Momentos de Cine: ‘Fat City, Ciudad dorada’ – Un puñetazo tras otro

fat-city-jonr01

La escena inicial de Fat City, Ciudad dorada (John Huston, 1972) tiene dos partes bien diferenciadas: la primera, puro documental, nos muestra las calles y la gente de Stockton, California. Pobreza y perdedores, alcoholismo, gimnasios, música de fondo, melancolía… Y la segunda parte, ya con los títulos de crédito y ese maravilloso tema de Kris Kristofferson, Help me make it through the night (algo así como, si mi inglés no me falla, “ayúdame a sobrevivir a lo largo de la noche”), sigue mostrándonos lo mismo pero ya con lugares y un personaje concreto: Tully, uno de los mayores perdedores de la Historia del Cine.

Ya sólo en estos cinco minutos iniciales hemos recibido varios puñetazos en el estómago, y quizá también en la cara. Como el propio Tully, nos hemos convertido en boxeadores, en luchadores, en supervivientes que viajarán con él a lo largo de todo el metraje de esta gran obra maestra de John Huston. Quién sabe si, como Tully también, acabaremos nosotros perdiendo.

Desconozco la obra original en la que se basa esta grandísima película (lo siento, no puedo evitar seguir haciendo alusión a lo magnífica que es), escrita por Leonard Gardner, también autor del guion, pero lo que es la película está repleta de perdedores. No se salva nadie. Desde ese joven Jeff Bridges, cuyo personaje no sabe ni hacia dónde mirar y se acaba juntando con quien menos debía hacerlo, hasta la maravillosa Oma (Susan Tyrrell), pasando por un personaje excelente y cuyas apariciones en el film también son dignas de estar en esta sección de “momentos de Cine”: el ex boxeador Lucero (Sixto Rodríguez, también ex boxeador en la vida real). De hecho mi idea original era poner un momento protagonizado por este personaje, aquel en el que, tras su combate, se va alejando mientras las luces se van apagando por el pasillo… ¿Hay acaso mejor escena que esa para mostrar a un perdedor? No esperan ni a que se vaya, no es nadie que merezca que las luces estén encendidas por él… Adiós, perdedor.

Otro de los grandes momentos de la película es su final. Por si no habíamos recibido ya una buena paliza, nos queda el toque final, el K.O. definitivo. Unas reflexiones y unas frases (“quizá todos somos felices”), unas miradas y un Stacy Keach absolutamente impresionante nos dejarán tumbados en el suelo, incapaces de levantarnos. Esperando a que alguien nos ayude a superar la noche.

  • loula2

    Esta es una de esas películas que me da vergüenza reconocer que no he visto todavía!!
    Con Huston dirigiendo, y un argumento de lo más atractivo, no tengo perdón, lo se….

    • Kaabee

      Si yo empezara a enumerar las pelis míticas que aún no he visto… Me llevaría toda la mañana!

      Así que eso es lo de menos. Lo bueno es que haya podido entrarte el gusanillo de verla, aunque servidor cree que es de esas pelis que no se pueden ver en cualquier momento. A ser posible, a evitar cuando uno cree que todo le sale mal.

      Pero la peli es una pasada, a mí me encanta (por si no había quedado claro, jajaja)

      Saludines sabatinos loula!

      • loula2

        Oka!! Tendré en cuenta tu recomendación!! 😉

        Que pases un finde magnífico, Kabe!!

      • Kaabee

        igualmente killa! dales caña a esos sanmarciales !

      • loula2

        Allá voy esta noche!! 😉

  • Rafa Almena

    De tan dura y demoledora que era que ni la disfruté ni me gustó. Jeff Bridges ya mostraba maneras desde joven

    • Kaabee

      Qué pena que no te guste. Supongo que teniendo esa sensación, es difícil que te apetezca verla de nuevo.

      Huston es uno de mis ídolos, de mis directores favoritos.

      Lo de Bridges lo dices para bien, ¿verdad?