‘Murieron con las botas puestas’ y ‘Fort Apache’: dos visiones de un mismo hecho

Tanto si os gusta el Western como si no, seguro que conocéis la existencia del general Custer. Héroe para unos, genocida para otros. Como no podía ser de otro modo, este personaje protagonizó multitud de películas del oeste. Sin embargo, hay dos que destacan por encima del resto. Una es ‘Murieron con las botas puestas’ (1941) de Raoul Walsh y la otra es ‘Fort Apache’ (1948) de John Ford. Aunque ambas narran el mismo hecho, la visión que se da de él es diferente. Veamos qué ofrece cada una.

Visión heroica

‘Murieron con las botas puestas’ nos muestra la vida de George Armstrong Custer desde que entra en la academia de West Point 1857 hasta la batalla de Little Bighorn en 1876. Aquí podemos ver a un Custer valiente y combativo, un hombre de honor que lucha por el bien de todos y que convierte el 7.º Regimiento de Caballería en el mejor grupo de soldados posible. Respecto a su relación con los indios, sin duda lo más controvertido de su historia, se muestra a Custer como alguien que respeta a los nativos americanos, casi como un amigo de ellos que se ve obligado a matarlos por las circunstancias y que lucha en contra de su voluntad. De hecho, la película muestra como responsable de la batalla contra los indios al villano Ned Sharp, un hombre que quiere guerra para beneficiarse económicamente.

Esta visión de Custer se ve beneficiada por la interpretación de Errol Flynn, actor acostumbrado a hacer de personajes alegres, seductores y, sobre todo, heroicos. Al lado de Flynn está su pareja cinematográfica Olivia de Havilland, de manera que se añade una trama romántica al personaje. Por otro lado, también podemos ver a Arthur Kennedy como Ned Sharp y a Anthony Quinn como el indio Caballo Loco.

Aunque la película se rodó cuando Estados Unidos aún no había entrado en la Segunda Guerra Mundial, el país ya estaba en guerra cuando llegó a las pantallas de toda la nación. Así pues, podemos ver la importancia de una película que narra la historia de un joven que ingresa en el ejército y, gracias a su talento, va ganando batallas y fama hasta convertirse en un héroe.

Visión desmitificadora

En ‘Fort Apache’ no aparece ningún Custer, aunque los hechos que narra son los mismos que los de la batalla de Little Bighorn. De hecho, el protagonista es Owen Thursday y Custer nació un jueves —Thursday en inglés—. En esta obra, el protagonista es un antiguo general que ha caído en desgracia y que ha sido enviado a un fuerte perdido en el desierto donde no hay nada que hacer. Sigue mostrándose como un hombre combativo y de relativo honor, capaz de convertir un grupo de ineptos en verdaderos soldados. A pesar de esto, este Custer camuflado es intransigente y antipático, todo lo contrario que Flynn. Sus hombres le siguen por estricta obediencia militar y no por su carisma. Por encima de todo, Owen Thursday quiere ganarse la gloria. Respecto a los indios, el protagonista no es ningún sádico deseoso de matar nativos, pero sí que los ve como personas inferiores. De hecho, Thursday cree que los indios son una posesión de los Estados Unidos. Su final, en vez de un acto heroico, se muestra como un fracaso militar.

Aunque Henry Fonda estaba acostumbrado a interpretar héroes, es curioso que hiciese esta película en ese momento. Y es que éste fue su último papel principal durante unos años debido a que fue puesto en una lista gris por su ideología de izquierdas. Tenía problemas profesionales, familiares y algunos amigos se alejaron de él. Así pues, puede que el Fonda que vemos en pantalla fuese bastante cercano a la persona que realmente era en ese momento.

Por otro lado, podría ser que ‘Fort Apache’ fuese un punto de inflexión en la carrera de John Ford, donde su actor fetiche pasó de ser Henry Fonda a John Wayne. Del primero, el director dijo “¿Usted ha visto caminar a Henry Fonda? Pues eso es el cine”. Del segundo, tras ver ‘Río Rojo’ de Howard Hawks y también de 1948, dijo “I never knew the big son of a bitch could act”. Además de estos dos actores, también podemos ver a Shirley Temple como hija del protagonista e interpretes que llevaban en esto del cine desde la época muda como George O’Brien y Victor McLaglen, ambos buenos conocidos de Ford, y Mae Marsh, una de las actrices preferidas de D.W. Griffith.

En esta ocasión, la película se estrenó tres años después de que finalizara la Segunda Guerra Mundial. Teniendo en cuenta que miles de personas volvieron a casa tras una cruel lucha y sólo se recuerda el nombre de unos pocos héroes, cobra importancia el mensaje de que los famosos que quedan para la historia no son tan perfectos y que los verdaderos héroes son los soldados anónimos.

Conclusión

‘Murieron con las botas puestas’ es épica, desenfadada y no concuerda con la historia real. ‘Fort Apache’ es trágica y, aunque no es una reproducción exacta de los hechos, se ajusta más a la realidad. De la película de Walsh se dice que no importan sus falsedades históricas porque se compensa con una gran historia de aventuras y unas batallas espectaculares. Sin embargo, yo creo que tiene problemas de ritmo. Dura más de dos horas y se nota.

Sin duda, yo me quedo con la obra de Ford. Dura dos horas y es justo lo que necesita. Es más real, pero esto no es lo más importante. Es una historia llena de emoción y con personajes humanos. El Owen Thursday de Fonda está claro que no es ningún héroe. Pero, ¿alguien diría que es un villano? Sobre los mitos y leyendas del Oeste, el director ya volvería más adelante con una obra aún más conocida.

En cualquier caso, Walsh y Ford trataron la misma batalla con ópticas distintas. ¿Vosotros qué preferís? ¿La épica de la leyenda o la crudeza de la realidad?

  • Jesus Rick Martinez

    Otra comparativa, para una próxima vez La Carga de la Brigada Ligera y La Ultima Carga, ambas narran la carga de la brigada en Balaclava, pero la segunda totalmente desmitificadora.

    • RobertFonoll

      La primera me la salté cuando miré algunas de Curtiz, pero igualmente la quería ver. La segunda no la conocía, así que me la apunto. A ver si puedo hacer otro texto de este tipo con las que dices.
      Muchas gracias, Jesús, y saludos!!

      • golvano

        Lo de La carga de la Brigada Ligera es muy curioso. Fue un error gravísimo de los mandos británicos, que mandaron a la muerte a sus soldados, pero a partir de ahí, se hizo un poema exaltando el valor de los soldados, y después, una película con una historia totalmente inventada para justificarlo todo. La película no está mal, de todas formas.

      • RobertFonoll

        Interesante lo que cuentas, Golvano. Definitivamente, veré la película. Gracias por el comentario y saludos!

  • Pedro Carracedo

    Estoy aprovechando la procrastinación para leerte xd

    No he visto la de Walsh, es uno de mis directores pendientes, la de Ford es de mis preferidas suyas, aunque esto es un poco como no decir nada porque me cuesta decidir cuál no está entre las muy top de las que he visto.

    No conozco la historia real, así que no puedo meter baza por ahí, así que tendré que ver la primera y revisar la segunda para comentarte con más bagaje.

    Como anécdota, hoy leía sobre la versatilidad de Anthony Quinn, hace poco lo vi en El incidente de Ox-bow haciendo de mexicano, en Back to Bataan hace de filipino y en otra de griego, en otra de esquimal o de indio y encima cuela xD

    Aprovechando la idea de comparaciones, intentaré hacerlo sobre el sitio de Baler, que es la obsesión cinematográfica española sobre Filipinas por excelencia (dos películas y dos capítulos de una serie sobre el asedio). Además de que puede seguir este enfoque de mitificación (la del 45) vs desmitificación (los productos actuales). Ya advierto de que ninguno se asemeja a la historia real xD Pero eestamos hablando de ficciones, no de la JISTORIA.

    • RobertFonoll

      Concuerdo con Ford, cuesta mucho decidir cuál es su mejor entre tanta genialidad. De Walsh, mi preferida de las que he visto hasta ahora es ‘Los violentos años veinte’.

      Sobre la historia real, tampoco la conozco mucho. Pero, más o menos, en la batalla de Little Bighorn Custer atacó a los indios, que eran muchos más, y dividió sus fuerzas, de manera que ellos aún eran menos.

      Pues te animo a hacer esa comparativa con lo de Filipinas, porque justo esas películas no las he visto y me interesa saber más de ellas.

      Saludos, Pedro!

  • loula2

    Buen post, Robert!! Muy interesante el planteamiento, y es que el cine, la literatura, el arte….están llenitos de casos donde el punto de vista histórico varía según el tono que se le da.
    Yo me quedo con la de Ford, pero sin quitar mérito a Walsh.

    • RobertFonoll

      Exacto, un mismo hecho histórico puede dar dos obras muy distintas. Pero creo que esto es algo bueno del arte.
      Muchas gracias, Loula! 🙂