Recomendaciones de la estantería del fondo: ‘Un sombrero lleno de lluvia’ y ‘Los chicos de la banda’

collage_fotor

Películas que tratan el tema de la drogadicción y la homosexualidad hay muchas, no lo vamos a negar, pero el par de ejemplos que traigo resumen a la perfección lo que en realidad Fred Zinnemann y William Friedkin nos quisieron transmitir en su día, sin ningún tipo de adorno y con muy mala leche. De hecho, diría que todavía siguen bastante vigentes y que el paso del tiempo ha sido muy considerado con ellas. Dos ejemplos, por cierto, injustamente olvidados y bastante desconocidos por parte del público. Ahora ya no, espero.

La primera está basada en una obra teatral del dramaturgo Michael V. Gazzo y la segunda es considerada la ópera prima de su director, basada, a su vez, también en otra obra de teatro.

UN SOMBRERO LLENO DE LLUVIA (FRED ZINNEMANN, 1957)

Sinopsis: Un ex soldado, que ha adquirido su adicción tras ser tratado con morfina en la guerra de Corea, logra llevar una doble vida gracias a la ayuda económica de su hermano. Ni su esposa ni su padre saben la verdad de su condición, aunque ésta comienza a volverse insostenible. Fuente: Wikipedia.

Lo mejor: Su fuerza dramática es impresionante, llegando a cotas interpretativas de escándalo. Si bien es cierto que al ser la primera vez que la Fox retrataba el tema de la drogadicción con sus correspondientes modificaciones respecto a la obra original, su fuerza, como ya digo, se mantiene intacta y consigue noquear al personal. Ah, y su banda sonora, compuesta por el excelentísimo Bernard Herrmann.

Lo peor: El montaje a veces peca de excesiva teatralidad, lo que puede hacer que la peli se resienta en ciertas ocasiones. Nada molesto, por otra parte.

LOS CHICOS DE LA BANDA (WILLIAM FRIEDKIN, 1970)

Sinopsis: Nueve chicos se reúnen para una fiesta de cumpleaños. Ocho de ellos se declaran abiertamente gays, y el noveno sostiene que no lo es. Fuente: Filmaffinity.

Lo mejor: La radicalidad de su propuesta, sobre todo para la época. Una película que tuvo que escocer en su día, debido al hermetismo de la sociedad que imperaba por aquel entonces. Uno de los aspectos más destacados es la perfecta sintonía que logra formar el elenco, que por cierto, son los mismos actores que la representaron en Broadway en 1968. Como ya digo, la sintonía y la mala leche juegan un papel clave en la película.

Lo peor: Que no fuese reconocida en su momento. Curiosa es la única nominación que tuvo en los Globos de Oro para uno de los actores dentro de la categoría de Nueva Promesa Masculina.