Momentos de cine: ‘Six Feet Under’ – El final

¡Ojo! El spoileadísimo final.

A lo largo de sus cuatro memorables temporadas –omitamos la existencia de la tercera– cada uno de los numerosísimos fundidos en blanco de “Six Feet Under” atentaba con ser la esquela de uno de sus personajes. Cuando en la secuencia final del último capítulo de la misma un tinte blanquecino comienza a inundar la pantalla, el espectador teme descubrir el ya conocido destino de sus protagonistas.

La muerte.

No importa el edulcorado día a día que Alan Ball reserva a los Fisher. Da igual que Claire viva 102 años. Ni tan siquiera la plenitud de su existencia, objetivada en forma de ese narcisista abstracto al que llamamos legado, nos alivia el dolor de verlos partir.

Todos mueren.

Incitada por su madre Ruth y siguiendo la estela vital del brillante guionista de “American Beauty” (Sam Mendes, 1999), Claire despide al público, personificado en su familia, sabiendo que no volverá a verlo. Atrás queda su antiguo y malogrado Cadillac. Su nuevo automóvil sigue un rastro tan desconcertante –las caóticas flechas a las que se enfrenta y el mar de coches en que queda inmerso potencian esta idea– como vertiginoso. Es la línea de la vida. Tan acelerado ritmo queda detenido en unas pocas estaciones que bastan para relativizar los infinitos y nimios sinsabores que durante tantos capítulos hemos presenciado. Las imágenes se difuminan parcialmente, no hay diálogo, sólo saltos, desconcierto, intuición, flashes que abordamos desde el corazón. A la hora de la verdad sólo queda regocijarse del amor que logramos derrochar.

En el trayecto final de su masterpiece, Ball exhala su último canto de amor a la muerte. Sus planos ascendentes tiñen de positivismo el maravilloso y horripilante colofón de la misma, una epidemia de muertes que se lleva por delante a todos y cada uno de los personajes más protagonistas de “Six Feet Under”. ¿Y qué?

Todo el mundo muere.

Pero no todos vivimos cada día. ¿Qué mejor excusa que la muerte para hacerlo? La finitud de nuestra existencia junto a los que nos rodean es suficiente motivo como para vivir celebrando su compañía a diario. Y no parece que haya mucho más que hacer por aquí abajo, la verdad.

  • ¿Dogmátiko69?

    Son 5 temporadas, supongo que te referirás a la cuarta. Un poco pobre el artículo, publicar para rellenar contenido… se nota la pereza que os da.

  • Rafa Almena

    Había oído tantas maravillas del final y esperaba tanto el momento que, cuando lo vi, me supo a poco. Aún así, seriaza más que recomendable.