Preestrenos: ‘The babadook’ – “Don’t let it in”

Curioso. Mi compañero Jordi quedó decepcionado hace poco con una película tan tópica como lo es ‘Annabelle’. A mi, particularmente, me da bastante rabia que algo tan mediocre y con tanto “marketing” detrás llegue a mayor número de gente que, por ejemplo, la que voy a tratar yo en este texto. ‘The babadook’ es una de las sorpresas más agradables de este año en cuanto al género de terror, y la gran cantidad de galardones que ha recibido así lo atestiguan. Viendo el magnífico tráiler (también reconocido con premios) cuesta discernir la razón por la nula distribuición que hará que no disfrutéis de esta magnífica película en España (por ahora, sin fecho de estreno).

‘The babadook’ nos cuenta la historia de Amelia, una madre soltera que sigue luchando con la catástrofe que supuso para ella la pérdida de su marido, mientras lidia con un hijo que está convencido que un monstruo, sacado de un cuento infantil, le acecha por las noches. De no ser por el dato del marido, estaríamos de nuevo ante algo que ya hemos visto con anterioridad, un monstruo que viene a por un niño. Más simple, imposible. A pesar de la aparente sencillez de la trama (y que yo os confirmo que tampoco va mucho más allá), ‘The babadook’ viene a ser un ejercicio de estilo en el que Jennifer Kent, que debuta con esta película tanto en guión como dirigiendo) maneja el aspecto visual de manera envidiable y transforma una, a priori, pesadilla infantil en una obra capaz de provocarle escalofríos al adulto más valiente.

Comentando esta película con otros compañeros, había algunos que no consideraban que cumpliera sus objetivos, por el mero hecho de que no “da sustos”. Me explico. Por lo visto, la gente califica las películas de este género por los saltos que pega en el asiento. Pero yo lo considero un error garrafal. Juzgar a las películas de terror por los sustos que da exclusivamente, es como juzgar a las comedias solamente por las veces que te entran ganas de tirarte al suelo de la risa. Creo que la calidad de una películas, ya sea cómica o de terror, aunque una de las reacciones que provoque en el público sea la carcajada o el susto, se mide por otras cosas.

‘The babadook’ por ejemplo, te deja angustiado. Con “mal cuerpo”, como se suele decir. Es un relato perturbador que te deja con una sensación extraña y poco agradable cuando sales del cine. No usa técnicas facilonas para asustar al espectador. A base de “malrollismo” (un término que he tenido a buenas inventarme en este momento) ahonda en la base de lo que es el miedo y recuerda inmediatamente a aquella sensación que nos hacía mirar por debajo de la cama cuando eramos pequeños y nos hacía mirar de reojo a aquella esquina oscura de nuestra habitación por miedo a lo que nos fueramos a encontrar.

room

Es una película muy detallista, muy bien planificada y bien ejecutada por parte de la debutante Kent. Dos de las bazas principales sobre las que se sustenta el éxito de esta película son sus dos principales protagonistas. Essie Davis es una actriz australiana ya curtida en esto de la interpretación, y junto al debutante Noah Wiseman nos brindan un dueto emocionante. El arrojo por parte de ambos para dotar a sus personajes de credibilidad, incluso en el caso del pequeño, aporta a la historia la humanidad que requerría.

En términos argumentales, algunos no estarán contentos con lo que ‘The babadook’ acaba de contar. Yo, en este caso, pongo la mano en el fuego por la directora australiana, y creo que nos cuenta mucho más de lo que parece, siempre y cuando sepamos leer entre líneas. ‘The babadook’, como ya he dicho antes, busca la esencia de aquello que nos hace pasar miedo y lo utiliza a su favor, dando lugar a múltiples lecturas de lo que aparece en pantalla. O por lo menos, a mi me gusta pensar así. Todos sabemos que los monstruos no existen, pero todos tenemos fantasmas que nos acechan, amenazando con llevarse aquello que queremos o que hemos aprendido a amar. Esos fantasmas alejan nuestra atención y perspectiva sobre las cosas realmente importante de la vida. Hay quienes son conscientes de la presencia de estos fantasmas. Otros no. ‘The babadook’ nos enseña, en cierta manera, a lidiar con este tipo de seres, algo que todos hemos tenido que hacer o que tendremos que hacer tarde o temprano.

En definitiva, una película de terror muy recomendable, de las que hace que se mantenga todavía la esperanza en este género.

Como sé que, de momento, os tenéis que fastidiar sin poder verla. Aquí abajo os dejo el tráiler, para que os quejéis un poco a las compañias distribuidoras.

  • kabe

    Estoy deseando verla… Por las cosas que leí de ella tras Sitges y ahora tu reseña… Ganazas! Pensaba que entraría en la programación de la Semana de Terror de Donosti, pero no ha habido suerte 🙁

    Por cierto, leí que se distribuirá en España en enero. Intentaré aguantar hasta entonces a ver si hay suerte y puedo verla en cine.

  • http://gravatar.com/harrypowell Jordi Vilàs

    Muchas ganas de verla, leñe. Y más después de leerte.

  • http://gravatar.com/soygonzalo gunzalobill

    Tiene buena pinta. Me suena de haber visto algo sobre ella hace ya bastante tiempo. Aquí saldrá en DVD directamente, con suerte.

  • Rafa Almena

    Es una pena que un peliculón como este no cuenta con la distribución y difusión como debería. La directora se sirve muy hábilmente del típico monstruo para hablarnos de miedos y traumas que, esos sí, dan bastante terror, y eleva la metáfora a la categoría de obra maestra.

    Por otro lado es cierto que no da muchos sustos (aunque caen unos cuantos), pero la tensión que tiene todo el metraje no te deja relajarte hasta que aparecen los títulos de crédito.

    Es una experiencia bastante satisfactoria, y de paso crea otro monstruo cinematográfico que da más miedo que Freddy y Jason juntos.

    “His name is Mister Babadook and this is his book”

  • avegacon

    Curiosamente la vi ayer, en versión original claro (por eso me he permitido el lujo de leer tu artículo jeje) y estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas, no tira del recurso fácil del efecto de sonido para hacernos saltar, no hace saltar, pero acojona tanto o más, juega con los miedos de cada uno, y eso es un acierto en mi opinión también. Mientras la veía la tensión que peor llevaba era la angustiosa sensación de que podía pasar cualquier cosa…no cuento más, no se debe.

    “Babadook” “Bad a Book”