Muertes Cinéfagas antológicas: ‘Tiburón’, de Steven Spielberg

Muertes cinéfagas 1

Hoy os confesaré una de las cosas o en este caso “peces” que más miedo me producen en esta jodida vida;y son los tiburones, o sea que si estoy en la playa y queréis hacerme una “bromita” que posiblemente acabe en infarto de miocardio tan sólo tenéis que gritar la palabra Tiburón, y acto seguido mis apreciados “cojoncetes” subirán hasta mi automáticamente seca garganta a una velocidad vertiginosa haciendo las funciones de corbata y en mi rostro se podrán leer–con nítida y transparente claridad– el pavor y la estupidez por partes iguales,  y con la cara de imbécil de rigor que se te pone en estas ocasiones empezaré a chapotear como ese pobre patoso gato que desgraciadamente para él acaba en el agua, e irremediablemente mi bañador sufrirá las sonrojantes y viscosas consecuencias de la “graciosa” broma y cambiará de color tornándose extrañamente de un tono marrón terroso, desagradable escena donde las haya, no os la recomiendo para nada.

Este efecto que produce en mi tal palabra tiene dos claros “culpables”, el primero es sin duda alguna Steven Spielberg al crear una de las películas que (sin ser una obra de terror como muchos erróneamente clasifican a este filme) más temor ha infundido en los corazones de millones de bañistas que al igual que yo se mean patas abajo cuando oyen la “jodida” palabrita. Los siguientes culpables directos de que yo me aterrorice cosa mala cada vez que voy a la playa (y aunque vivo en la costa mediterránea pocas veces voy, todo sea dicho ) imaginándome devorado por un escualo gigantesco, son mis padres, que tuvieron la brillante idea de llevar a su retoño de 4 años(en una reposición, no soy tan viejo) al cine a ver ‘Tiburón’, un hecho que me ha dejado secuelas imborrables y odiosas, pero por lo visto la mar de graciosas y divertidas para la gente que tiene la suerte de pasar un día de playa conmigo y es consciente de este dato que me acojona,pero ya me voy acostumbrando, tan sólo me quedan dos sesiones de terapia y ya podré bañarme en la piscina de los niños sin enfundarme la malla de hierro cual Caballero Templario.

Cinéfagos Vilás Muertes

Seguramente parte de culpa de este miedo o fobia que comparto con millones de personas se deba a la calidad que atesora la película de Spielberg. Se han hecho tropecientas obras(casi todas bodrios infumables) con la misma temática pero ninguna de ellas ha conseguido llegar ni mucho menos a la altura de la citada ‘Tiburón’ (1975). La muerte que inicia el insigne filme de Spielberg (de la que tenemos una foto en la parte superior de estas líneas) es una de las que más me han acojonado en una sala de cine y eso que no aparece en ningún momento el escualo(ahí están dos de sus puntos fuertes, la incertidumbre y la tantas veces traicionera imaginación), hecho que le da aun más mérito,si cabe, a la realización de esta brillante escena que logra con creces el propósito pretendido por el director que no es otro que acojonar al personal apoyándose en miedos tan primigenios como los que produce: el agua, la noche, la oscuridad, lo desconocido y por supuesto el “cague” de no tener los pies en el suelo y no ver lo que hay debajo de ti, parece una tontería pero todos sabemos que no lo es y Spielberg juega de forma magistral con estos ingredientes tan –aparentemente- simplones.

Cinéfagos Muertes Vilás

Es realmente impresionante lo que consigue hacer este Maestro del CINE tan sólo mostrándonos una tétrica imagen submarina(subjetiva)que suponemos desde los ojos del temible depredador y en la que vemos la silueta de la inocente e incauta chica flotando plácidamente en la superficie del azul e inmenso océano Atlántico en una cálida y trágica noche de verano. Esta talentosa escena es de una astucia, sencillez y efectividad al alcance de muy pocos y posiblemente sea una de las imágenes más terroríficas de la historia del cine,una escena claramente hitchcockniana influencianda por la maravillosa ‘Psicosis’ (1960), obra con la que el talentoso filme de Spielberg guarda ciertos paralelismos (erotismo,suspense pausado pero creciente, chica desnuda, agua, música sincopada aguda y punzante, depredador al acecho, ataque rápido violento y brutal y sangre a borbotones que tiñe el agua de rojo).

Captura

La banda sonora de este filme es de una sencillez insultante ¿Quién no la ha tarareado alguna vez? Pues fijaos bien en que son dos simples notas que van in Crescendo, acelerándose a medida que el ataque del tiburón está más cercano a la victima;algo que combinado con las secuencias subjetivas de la cámara, de las que Spielberg admite sin pudor sus influencias, consiguen crear una sensación de tensión verdaderamente asfixiante, una jodida genialidad.

Si sumamos la “simple” escena submarina vista desde los ojos del tiburón blanco(Carcharodon carcharias) con la banda sonora de dos “tristes” notas ¿Qué obtenemos de tal operación? Pues el resultado final no es otro que una escena antológica que sin duda alguna ha pasado a la historia del cine y que ha traumatizado a millones de personas, entre las uqe me incluyo. Otra prueba incontestable del talento desbordante del director de la sosa ‘E.T’, y un claro ejemplo de que no hace falta liarse mucho para conseguir buenos resultados.

jaws-quint1

Esta película de aventuras (Porque realmente eso es, ni más ni menos) sin duda alguna tiene todo lo que hay que tener para ser una obra maestra y estaría horas hablando maravillas de ella pero el tema que nos acontece no es el análisis del filme sino el haceros participes de dos de las muertes que más me han impactado en una sala de cine, una ya os la he relatado, ahora es el turno de la muerte del rudo marinero Quint (en la foto superior ) interpretado por el magnífico actor británico Robert Shaw. Esta muerte es mucho más vistosa, cruda y sangrienta que la anterior pero en mi opinión bastante menos terrorífica porque a diferencia de la otra escena anteriormente narrada, ésta no deja nada a la imaginación y muchas veces aterroriza más lo que se intuye que lo que se ve, ya que nuestra mente recrea automáticamente por sí sola un miedo fabricado al gusto, que posiblemente sea mucho más espeluznante que la amenaza real y palpable, ya que nuestra imaginación se ayuda de nuestros temores más ocultos para dar forma a una amenaza “personalizada” y “tuneada” al gusto de cada uno.

Cinéfagos Muertes Vilás.3png

Quint, en principio, parece un tío de lo más despreciable pero a medida que va avanzando el filme y vamos conociendo más al personaje se le va cogiendo cariño y más aún después de la noche de borrachera con el “Jefe Brody” (Roy Scheider) y el ictiólogo Hooper (Richard Dreyfuss),en la cual Quint explica(una historia verídica. La realidad siempre supera a la ficción) a sus compañeros de “pesca” que en la Segunda Guerra Mundial formó parte del malogrado buque de la flota norteamericana de nombre USS Indianapolis( del que tenéis una foto en la parte superior de estas líneas ), barco que transportó desde América la bomba atómica que fue lanzada sobre Hiroshima y que fue el penúltimo buque estadounidense en ser hundido. La mayoría de su tripulación superviviente al naufragio fue devorada por los tiburones, sobreviviendo tan sólo 317 soldados de los 1.196 tripulantes que llevaba el barco.Espeluznante pero cierto. El relato de Quint es completamente real. Y eso es lo que más acojona.

Después de explicar con pelos y señales semejante relato, en en cual Quint iba narrando con detalles cómo después de hundirse el barco todos los soldados supervivientes se agruparon para evitar el ataque de los tiburones, que solían atacar a individuos aislados. Y relatándonos como iba viendo como morían uno por uno devorados muchos de sus compañeros, empezamos a comprender a qué se debe la”locura” y odio hacia los tiburones que muestra este hombre durante todo el filme; lo que da más miedo sin duda alguna es la historia que nos explica tan teatral y elocuentemente el cazador de tiburones, que es tan real como la vida misma, sucedió tal cómo lo cuenta.Breves instantes después de la brillante explicación a la que nos somete Quint, vemos aterrados como el marinero muere de una forma terrible “abrazado” por las temibles fauces del grandioso y frío escualo, el cual le mastica como si de un chicle se tratara, lentamente y sin piedad alguna. Y nosotros,los pobres espectadores, tan sólo podemos quedarnos embobados,petrificados y aterrorizados al descubrir ojipláticos que el destino que,con tanta fortuna y maña, había eludido Quint en el naufragio del Indianapolis le había perseguido de una forma sagaz  hasta este dramático e ineludible momento en el que el tiburón devora lenta pero incansablemente al implacable e histriónico cazador de de tiburones. Una genialidad más del maestro Spielberg.

  • loula2

    Comparto ese miedo inevitable a que aparezca un torpedo con dientes de sierra desde las profundidades!! Y de hecho en la playa soy incapaz de ir más allá de la orilla hasta donde no hago pié….
    Así que la peli de aventuras que es Tiburón, para mí también se convirtió en una de terror inolvidable!!
    Por cierto, parece ser que el rodaje también fue bastante complicado, con dos equipos: uno en los USA con el tiburón mecánico Bruce, y otro en la costa sudafricana tratando de rodar imágenes reales de enormes tiburones blancos. Y como no encontraron escualos suficientemente grandes, contrataron a un actor enano y construyeron una jaula pequeña para dar sensación de que el bicho era mayor. Pero justo antes de que entrara el actor en la jaula, apareció un tiburón de tamaño reglamentario que rompió los barrotes y se coló dentro, y esas son las imágenes que se utilizaron en el montaje definitivo!!
    Y la verdad es que mi escena favorita sigue siendo la de la conversación nocturna en el barco, con el relato sobre el hundimiento del USS Indianapolis. La tensión que se crea, sabiendo que el morlaco submarino está rondando alrededor es impresionante, y los tres actores la reflejan perfectamente en sus caras….
    La peli me gustó tanto, que con el tiempo terminé leyendo la novela en la que se basó, que es bastante más floja que la película.

    • Jordi Vilàs

      Precisamente el otro día vi un documental sobre el rodaje de ‘Jaws y de todos los problemas que tuvieron. En realidad el tiburón tenía que salir mucho más en la película pero el ·”engendro mecánico” se “escacharró” y al final eso resulto ser una bendición, Spielberg tuvo que ingeniarselas para crear esa tensión que se palpa en toda la peli sin que se vea demasiado el escualo. Y él mismo reconoció que se inspiró en Hitchcock. Creo que todos salimos ganando. Por cierto, yo también lei la novela(hace la tira) y me gustó. Ahora recuerdo que hay un telefilme llamado ‘La playa del terror'(12 days of terror) que cuenta la historia real en la que se basó el relato de
      Peter Benchley. La peli es floja(muy floja) pero a mí estas movidas me interesan bastante, además narra de forma bastante fiel los terribles hechos acontecidos en 1916, en los que se basó Benchley para escribir su novela. La verdad es que la historia acojona bastante, al menos a mí xD

      Saludos Loula.

      • loula2

        Si, conozco el telefilme. En realidad, tengo debilidad por toda imagen, película, texto que trate sobre tiburones, ballenas o calamares gigantes!! XD
        De cría me encantaba Julio Verne, y 20000 Leguas de viaje submarino y el capitán Nemo me dejaron para siempre con ese hechizo sobre los misterios de las profundidades abisales. Hasta el punto de que en realidad iba para bióloga marina pero no pudo ser….

        Feliz domingo, Reverendo!!
        Un abrazo de orca asesina ;P

      • Guillermo Hormigo López

        Otra anecdotilla que se cuenta es que el tiburón lo escacharraron Spielberg y Lucas, que visitó el rodaje, al ponerse a “jugar” con él.

        De hecho creo que hay incluso un corto por ahí que recrea esta situación.

      • Jordi Vilàs

        Hostia, voy a ver si encuentro el corto que dices, me interesa mucho.

        Saludos Guillermo, y gracias por la info.

    • Kaabee

      a mí me gustó bastante la novela de Benchley, salvo su final que me decepcionó mucho, ni comparación con ese “sonríe, hijo de pu!” de la película…

      • Jordi Vilàs

        La novela poco o nada tiene que ver con la peli de Spielberg, pero es entretenida y acojona bastante.

      • loula2

        …y también trata más en profundidad los personajes del poli Brody y señora, entre otras cosas…

  • Jordi Vilàs

    Por cierto, no es que me avergüence de nada(o sí xD) pero este post es reciclado, lo escribí hace 6 años.

  • vegaalc

    Hace la tira de años, una mañana me metí en un pantano que conozco, estaba sólo, cuando llevaba un rato nadando hacia dentro tuve que darme la vuelta y volverme porque me entró la neura que me atacaba algo ¡ejem! en un jodío pantano.
    Gracias puto Spielberg

  • Bellverona

    Lo que más me fascina de Tiburón es que siempre se acaba programando a las puertas de las vacaciones. Hay por ahí unos cuantos programadores cabrones que piensan que qué mejor que empezar la época estival traumatizándonos para que nos acordemos de ellos todos los días de playa.
    Tiburón es una de mis películas favoritas y aunque gracias a ella ya no puedo mirar el mar ni a estos bichos adorables de la misma manera, es de esas películas que no envejecen y que disfrutas igual todas las veces que la ves. Es una película típica de aventuras y creo que por eso funciona tan bien, porque el terror es puntual y siempre se aprovecha de nuestros temores primarios, pero lo que funciona de verdad es la “caza”, el enfrentamiento del hombre y el animal.
    Me gusta mucho el personaje de Quint, en realidad el trío de protagonistas funciona muy bien, son personajes creíbles y carismáticos, pero Quint se marca el mejor diálogo del cine, o uno de los mejores, te deja sin palabras y horrorizado. Pero Brody también me gusta, y creo que me siento identificada con él, vivo en una jodida isla y el mar me aterra, no es mi elemento desde luego y al mismo tiempo es lo que me recarga las pilas, el mar es hipnótico y para todo isleño es algo de lo que aunque quiera no puede escapar.
    No sé porque otras películas de tiburones no resultan igual de buenas que esta, pero creo que se debe a que no actúan como tiburones de verdad y eso le quita realismo, aunque la excepción sería Deep blue sea . Y ya el colmo de los colmos son esas pelis de tiburones que caen del cielo y demás pamplinas.

    • Jordi Vilàs

      ‘Deep blue sea’ es muy pero que muy entretenida. Mola. Por cierto, el personaje del Jefe Brody siempre me ha encantado, de hecho es el mejor de la película, es imposible no cogerle cariño.

      Saludos Bellverona!!