Momentos de cine: ‘La La Land’ – El clímax final

“No la he visto, pero hablan maravillas de ella, así que la veré.” “La he visto y me parece la hostia.” “No la he visto pero me va a gustar.” “La voy a ver pero no me va a gustar.” “La odias por ir a contracorriente.” “Te gusta para seguir la onda.” ‘La La Land’, la película de moda, ha generado todo tipo de opiniones desde antes de su estreno, pero a nuestro país llegó hace menos de dos semanas así que, por fin, podemos hablar largo y tendido, y sobre todo, habiendo visto la última película del grandísimo Damien Chazelle. Servidor fue ayer por segunda vez al cine en menos de una semana a verla, y las sensaciones, sorprendentemente, fueron mejores incluso que la primera vez.

Pero bueno, esta sección no es para hacer una nueva reseña de la cinta, sino para destacar uno de sus enormes momentos, que tiene y muchos, pero por quedarme con uno, creo justo destacar sus enormes diez minutos finales haciendo un paralelismo con ‘Whiplash y, sobretodo, el buen pulso y tino que tiene Chazelle a la hora de rematar sus películas (a falta de ver su debut ‘Guy and Madeline on a Park Bench’).

SPOILERS A PARTIR DE AQUÍ, ASÍ QUE SI NO LA HAS VISTO, NO SÉ A QUÉ ESPERAS (Y TAMPOCO LEAS)

El epílogo de la cinta transcurre tras un lapso de tiempo de cinco años tras el último encuentro en Griffith Park de los dos protagonistas. Mia, como vaticinó Sebastian, triunfó en el casting y ahora es una estrella, e incluso ha formado una familia. Él, por otro lado, ha conseguido formar ese club de jazz que tanto ansiaba con los ingresos de la banda. Una noche en la que sale a cenar con su marido, Mia acaba por casualidad en el Seb’s, donde ambos se ven. Sebastian, atónito desde el escenario, le dedica su tema, abriendo la secuencia final, donde vemos todas aquellas oportunidades perdidas y todo lo que pudo haber pasado y no fue, bañado con un impresionante número de baile y un medley de todas las canciones anteriores para rememorar según qué momentos. Una despedida agridulce en el que se mantiene explícito el demoledor mensaje de ‘Whiplash’: el sacrificio personal en pos del profesional.

Se le ha acusado al final de antifeminista, peligroso, poco realista… en caso de haber tenido otro final, no estaríamos hablando de ‘La La Land’, simplemente de otra película. Ahora os toca hablar a vosotros: ¿Qué os pareció el final? ¿Os gustó a pesar de su regusto amargo o lo cambiaríais?

  • RobertFonoll

    El final me gustó, no todo tiene que ser “happy ending”.

    Además, es que la vida es así. Te enamoras mucho de alguien, pero, por los motivos que sean, la cosa termina y los caminos se separan. Al cabo de un tiempo (y ni siquiera es necesario que vuelvas a ver a esa persona), piensas en esa relación y empiezas a hacer conjeturas. ¿Qué hubiese pasado si no hubiese terminado? ¿Cómo hubiesen sido las cosas si no hubiésemos hecho tal cosa? ¿Estaría mejor o peor de lo que estoy ahora?

    Y sí, a veces hay que elegir. Entre una persona o un sueño. O entre dos personas. Son esas decisiones difíciles que, tomes la que tomes, siempre tendrás esa duda de si elegiste lo correcto.

    Saludos, Rafa!

    • Rafa Almena

      La verdad es que toda la película es bastante más oscura que de lo que se nos vende y, habiendo visto ‘Whiplash’, no debería sorprendernos por venir de quien viene.

      Lo de las conjeturas es inevitable porque la vida que vivimos es una, pero de las que no vivimos hay un montón separadas por infinitas acciones u omisiones. De uno depende pasar página o no.

      Saludos Robert!

  • loula2

    Vaya por delante que la película me gusta mucho, y que aunque sólo la he visto una vez, la tengo grabada en la memoria, sobre todo algunos momentos, y la banda sonora.
    Pero ese final no termina de convencerme, y no por su sabor agridulce, que me parece real como la vida misma.
    SPOILERS A SACO!!
    Es porque, a lo largo de la película, la pareja persigue sus sueños: ella prepara su monólogo, pero él acepta por ella colaborar en un grupo que no le convence. Y cuando, al final, se ven en el club, en esa ensoñación de lo que podría haber sido y no fue, él también es quien queda relegado a favor de que ella triunfe. No queda mal estéticamente, él es un caballero a los pies de su amor. Pero queda chocante, y desequilibrado.
    He llegado a pensar, dándole vueltas, que en cierto modo puede ser un homenaje a Casablanca: Sebastian/Rick se queda en su club, mientras deja que su chica siga su vida con otro….

    • Rafa Almena

      Pues esto es algo que comenté a la salida de la segunda vez de verla, y es que no lo veo tanto como una ensoñación de ella, sino que lo veo bastante equilibrado entre las ocasiones que tuvieron ambos para ser feliz. Debo verla una tercera vez para que me quede claro esto.

      Saludos Loula!

  • Bellverona

    La película me gustó pero hay algo de su final que no me terminó de convencer.
    Es un final agridulce pero más realista; después de cinco años cada uno ha rehecho su vida y han seguido camino separados; pero la ensoñación de ella me choca por el detalle que ya ha explicado Loula, parece que los sueños de él quedan relegados.

    • Rafa Almena

      Cuando el río suena es por algo, así que lo mismo que le digo a Loula, no lo veo así, pero si tanta gente lo decís será por algo, así que toca volver a revisarla (ya cuando salga en blu ray).

      Saludos Bellverona!

  • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

    Yo interprete el final como una conjetura de ella al “que hubiera pasado si el hubiera sido mas felxible”. Casi deja caer que ella podria haber sido mas feliz de lo que es ahora, pero no sabemos si Gosling lo habria sido. Despues de todo, Gosling es feliz ahora (mas o menos), igual que Emma.

    Basicamente, son vueltas en torno a la obsesion de Chazelle de que la vida profesional va antes que la personal.

    Una cosa que me he dado cuenta es que mucha gente anda diciendo que las dos peliculas de este hombre “acaban bien”. Comi si Whiplash nos dice que hay que luchar por nuestros suenyos y que La la land te da ganas de reír, cantar, bailar y creer en el amor (y que es una historia alegre y bonita). jus que la primera es una apologia del profesor acosador y La La Land es un caramelito envenenado nada alegre y nada pasteloso.

    • Rafa Almena

      Me rindo respecto a lo de la visión onírica final como compartida xD

      Respecto a lo de que acaban bien entendido como final feliz, uff… Aunque la historia pueda parecer bastante diferente, comparto contigo que la claridad del mensaje sigue ahí, y eso, por mucho color y canción que haya, no deja de ser atractivo como contrapunto.

      Saludos!

  • Loba

    He visto la película un par de veces. Me dedico a una profesión artística, trabajo para mí misma y debo decir que el momento de la audición me dejó doblada por la mitad. Muchas veces me pregunto a santo de qué tanto esfuerzo, y aquí con una frase, “esto es para los tontos que sueñan”, te derriten.

    Empecé a pasarlo mal, puesto que le había cogido muuuucho cariño a la pareja y es ahí, en el banco cuando Sebastian se da por vencido. En esa conversación se dicen el uno al otro: “eres el amor de mi vida pero mis sueños son más importantes”.
    Después vemos a ambos, con sus metas conseguidas pero con una felicidad capada. No son plenamente felices. Y cuando Sebastian ve a Mia, creo que simplemente es una conversación, como cada vez que han bailado y cantado durante toda la película. Era algo que existía sólo para ellos. En esa conversación que inicia Sebastian, vemos el what if. Y lo que Sebastian nos dice es que hubiera sido más feliz de lo que es ahora. Yo leo arrepentimiento en su mirada, en el tono de la canción. No melancolía, sólo un “me equivoqué” y un “lo sé” por parte de ella.
    Yo lo entiendo como algo más sencillo. Puedes vivir tus sueños o los de otro, y si resulta que amas a quien consigue sus sueños, no está tan mal. La ambición y la obsesión son muy solitarias. No sería tan trágico si haces ese camino sólo todo el rato, o con alguna incursión del romance, como en Whiplash, pero ¡ay!, cuando lo que se te cruza es el amor de tu vida… Creó que se arrepintió. Queda representado en la ensoñacion que a pesar de ceder su sueño en favor de seguir con ella, Sebastian es más feliz que en la realidad. Y el mensaje de Chazelle: las relaciones son más complicadas que perseguir un sueño cuando tienes una meta, la posibilidad de cumplirla y un carácter obsesivo.
    Saludos!