Viajes de cine – Un paseo por el New York que nunca tendremos de la mano de Jordan Belfort

NuevaYork-perradesatan6

Martin Scorsese es un enamorado de la ciudad de New York y lo ha demostrado repetidas veces a lo largo de su filmografía. Desde Malas Calles (Martin Scorsese, 1973) hasta su última película, El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013), la Gran Manzana ha sido un personaje más en las películas de este mítico director.

En El lobo de Wall Street Scorsese nos traslada a los años 90, al microuniverso de los ricos y excéntricos brokers. El propio título de la película hace referencia directa a una de las calles más famosas del bajo Manhattan, Wall Street, centro financiero de la ciudad de Nueva York y punto de referencia de la economía mundial. Wall Street se encuentra en pleno centro histórico de Manhattan, de hecho, recibe ese nombre (calle del muro) por haber sido el lugar de posición de la primera muralla de defensa de la antigua ciudad de Nueva Amsterdam.

NuevaYork-perradesatan1

Sí, Wall Street es así de estrecha. Al fondo se puede ver Trinity Church.

Pero aunque la famosa calle neoyorkina venga dada por el título de la película… ¿cuál es el primer escenario que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en El lobo de Wall Street? Probablemente sea la escena en la que DiCaprio y McConaughey se golpean el pecho mientras murmuran una pegadiza melodía en un lujoso restaurante. Pues bien, este restaurante fue real. Y digo fue porque hoy en día es un club privado para fumadores. Dicho restaurante, llamado Top of the Sixes por estar colocado en lo alto del edificio del número 666 de la Quinta Avenida, fue uno de los más míticos de Nueva York.

Jordan Belfort obtiene su primer trabajo en una oficina en el 120 de Broadway, otra de las míticas calles de Nueva York. Pero… si escuchamos “Broadway” probablemente lo primero que se nos venga a la cabeza sean musicales. Esta famosa calle es mundialmente conocida por ser la sede de numerosos teatros que suelen ofrecer los mejores espectáculos del mundo, pero ese “Broadway” es solo una pequeña parte de los casi 23 kilómetros de longitud que tiene esta calle. Esta enorme arteria de Manhattan atraviesa toda la isla desde la calle 225 en el Bronx hasta la zona histórica donde se cruza, por supuesto, con Wall Street.

En otra de las escenas más impactantes (e importantes) de la película, Jordan es pillado por su mujer esnifando cocaína sobre las tetas de la imponente Margot Robbie. Aunque en la película no se le da demasiada importancia al lugar de los hechos, el trío amoroso se encuentra a los pies de otro de los edificios más míticos de la ciudad, completamente ligado al mundo de los negocios y de los muchimillonarios: la Trump Tower. Ubicada en el 721 de la Quinta Avenida, esta torre es uno de los rascacielos más famosos de la Gran Manzana.

NuevaYork-perradesatan2

Pero si hay un escenario de ensueño en esta película, ese es el apartamento de Belfort en Manhanttan. Sí, su casa en Long Island puede ser impresionante (vale, lo es) pero, en mi opinión, no hay nada como vivir en la city. ¿Recordáis la escena en la que Jordan y sus amigos casi tiran desde una elevadísima terraza al mayordomo? Pues ese pisazo, seguramente valorado en millones de dólares, se encuentra en el piso 32º del 300 East 55th Street, en pleno corazón del Midtown East.

NuevaYork-perradesatan3

Está claro que Belfort no repara en gastos, y para proponer matrimonio a su nueva novia elige el restaurante de uno de los hoteles más caros del mundo: El Four Seasons. Situado en el 99 East 52nd Street, esta no es la primera vez que este lujoso restaurante aparece en una película. También lo pudimos ver, por ejemplo, en Plan Oculto (película que también toma como escenario principal la zona de Wall Street en Manhattan).

Por último, un buen ricachón neoyorkino no puede vivir su vida sin tener un yate amarrado en el puerto de North Cove. Este pequeño y exclusivo puerto se encuentra a tan solo unos metros del centro financiero de la isla, justo a los pies de lo que fuera el World Trade Center. No tengo la menor idea de cuánto puede costar amarrar un yate en este puerto (aunque para amarrar un yate primero necesitaríamos tener uno) pero pasearse por allí es completamente gratis.

En la imagen se puede ver la Zona Cero a tan solo unos pasos del puerto

En la imagen se puede ver la Zona Cero a tan solo unos pasos del puerto

Por supuesto, viajar a Nueva York podrido de dinero puede hacer tu experiencia mucho más cercana a la de Jordan Belfort, pero como caminar por sus largas avenidas todavía no cuesta ni un dólar, merece la pena pasearse por estos escenarios de película y respirar un poco del aire de los más ricos. ¡Ah! Y si sois de esas personas que solo podéis ser felices gracias al dinero, no olvidéis pasaros por Bowling Green, donde se encuentra la famosa estatua de “El toro de Wall Street”. Es tradición manosearle los huevecillos a este gigantesco toro para atraer la fortuna económica.

NuevaYork-perradesatan5

 

  • Loula2

    Muy bonico y completo tu recorrido por la ciudad que nunca duerme, en clave ricachona!!

    • http://espectaculodevariedades.wordpress.com perradesatan

      Qué pena ser pobre 🙁