Recomendaciones de la estantería del fondo: ‘Danzad, danzad, malditos’ y ‘El príncipe de la ciudad’

En esta ocasión, os traigo dos de los ejemplos más significativos en las carreras de los directores Sydney PollackSidney Lumet, que por otra parte, fueron dos de los directores norteamericanos más influyentes del siglo XX por su meticulosidad a la hora de abordar ciertos temas. Dos dramas potentes, que aún hoy día siguen estando de máxima actualidad, y en los que la miseria humana y la corrupción son dos conceptos que van muy unidos de la mano.

 

DANZAD, DANZAD, MALDITOS (SYDNEY POLLACK, 1969)

Sinopsis: Estados Unidos, en plena época de la Gran Depresión. En medio de un ambiente de terrible miseria, gentes desesperadas, de toda edad y condición, se apuntan a una maratón de baile con la esperanza de ganar el premio final de 1500 dólares de plata y encontrar, al menos, un sitio donde dormir y comer. Mientras los concursantes fuerzan los límites de su resistencia física y psíquica, una multitud morbosa se divierte contemplando su sufrimiento durante días. Fuente: Filmaffinity.

Lo mejor: Basada en una novela de Horace McCoy y publicada en el año 1935, lo cierto es que en su momento fue muy mal recibida, y quedó reservada exclusivamente a los diferentes grupos existencialistas franceses de la época. Años más tarde se recuperó y se adaptó a la pantalla, siendo esta la más memorable. La película supuso el lanzamiento de la carrera de Sydney Pollack y obtuvo 9 nominaciones a los Oscars. Casi nada. Sin duda, su mejor baza es a nivel interpretativo. Unos inconmensurables Gig Young Jane Fonda hacen de este show circense una absoluta tragedia de la que es imposible apartar la mirada, reservándonos plaza entre ese público ávido de morbo, y sobre todo, sin ser casi conscientes de ello. El Gran hermano en su más pura esencia.

Lo peor: ¿Que está llevada exageradamente al límite? Posiblemente, pero su efectividad y su mensaje son innegables.

EL PRÍNCIPE DE LA CIUDAD (SIDNEY LUMET, 1981)

Sinopsis: Daniel Ciello, un policía neoyorquino de origen italiano, a fin de librarse de ciertas implicaciones en prácticas heterodoxas, acepta colaborar con asuntos internos para sacar a la luz diversos casos de corrupción; pero lo hace con una condición: no delatar a sus compañeros. Sin embargo, las cosas no van a ser tan fáciles. Fuente: Filmaffinity.

Lo mejor: Una de las radiografías sobre corrupción policial más potentes jamás realizada. Ha ido ganando reputación con el paso del tiempo, y es que tiene demasiada identidad para eso y más. A estas alturas es considerada de culto y es para el que escribe, una de las mejores películas de Sidney Lumet sobre corrupción. De este tema el tío sabía un rato, la verdad. El retrato de esa Nueva York sombría y sus bajos fondos los realiza a la perfección. De hecho, yo la considero El padrino de las películas policiales. Por cierto, la escena final es oro puro. La película estuvo nominada a la categoría de Mejor Guión Adaptado en los Oscars de aquel año.

Lo peor: ¿Lo excesivo del metraje, quizás? La película se extiende a gusto durante casi 3 horas, pero creo que no le sobra absolutamente casi nada.

 

  • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

    Danzad malditos es impresionante. Salí de un destrozado con ella…
    La otra no la he visto, sorry.

    • Rafa 2.0

      Es una brutalidad. Incluso viéndola ahora por primera vez sigue impactando.

      La de Lumet es otra brutalidad. De las de recomendar siempre.

      Un saludo, Dani 😉

  • loula2

    La de Pollack la vi, creo recordar, en la tele francesa, siendo adolescente. Me impactó mucho, creo que hasta ese momento no había visto nada tan descorazonador. Y volví loco a mi padre a preguntas sobre política….
    La de Lumet la tengo pendiente.