Recomendaciones de la estantería del fondo: ‘Rundskop’ y ‘Hasta la vista’

rundskophastalavistacinefagosmuertos

Doble dosis de cine belga. Es una pena que tengamos algo descuidado a ese pequeño gran país, orgulloso embajador de la buena birra, las patatas grasientas, los gofres y los yihadistas radicales, ya que son una comunidad de gente bonachona, afable, de esa con la que te sientas en un bar y a los cinco minutos ya se están peleando entre ellos para ver quién invita a la siguiente ronda. Sí señor, Bélgica es un país de puta madre, y eso, afortunadamente, se refleja de vez en cuando en su cine. Concretamente, esta semana os traigo dos exponentes del cine flamenco de principios de esta década, cine que se rueda en un idioma endiablado similar al holandés, pero que no tiene mucho que ver con el francés de acento espeso que balbucean sus hermanos valones del sur. Dos películas de curioso sentido del humor (negro, nigérrimo), que son en realidad dos dramas bastante jodidos.

‘RUNDSKOP’ (MICHAEL R. ROSKAM , 2011)

Sinopsis: Un viaje al oscuro mundo de la cría de ganado en Limburgo, la Bélgica profunda: sexo, drogas y violencia son ingredientes que están sorprendentemente asegurados en este sórdido ambiente.

Lo mejor: Una propuesta que puede ser tachada de todo menos de convencional, con excelentes actuaciones (no os perdáis al protagonista), salpicada de golpes de humor bastante curiosos y cabrones, y hasta con una historia de amor de por medio.

Lo peor: Semejante cóctel, a veces, puede resultar algo desconcertante.

‘HASTA LA VISTA’ (GEOFFREY ENTHOVEN, 2011)

Sinopsis: Un esperpéntico grupo de colegas minusválidos, con la excusa de realizar un viaje para catar vinos, se embarcan en un road trip delirante camino a España con el objetivo de llevar a cabo la más grande de las proezas a ojos de cualquier joven varón que aún no haya catado hembra: perder la virginidad.

Lo mejor: Actuaciones frescas, ritmo bastante bien entonado y, sobre todo, un sentido del humor y un drama sólidos, bien entremezclados (algo ciertamente complicado de lograr).

Lo peor: Tal vez algo larga en su tramo final, algún espectador de piel sensible puede considerar que se trata de una película de bastante mal gusto. Pero el mal gusto, para un cinéfago consomado, es sólo una combinación de palabras sin significado alguno: si acaso un fastidioso impedimento para engullir la mayor cantidad de cine posible.

  • PORTALPA

    Rundskop no me terminó de convencer, la ví trás descubrir a

    Matthias Schoenaerts en De óxido y hueso (De rouille et d’os), eso sí, aviso que tiene una escena que puede herir, que digo, hiere la sensibilidad masculina.

  • Kaabee

    Por un momento he pensado que la de “Hasta la vista” era una que vi hace la tira de años en el Zinemaldi: “Nationale 7” (Jean- Pierre Sinapi, 2000), que por cierto ganó el premio del Público, nada menos. Trataba sobre un asilo donde los vejetes y minusválidos reivindicaban su derecho de irse de putas (más o menos). Muy divertida y entrañable.

  • Kaabee

    Anda, si el director de Rundskop es el de The drop… claro, ahí también salía Matthias “Chonjars”… Serán coleguillas, supongo. Qué gran peli aquella, la de las entregas.