Siete razones para NO volver a ver los Goya

no-goya-jonr04
En la noche del cine español, la noche de los Goya, hubo cosas buenas y cosas malas. En esta entrada intentaré enumerar las segundas, las que más llamaron mi atención en el mal sentido y que en ciertos momentos me sacaron de mis casillas, haciéndome pensar que quizá el año que viene no vuelva a ver la noche de los premios. Evidentemente, es una lista totalmente subjetiva y puede que tú, querido cinéfago o cinéfaga, no compartas estas opiniones. De ser así, te animo a dejar tu opinión en la zona de comentarios sobre qué es lo que no te gustó de la noche.

Vamos allá:

1.- La duración de la ceremonia.

Es intolerable que una ceremonia como esta parezca interminable. Me arriesgo a decir que incluso es una falta de respeto al espectador. En muchas ocasiones faltaba ritmo, en otras los discursos eran interminables, en otras metían números musicales porque sí… Eso y que no se cortara a nadie (a nadie) el parlamento de agradecimiento, no hicieron más que alargar a casi cuatro horazas (3h 49 min) la gala. Interminable.

2.- El número musical inicial.

Empieza la gala, aparece Ana Belén. Vale, está demostrada de sobra su capacidad para cantar y posee una buena voz. Ahora bien, es playback. ¿? Aparece Eduardo Noriega. Se confirma el playback por su forma de cantar y empiezan a aparecer otras personas, casi todos actores y actrices (el último en aparecer es el presentador Dani Rovira) y algunos no lo hacen bien ni con playback. Por si fuera poco, el número es eterno, con diferentes temas mezclados. Mal presagio… Claramente, había miedo de repetir el bochorno del año pasado.

3.- Dani Rovira.

El novato presentador estuvo acertado en la mayor parte de las ocasiones, pero en otras parecía faltarle el ritmo en los chistes o intervenciones entre el público. Es sólo por eso por lo que lo incluyo aquí. Por ejemplo, aunque quizá sea porque la noche ya estaba alargándose demasiado, la segunda vez que intervino con sus originales “trailereses”, no tuvo la suficiente gracia, el suficiente punch para que nos partiéramos de risa con él. No sé porqué pero me da que viendo las caras de algunos de los del público, ellos pensaban lo mismo. Era ya muy tarde… Y por cierto, ¿era necesario que saliera en calzoncillos?

no-goya-jonr02

4.- El discurso de Enrique González-Macho.

Aunque este año no ha dicho cosas como “internet no es el futuro” y no ha vuelto a repetir la habitual monserga sobre la anti piratería, el presidente de la Academia de Cine realizó un discurso que, para variar, se hizo demasiado largo y parecía un tanto deslavazado, sin llegar nunca a ningún punto concreto.

5.- Dúo humorístico andaluz + minutos musicales + “El cine que viene”

Como lo aquí tratado va todo relacionado con que fueron asuntos que alargaron demasiado la noche, he decidido unirlo en un solo punto.

5.1) Dos de los actores de Ocho apellidos vascos, Alberto López y Alfonso Sánchez (también directores, de la película El mundo es nuestro) aparecieron y realizaron una especie de monólogo antes de presentar uno de los premios. No voy a entrar en si tuvieron gracia o no, pero esta intervención acusó más lo que estaba siendo el gran mal de la noche: la duración excesiva.

5.2) Cuando faltaban aún los premios más importantes por repartir, apareció el cantante Miguel Poveda y cantó no una, ¡sino dos! canciones. Que alguien me expliqué el porqué de esa decisión, sobre todo viendo que el tiempo se les había ido de las manos. Y además, también en playback.

5.3) “El cine que viene” es un montaje que se emitió sobre las películas que se podrán ver (si nada lo impide) durante este año, o que actualmente se está rodando. Hasta aquí muy bien todo. El problema es que lo hicieron en dos partes. Emitieron la primera, dieron unos premios y pasado un tiempo emitieron la segunda parte. ¿No podían haberlo emitido todo a la vez?

6.- Las “no-menciones”

La semana pasada tuvimos conocimiento del cierre de la productora de Luis Miñarro, Eddie Saeta. Una productora independiente cuyas películas no cuentan con el respaldo de cadenas de televisión y que por lo tanto tenía que buscarse la vida para poder tener una distribución mínima, y eso cuando la tenía… Una serie de factores unidos a la mala coyuntura económica que vivimos ha provocado el cierre. Evidentemente otras también han cerrado, y aun así nadie hizo referencia al respecto en toda la noche. Todo era alegría por los grandes números obtenidos durante el año por unas pocas producciones.

Por otro lado, lo que tampoco se oyó en toda la noche fueron los nombres de guionistas como Borja Cobeaga y Diego San José, cuyo guión de Ocho apellidos vascos es sin duda uno de los grandes puntos a favor para el grandísimo éxito que esta película ha tenido. En general, casi todos los guionistas fueron bastante olvidados durante toda la noche.

7.- La censura.

El actor Carlos Areces iba a entregar un premio durante la noche. Su llegada a la gala con un lazo naranja en solidaridad con los trabajadores despedidos de RTVE y su negativa a firmar un texto en el que se comprometía a no saltarse ni una sola coma de lo que tenía que decir, provocaron que el actor no apareciera en el escenario, y que por cierto tampoco se le viera en ningún momento de la noche enfocado por las cámaras de la cadena pública. Por su parte, el director Alberto Rodríguez (gran triunfador de la noche con La isla mínima) también llegó a la gala con el lazo naranja, pero al subir al escenario ya no lo llevaba. ¿Le darían el toque al respecto? A saber…

Alberto Rodríguez (izq.) y Carlos Areces (dcha.) con el lazo naranja al llegar a los Goya

Alberto Rodríguez (izq.) y Carlos Areces (dcha.) con el lazo naranja al llegar a los Goya

Hay más cosas que no me gustaron pero estas son, más o menos, las que he decidido que son las más destacables bajo mi punto de vista. ¿Y qué tal bajo el vuestro? ¿Qué os pareció la gala? Esperamos vuestros comentarios.

  • Jordi Vilàs

    Yo ya decidí hace años que no me interesan estas chorradas de ceremonias, ninguna d ellas, y cuando digo ninguna quiero decir ninguna.

    • Kaabee

      muy bien hecho! te ahorras tener sueño después de ver estas cosas, y disgustos. Yo muchas veces me lo planteo pero tardo poco en volver a caer, pero poco poco… No me puedo desenganchar. Ay, el vicio…

  • http://cinefagosmuertos.com/ Jorge Capote

    Te acabas de ganar un enemigo, que lo sepas! XD

    • Kaabee

      A ver si mañana lo recupero…

  • loula2

    Pues si, una tabarra larga y repetitiva. Aguanté hasta el discurso de Banderas….

    • Kaabee

      Otra cosa que fue eterna. No hice más que mirar el reloj y preguntarme cada poco tiempo en qué parte de su vida se encontraba en el discurso. Muchísima gente ha alabado este discurso, pero a mí me pareció también eterno. Y todo leído. Cuando han entregado Goyas honoríficos a gente como Alfredo Landa, Manuel Alexandre, Jesús Franco o muchos más… podría equivocarme pero creo que todos ellos lo hacían de memoria, y fueron discursos mucho más sentidos y emotivos.

      Y el discurso del productor ganador con “La isla mínima”, ya al final de la noche, estaba dicho como en cámara lenta. No sé qué le pasaba, la emoción supongo, pero parecía que al hombre se le estaba acabando la cuerda… Otra vez desconecté, aunque esto ya era sin duda porque estaba hasta las narices y eran casi las 2 de la madrugada.

  • Jeeves

    La gala fue larga de narices, con una realización bastante mala, el presentador no tuvo demasiada gracia (entre los tacos y los trailereses, tuve vergüenza ajena), unos discursos larguíiiiiiisimos y aburridos, y el número inicial fue de traca. ¡Vamos a ver!, si no sabemos cantar ni bailar, no lo hagamos (en gala de entrega de los Bafta, no hacen falta bailes ni cantes, basta con la ironía y sarcasmo de su presentador, Stephen Fry); pero si lo queremos hacer, hagámoslo bien (por ejemplo, si quieren un número musical, ¿por qué no cogen a estudiantes de una escuela de baile o canto?; digo estudiantes para que no se diga aquéllo de no hay pasta para pagar a unos profesionales).
    Por otro lado, reconozco que Fali y Rafi me hicieron gracia (no tanto como en sus cortos) y el discurso de Banderas me gusto (creo que soy el único al que le ha gustado).
    Por último, creo que Almodóvar no estuvo acertado, confirmándose como la Belen Esteban del cine español. En lugar de excluir directamente a Wert, podía haber manejado un sentido de la ironía o algo por el estilo; pero también es cierto que el estilo de Almodovar es la rabieta de niño (como ya se lo dejó caer Santiago Segura hace unos años; por cierto, ¿dónde esta Segura?).

    • Kaabee

      Segura anda por Estados Unidos, no tengo demasiado claro haciendo qué (viendo su cuenta de tuiter se puede comprobar). Hubiera estado bien que hubiera podido estar en los Goya para meter puyas en condiciones, aunque mucho me temo que visto lo visto, no le iban a dejar. He de decir que para mí en los Goya sólo ha habido una gran presentadora: Rosa María Sardá. Era única. Una pena que parezca que ya ha pasado su tiempo, pero me gustaría pensar que en algún momento puede volver a aparecer repartiendo a diestro y siniestro como ella sabe hacer.

      Sobre lo de contratar a estudiantes para números musicales, me parece muy acertada la idea. Por muy “estudiantes” que sean, estoy convencido de que hay gente con muchísimo talento y que podría salir algo decente. Pero se ve que no les apetece demasiado.

      Lo de los andaluces, de los que veo que eres fan, pues ya solo el hecho de que salían vestidos como una especie de Arroyito y Pozuelón (léase Faemino y Cansado), ya me dejó con el morro torcido… Intenté pillarles el humor, pero no lo logré. Aun así, está claro que hay para todos los gustos y no voy a entrar en si son buenos o no, pues es evidente que lo mismo que a mí me gustan Faemino y Cansado o los Monty Python, hay gente que los detesta. Lo mismo con estos, así que nada. De todas formas creo que aparecieron muy tarde. Quizá antes… Pero no, muy tarde.

      Sobre Almodóvar, así como intuyo que te gustan estos dos chicos, creo que no te pasa lo mismo con el manchego. A mí en cambio, me pareció genial lo que dijo. Fue el único que se saltó el guión (aparentemente, junto a Daniel Guzmán) y le dio en toda la boca a ese ministro anti-cultura, de parte de alguien de la altura de Almodóvar. Bueno, pero este asunto quizá lo trate en un nuevo post que está a punto de cocinarse, situado al otro lado de donde este lo está…

      Un saludo amigo Jeeves!

      • Jeeves

        Los andaluces me hicieron gracia, pero no estuvieron tan sembrados como en sus cortos. Ahora bien, hubiese preferido a Faemino y Cansado.
        Sobre Almodóvar, intuyes bien. Él no me cae bien, lo cual no me impide reconocer que ha hecho películas excepcionales (“Hable con ella” y “Mujeres…” son obras maestras). Pero es que me fastidia su actitud poco humilde, con rabietas de niño pequeño. Por ejemplo, como no fue reconocida por los Goya “La mala educación”, se fue de la Academia. Con eso, básicamente les dijo a sus colegas de profesión “no tenéis ni pxxx idea”, cuando la película dejaba mucho que desear. Igualmente, sus rabietas con Carlos Boyero, las cuales vienen por “Los abrazos rotos”, otra peli bastante flojita (muy, muy flojita).
        Respecto a su “salto de guión” (¿acaso alguien creía que se iba a callar?), me parece bien el fondo, pero no la forma. Es cierto que había que darle en la boca (otra vez más), pero la forma no fue la adecuada. ¿Y por qué? Pues sencillamente porque conviene acercar posturas entre gobierno y cine. No digo que le tuviese que haber dorado la píldora, sino dejarle en evidencia. ¿Cómo? Con una pregunta directa tal como: “amigos de la cultura y del cine español. Por cierto señor Wert, ¿por qué no quiere ser amigo nuestro?” o algo por el estilo. Todo ello por una razón: el cine español, mal que pese a muchos, es una industria y necesita a la taquilla, cuyo target, en principio, son todos los españoles; cuando estás haciendo un comentario tan, llamémosle, agresivo, te estás volviendo a poner en contra un importante porcentaje de ese target; sin embargo, cuando hago un comentario mordaz, pero en el que tiendo puentes para con la otra parte, la percepción general cambia.
        Por cierto, ahora voy a ver tus siete razones para seguir viendo la gala de los Goya.

      • Kaabee

        A ver qué te parecen las otras siete razones 😉

        Dices lo de los comentarios agresivos… ¿qué te parece, pues, aquel en el que el ministro (es un decir) de Hacienda dijo que en España no se hace cine de calidad? Eso sí que es un ataque directo…

        Mosquearse con Boyero es normal. Me mosqueo hasta yo… hace mucho que decidí dejar de leer cosas suyas, es el hombre enrabietado por excelencia.

        Faemino y Cansado en los Goya, eso sería gloria bendita. Pues como la muchachada nui, que este año no apareció ni uno ni se supo nada de ellos (a excepción de la movida con Areces, claro), que siempre ponen un toque genial a todo, con su particular humor.

        Y el ninguneo a Almodóvar, es que yo creo que estaba siendo excesivo, aunque sí, “Los abrazos rotos” y “La mala educación” no están entre sus mejores pelis, ni de lejos.

  • Rafa Almena

    ¿Por qué la academia de cine no aprende un poco de los Bafta, como bien apunta Jeeves? Entregaron más premios en la mitad de tiempo!

    En cuanto a las razones que apuntas sobre no ver la gala de los Goya, de acuerdo contigo en todas. Incluso aunque Dani Rovira me pareció de lo mejor, sobre todo tras el despropósito de Manel Fuentes el año pasado, es cierto que después de ganar el premio, perdió un poco de fuelle.

    En cuanto al número musical inicial, fue más interminable que el interminable final de El retorno del rey.

    Y sobre el dúo andaluz, una pequeña anécdota. La primera vez que vi a Alfonso Sánchez fue haciendo de malo cabrón en Grupo 7, por lo que cuando me enteré de que este hombre era cómico, me sorprendió bastante, porque en Grupo 7 daba miedo xD

    • Kaabee

      Jo, lo de Fuentes del año pasado madre mía… Ni me acordaba, terrible!!! Menos mal de verdad que ni se le ha ocurrido repetir la experiencia…

      Así que el andaluz este era uno de los malotes de Grupo 7? Hum… tengo que volver a verla, pues aunque me parece un buen thriller (con cosas a mejorar, entre ellas por supuesto, el acentorro de los actores), la verdad es que me acuerdo de ella a grandes rasgos…

      Lo de los bafta pues sí, tantas y tantas cosas que aprender de ellos, o de los Oscar mismos, o los globos de oro… Tanto que quieren copiar en España y al final les sale lo que les sale, en fin…

      Eh, a ver qué dices de El señor de los anillos, un repeto oiga! XDDDD

      • Rafa Almena

        Jejejeje, a pesar de todo, mucho mejor los sucesivos finales de El retorno del rey que la locura multicolor de The lovely bones 😀

  • Pingback: Siete razones para SÍ volver a ver los Goya | El Club de los Cinefagos Muertos()