trabajo como Compositor de Efectos Visuales para cine y televisión. Para que pueda entenderse: un compositor es quien agrupa los distintos elementos (metraje, fondos, personajes, modelos generados por ordenador, etc.) en un único plano y hacer que este sea creíble. Es el último eslabón en la posproducción antes de un etalonaje y montaje final. He trabajado como compositor, generalista 3D y montador en diferentes proyectos para cine, publicidad y animación desde hace diez años, además de ejercer durante un tiempo de instructor de posproducción para futuros animadores y comunicadores audiovisuales.

– No eres el primero que nos encontramos en España que trabaja para Hollywood en efectos especiales. ¿Crees que hay muchos españoles en el gremio? ¿Es una salida profesional viable? 

Sí: Realmente hay bastantes profesionales de nuestro país trabajando dentro y fuera de él, ¡y muy buenos por cierto! Es una profesión que fusiona conocimientos técnicos con una pasión muy certera. Tener ganas es fundamental en un gremio como este que se mueve y cambia a la orden del día. Además dentro del mundo de los efectos visuales hay diferentes ramificaciones: Animadores, modeladores, dibujantes, iluminadores, compositores, etc. Y su trabajo puede variar mucho dependiendo de la producción en la que se encuentren. Es una profesión viable, y aunque en nuestro país hay una industria de cine y televisión hay que asumir que también la hay fuera de nuestras fronteras y que puede que haya que cruzarlas en alguna o varias ocasiones.

EduLeón

-Perdona mi ignorancia, pero… ¿qué se estudia para llegar a serlo? ¿Cómo se encuentra uno con esa oportunidad?

Uno puede llegar a trabajar en efectos visuales llegando por diferentes ramas: Yo estudié hace más de diez años animación y modelado 3D para cine y televisión. En aquellos momentos era un poco extraño porque no estaba homologado y en las universidades se daban unas pocas pinceladas sobretodo porque el 3D estaba más orientado a arquitectura. En mi caso tenía bastante claro que quería hacer y me formé como animador 3D en una escuela dedicada a ello en Barcelona. Al acabar el curso estuve unos meses en una productora de publicidad de televisión como becario y acabaron contratándome. Luego trabajando aprendí a ser compositor y dirigí mi carrera en ese campo. No he dejado de estudiar: Actualmente me sigo formando con cursos online cuando no estoy trabajando. Es algo que va con unido con esta profesión, hay que seguir estudiando y actualizarse continuamente.

-¿Hay futuro, en este campo, para aquellos que se dediquen a las bellas artes en España?

Ahora hay más caminos que cuando yo empecé: Hay escuelas especializadas, buenos cursos online, oportunidades para ser becario en grandes productoras, etc. Y gran parte de estas opciones están reconocidas como válidas.

Lo importante sobretodo es tener claro que esto te gusta y que pase lo que pase sigas adelante.

-¿Qué películas os ponían como ejemplo cuando te preparaste para tu profesión?

En mi caso como yo estudié animación 3D lo que solían enseñarme como ejemplos eran películas y cortos de animación. Tengo que recordar un corto que en aquellos días me impactó bastante: ‘The Cathedral’ de Tomasz Baginski con el prestigioso estudio Platige Image y que estuvo nominado a los Oscars en 2002. El cómo habían tratado la luz (que es un elemento del propio argumento) me gustó mucho. En cuanto tuve la oportunidad compré el DVD en el que habían incluido un making of y varios archivos con planos compuestos que podían abrirse con Adobe After Effects para que uno mismo pudiera ver como estaban construidos. Creo que este corto fue una entre otras razones lo que hizo decantarme a ser compositor.

ana

– Cuéntanos algo del proyecto en el que estás trabajando ahora.

En estos momentos estoy trabajando como compositor freelance en varios proyectos de publicidad: El más reciente ha sido un spot para Movistar promocionando la próxima película de Star Wars con los jugadores de la Selección Española de Fútbol. También estoy barajando la posibilidad de trabajar en otros proyectos de cine para el próximo año, pero aún está por ver.

– Se habla mucho de la importancia de los efectos especiales en el cine. Desde tu perspectiva, ¿Crees que esto es verdad? ¿Crees que últimamente impera demasiado la espectacularidad de lo que vemos en detrimento de la historia?

Los efectos visuales se han convertido en algo necesario y a veces obligatorio en las producciones audiovisuales. Muchas veces esto es así porque es más barato generar algo por ordenador que llevar a toda una plantilla a una localización y rodar. La tecnología en avanza a pasos agigantados y esto hace que se puedan crear planos más espectaculares.

En estos momentos se habla de una cierta “burbuja” de películas basadas en efectos. Esto es cierto: Podemos ver una especie de carrera para ver cual es la película con los efectos más sorprendentes.

En mi opinión hay que usar los efectos especiales/visuales para ayudar a narrar la historia, sin sustituirla. ¿Qué ocurre cuando pasa lo contrario? Pues que nos encontramos con películas con un presupuesto realmente ingente en efectos pero que pasan con más pena que gloria por las salas de cine aunque visualmente sean impresionantes debido a que no han prestado la suficiente atención al guión. Hablo de películas como ‘Jupiter Ascending’, ‘La Brújula Dorada’ o como el gran desastre que fue en su día ‘Waterworld’.

Puedo poner un ejemplo de cómo se hacen las cosas bien en efectos especiales/visuales. Ese ejemplo para mí son algunas de las películas del director Christopher Nolan: Recomendaría ver los ‘making of’ de películas como ‘Origen’ o ‘Interstellar’. Podemos ver que los efectos no salen de una pantalla verde, sino que son parcialmente construidos en el set de rodaje para luego ser complementados por elementos generados por ordenador. Ese equilibrio le da un toque de realismo necesario que ayuda a contar la historia.

Las películas basadas en efectos están también causando un curioso efecto en los espectadores: Cuantas más películas con efectos espectaculares hay en cartelera el público menos se los cree y menos importancia les da. Esto es por la gran saturación que está teniendo el público con este tipo de películas que abusan de ellos.

Aún así no creo que las películas basadas en efectos vayan a desaparecer en un futuro puesto que hay una gran industria detrás. Pero sí creo que este tipo de películas cambiarán con el paso de los años una vez se pase esta etapa de furor por los efectos espectaculares para ser films con efectos más creíbles y más equilibrados con el guión.

t1001pelicula-arrugas_feat7_1

-¿Qué producciones españolas crees tú que tienen bien integrados los efectos digitales?

Me encantó el trabajo que se hizo en ‘El Laberinto del Fauno’, en ‘Lo Imposible’ o en ‘Eva’. Recuerdo que al ver esta última en el cine se me confirmó que en este país tenemos a artistas de gran calibre.

-¿Te fijas mucho en ese aspecto a la hora de ver una película? 

Es inevitable: Los que trabajamos profesionalmente en esto tenemos que mirar los planos fotograma a fotograma para que no hayan fallos o cosas extrañas, sobretodo los compositores que al ser los últimos de la cadena de producción son los responsables de solventar gran parte de esos problemas. Al ver una película entonces es casi automático pensar en cómo está compuesto un determinado efecto o si hay algo que no está bien. Pero tengo que decir que me encanta cuando veo una película y pienso “¿Cómo demonios lo han hecho?” o si directamente no lo he notado y me lo he creído. Es una motivación extra en toda regla.

También me gusta cuando veo algo que supone una proeza de algún tipo: Recuerdo la primera vez que vi ‘Avatar’ sin saber muy bien de qué iba la cosa y salí del cine con las manos en la cabeza y los ojos como platos al intuir la cantidad tan enorme de esfuerzo, talento y tiempo que había detrás de las imágenes que había visto. ¡Ahora no me extraña que con todo ese material y herramientas vayan a hacer tres películas más!

Otro ejemplo es el “teseracto” de ‘Interstellar’: Me apasionan ciertos temas científicos y el hecho de que crearan en una película algo como un objeto tan extraño y que al mismo tiempo lo hubieran hecho tan sencillo de entender me dejó asombrado. Ahora que lo pienso, supongo que podría quedarme con eso como una conclusión de lo que podría ser un buen efecto: Complejo pero entendible y creíble con un simple vistazo.

-Muchas gracias, Edu. Un placer tenerte por aquí y te deseo suerte en tu trabajo.

¡Un placer! Muchas gracias a vosotros.