Entrevista a Diego San José, guionista de ‘Ocho apellidos vascos’

entrevista8apellidosvacos-perradesatan1

Supongo que a estas alturas del 2014 ya no habrá nadie que no sepa qué es ‘Ocho apellidos vascos’ (Emilio Martínez Lázaro, 2014). Para bien o para mal, el nombre de esta comedia no se nos va a olvidar a muchos por mucho tiempo ya que estamos hablando de la película española que más taquilla ha hecho en España en la historia del mundo mundial. Que se dice muy pronto.

‘Ocho apellidos vascos’ llegó a nuestros cines con la intención de hacernos pasar un buen rato riéndonos de nosotros mismos y de nuestros tópicos pero se ha metido en un tinglao que nadie se esperaba.  El pasado 14 de marzo se estrenó esta comedia protagonizada por Clara Lago y Dani Rovira y ya desde el primer fin de semana se adueñó el puesto número 1 de la taquilla en nuestro país, donde ha permanecido inamovible durante nueve semanas.

Dirigida por Emilio Martínez-Lázaro, un senior de la comedia española que ya había dirigido títulos como ‘El otro lado de la cama’, ‘Los 2 lados de la cama’ o ‘Los peores años de nuestra vida’, y escrita por Diego San José y Borja Cobeaga, creadores de ‘Pagafantas’ y ‘No Controles’, esta película ha desbancado a superproducciones como ‘Noé’ y ‘El Capitán América: El soldado de invierno’.

Pero, ¿cuál es la clave de su éxito? ¿Existe una fórmula mágica para conseguir tales recaudaciones o ha sido simple suerte? ¿Cómo se recaudan 25 millones de euros en menos de un mes en un país cuyo cine lleva en crisis desde que nació? ¿Es ‘Ocho apellidos vascos’ el último ejemplo que ataca directamente el manido tópico de “el cine español es malo”? ¿Ha hecho, por fin, efecto la gran campaña mediática que anima al público a volver a las salas de cine?

Seguramente no podemos encontrar una respuesta para ninguna o al menos la mayoría de estas preguntas, pero la realidad es que por unas causas por otras, el fenómeno Ocho apellidos vascos existe, y esta película ha sabido cómo ganarse al público español, que ha sido siempre tan exigente con el cine patrio.

entrevista8apellidosvascos-perradesatan2

Yo he tenido la suerte de pillar a Diego San José por banda (que no os creáis que ha sido fácil) y he charlado con él sobre cómo surgió este proyecto, qué se esperaba de él, y cómo están viviendo este momento histórico del cine español, todo un honor para mí pues, de alguna forma, Diego San José, y también Borja Cobeaga, son como mis “padrinos” en el mundo del guión cinematográfico, y da mucho gustico, y mucha envidia, también, ver que han sido ellos los que han firmado este gran éxito.

 

Lejos de la inimaginable cifra de la recaudación de esta película, una de las cosas que más asombrada me ha dejado es que por fin se hace partícipe del éxito de la película al guionista, guionistas en este caso. ¿Es eso cierto? ¿Cómo estáis viviendo vosotros este boom de ‘Ocho apellidos vascos’?

Pues la verdad es que estamos bastante agotados, aunque estamos encantados con que la peli esté yendo tan bien. De todas formas, que los guionistas estén disfrutando del éxito de una película ha sido, en este caso, yo creo, una excepción, y además ha pasado por dos motivos que en ningún caso supone ningún mérito hacia mí. Uno es que Cobeaga es también director, y es más popular en la prensa más joven, y con todo lo del Oscar [el corto ‘Éramos pocos’ fue nominado al Oscar en 2006] tiene cierto nombre, y por otro lado, Borja tiene mucho cayo en tratar a la prensa y es muy gracioso en las entrevistas. Vamos, que yo creo que si no llega a haber un director dentro de la pareja de guionistas, esto no hubiera sucedido así.

¿Qué tiene ‘Ocho apellidos vascos’ que no tengan otras películas? ¿Es una comedia “revolucionaria” o algo así?

Para nada, todo lo contrario. No solo no es una comedia revolucionaria sino que es una película costumbrista ultraclásica. Una película totalmente purista en el sentido más antiguo de la palabra. Nadie se planteó revolucionar absolutamente nada, el propósito era más bien todo lo contrario. Desde el principio se buscó simplificar la trama al máximo para dar cabida al mayor número de gags posibles. Y chistes además muy clásicos, no había ninguna intención de hacer posthumor o algo así. Solo tiene una cosa a la que podíamos llamar “revolucionaria”, si quieres, que es el conflicto político de fondo, el hacer chistes sobre el problema vasco. La revolución está no en la forma sino en el contenido, porque nunca se ha hecho una comedia romántica en una herriko taberna.

Supongo que te lo habrán preguntado mil veces, pero cuesta tanto entender que un éxito de taquilla como este haya sucedido en nuestro país y con una película española que tengo que preguntártelo: ¿A qué achacas tú el éxito de ‘Ocho apellidos vascos’?

Yo creo que va un poco por lo que acabamos de comentar. Nunca se había hecho una película de chistes sobre la kale borroka. En televisión estaba Vaya semanita y otros programas, pero nunca había pasado esto en una pantalla grande. Y eso es lo más importante, lo que yo creo que es la clave de la película, es la experiencia colectiva de reírte del conflicto vasco. El hecho de meterte en una sala con cuatrocientas personas y reírte con ellas sobre algo como eso… yo diría que ahí nace el fenómeno.

Ahora que ya se pasó el boom, una de las cosas que más se empiezan a oír es el “pues Ocho apellidos vascos tampoco es para tanto”. Se ha pasado muy rápido del “vete a verla porque te vas a reír muchísimo” al “pues no sé de qué os reiríais vosotros porque yo, de nada”, ¿Es algo que os molesta o es el precio que hay que pagar por el gran éxito alcanzado?

La película no tiene culpa de lo que ha pasado, pero lo está pagando. Supongo que cuando se hinchan mucho las expectativas… si tú vas al cine y sabes que vas a ver la película más taquillera de la historia de España… eso es el peor preludio posible para ver esta película, porque no va a estar a la altura. La gente que más disfrutó la peli fue la gente que la vio las dos o tres primeras semanas y ellos fueron los que a través del boca a boca crearon el fenómeno, pero los que llegaron después ya tenían unas expectativas difíciles de satisfacer. La película no se pensó para llegar a conseguir lo que ha conseguido.

¿Y qué me dices de los haters? Suele pasar que en España cuando algo triunfa demasiado hay que atacarlo y ha habido mucha gente que ha atacado a ‘Ocho apellidos vascos’.

Eso pasa siempre, no hay ningún fenómeno popular que no esté odiado por un público joven acomodado que consume cultura habitualmente. Una persona con este perfil no puede reconocer que le haya gustado lo mismo que a su madre y que a su abuela. Y esta película le ha gustado a mucha gente, así que si tú quieres presumir de un criterio fino, tienes que rechazar la comedia que gusta al que tienes al lado. Es más, estos haters me parecen un reflejo del éxito de la película. Si no tienes haters es que la película no ha sido un éxito verdadero.

A mí personalmente lo que me llevó a querer ver esta película en el cine, más que la opinión de la gente o la publicidad, puesto que yo no vivo en España y no me llegó tanto eso, fue vuestro pasado como creadores, lo mucho que me gustó ‘Pagafantas’ y ‘No controles’, pero luego me siento en el cine y me doy cuenta de que esto no tiene nada que ver.

Claro que no, no tiene nada que ver. Esas son películas muy nuestras, en el sentido Borja y mío, y ”Ocho apellidos vascos’ es un encargo. Ahora, también tengo que reconocer que en ‘Ocho apellidos vascos’ hay algunos gags que son de lo mejor que hemos hecho, cosas puntuales, pero ahí están. ‘Pagafantas’ y ‘No Controles’ son comedias muy minoritarias, que las hicimos pensando en lo que a nosotros nos gusta, pero cuando escribes un encargo cuyo objetivo es llegar a más público tienes que dejar de ser tú mismo, la manera de llegar a mucha gente es no mirar con tu criterio, no hacer el chiste que a ti te haría gracia sino el que sea más accesible, hacerlo de una manera más sutil, porque lo exige el proyecto, y no hay más.

Entonces, ¿cómo nace este proyecto, y cuál fue su objetivo primero? Supongo que en España uno no se sienta y dice “vamos a escribir un éxito de taquilla”. 

En mí nace gracias a una llamada de Telecinco, y nosotros aceptamos porque nos apetecía mucho hacer este tipo de trabajo, nos apetecía mucho hacer una película en la que no te implicases nada, en la que no sintieras la necesidad de contar algo tuyo, simplemente escribes lo que te mandan.  Esta es una película con un presupuesto medio bajo, con un debut cinematográfico en el papel protagonista, y no sabíamos cómo podría responder la gente ante una cara televisiva. Carmen sí era un poco más conocida y Karra y Clara también, pero igual no arrastran una legión a las salas como puedan arrastrarlo las películas de Hollywood. Yo creo que el éxito o el fracaso de una película hay que medirlo en referencia a los objetivos. Por ejemplo en ‘Pagafantas’ y ‘No controles’ nuestro objetivo no era la taquilla, sino que fueran buenas y estuvieran bien hechas, pero ‘Ocho apellidos vascos’ era al revés, su único objetivo siempre fue la taquilla, pero vamos, esto nos ha superado, nadie se esperaba esto. Es una locura que nos ha tocado a nosotros, y estamos muy contentos con que así haya sido, pero no podemos explicar por qué. No tendría sentido volver a buscar o reproducir lo que aquí ha pasado, porque Borja y yo sabemos que esto no nos va a volver a pasar jamás.

¿Y qué va a pasar, entonces, con la segunda parte? ¿No se va a querer repetir la fórmula?

Se va a hacer una segunda parte y la vamos a escribir nosotros también. Así que sí, confirmo que habrá segunda parte pero no sabemos por dónde va a ir. Ahora mismo estamos solamente barajando caminos. Lo que sí es seguro es que van a ser los mismos personajes, nada de catalanes contra madrileños, van a repetir Rafa y Amaia. Eso sí, tiene bastante sentido que sean ellos los que visiten Barcelona, porque eso cumple con el rollo del conflicto político, que al fin y al cabo es la marca de ‘Ocho apellidos vascos’.

¿No os impone escribir la secuela de la película española más taquillera de la historia?

A mí me motiva mucho el hacer cosas diferentes e igual que acepté escribir la primera parte porque era la primera vez que trabajaba por encargo, quiero escribir esta segunda parte porque nunca he escrito una secuela. A mí lo que me acojonó fue escribir después de ‘No controles’, que no funcionó como esperábamos. No te puedes permitir otro fracaso, pero después de un superéxito estás feliz de la vida porque aunque no puedes esperarte nada, sabes que al menos el primer fin de semana la va a ver bastante gente. Me motiva mucho y hace que me exija más.

Por otro lado, aunque pensábamos que una película como esta sería muy difícil de llevar al extranjero, sí que se está presentando a mercados internacionales, ¿no es así?

Es una película muy patria y tiene muchos gags que yo creo que no se entenderán, pero lo que es exportable es el formato, el hecho de que en un país haya dos zonas muy diferentes y se escriba una comedia romántica donde el chico se haga pasar por alguien tan opuesto. Pero también es cierto que esta película, en España, la ha visto mucha gente joven que no entienden nada de política y parece ser que se lo pasan bien simplemente viendo a Dani Rovira en apuros. Pero, quién sabe, esta película ha roto todos los presagios que pudiéramos tener y siempre para bien, así que si ahora me dicen que está gustando fuera yo me lo creo. En Europa sería más complicado que se entendiera, pero quizás se puedan hacer remakes.

Tiene que ser increíble vivir un fenómeno como este.

Es muy descolocador, yo todavía no lo he acabado de asimilar.

¿Y qué va a ser de Borja Cobeaga y Diego San José? ¿Se ligará vuestro nombre a la comedia populista para siempre?

Yo estaría encantado. Toda la vida he consumido comedia comercial y me siento muy cómodo. Hacer una comedia con el propósito de que el mayor número de gente se ría me parece tan cine de autor como la que trata cualquier otro objetivo. Mientras nos dejen hacer y escribir películas, para nosotros ya es un lujo.

  • http://twitter.com/sulfamina Señora Sulfamina (@sulfamina)

    Muy chula.

  • https://www.facebook.com/anai.vigo Ana Isabel Garcia Crespo

    Muy buena la entrevista bea,aunque le has dado un poco de caña jijiji…y la peli es perfecta para lo que es,yo me reí muchísimo y es lo que me vale 🙂

  • Perra de Satán

    Hay que dar caña siempre!!! Pero esta caña la he dado con cariño y mucho respeto, ¿eh?

  • bertoff

    Yo prefiero mil veces No Controles antes que 8 apellidos… pero me alegro de que les haya ido bien a ver si así se animan y escriben más cosas por ellos mismos, sin encargos ni nada.

    • Perra de Satán

      Todos preferimos No Controles.

      • yomismo777

        en serio?

      • http://espectaculodevariedades.wordpress.com perradesatan

        En serio. Yo con No Controles me parto todo el ojaldre.

  • Miguel

    Yo creo que a esta españolada le va a pasar lo mismo que a lo imposible. Dentro de unos años nadie la recordará.

  • Robert Fonoll

    El éxito se debe a que tiene a Mediaset bombardeando publicidad, como ‘Lo imposible’. Por supuesto, sólo con esto no se llega a ser la más taquillera de la historia, pero el éxito viene de la promoción. Me ha gustado el “Mientras nos dejen hacer y escribir películas, para nosotros ya es un lujo”, esto debería ser así.
    Gran entrevista, yo, que no he visto la película ni tengo intención de hacerlo, me la he leído entera.

  • Loula2

    Me alegro mucho por el éxito de Diego!! Junto a Borja Cobeaga forma un buen equipo, tienen ingenio y son capaces de hacer reír sin recurrir a lo escatológico y facilón. No controles era estupenda, y con Ocho apellidos vascos me hicieron reírme con temas que por aquí son delicados de tocar….
    Zorionak, Diego!!