It – Progresa adecuadamente

 

Han pasado 27 años desde que se estrenara aquella mini-serie que protagonizó Tim Curry, resultando ser la primera adaptación del “tochaco” de 1500 páginas que Stephen King le dedicó al payaso cambiaformas. (27 años, por cierto, es lo que dura el periodo de hibernación de “It” entre que come y le entra hambre, una ¿casualidad? maravillosa). Si os digo la verdad, todavía no sé muy bien que pensar de aquella serie. Yo no tengo un grato recuerdo de ella, básicamente me acuerdo de reír sin parar cada vez que aparecía un globo y la gente se asustaba. Pero viendo el revuelo que ha montado esta nueva adaptación, tengo que pensar que el legado de esos 180 minutos es más relevante de lo que yo creía. Y supongo que la actuación de Tim Curry es la gran culpable de todo. 

Siendo un fanático de Stephen King como me considero, tenía sentimientos encontrados cuando se anunció esta película. Por un lado, le tengo un cariño enorme al libro y, consciente de que el lenguaje cinematográfico no funciona igual que el literario, sabía que no vería algo fiel cien por cien en pantalla, lo cuál me fastidiaba “un poquito”. Sin embargo, cuando salió el primer trailer (que ostenta el récord de visitas, según tengo entendido) me entusiasmé ante lo que vi. El aspecto visual me parecía espectacular, el payaso Pennywise me parecía terrorífico, y en general me quedé bastante tranquilo. Ahora solo tenía que esperar a que la sensación que transmitiera esta película de Andy Muschietti fuera parecida a lo que sentí leyendo el libro. Para mí eso era lo más importante. Y una vez vista la primera parte de lo que será una duología, lo cierto es que salí con sentimientos encontrados, de nuevo. 

Stephen King siempre se ha caracterizado por otorgar a sus personajes de profundidad tomándose todo el tiempo del mundo en crear una historia para cada uno de ellos. Es su marca de la casa. Da igual que nos presente a un limpiador (llamado Andy y que muere a las dos páginas de ser presentado), nosotros sabremos la traumática historia de como su tío, normalmente alcohólico, abusaba de su madre y él pudo alejarse de este ambiente jugando a fútbol americano, para que después su tío, mientras Andy defendía a su madre, le partía el brazo en veintisiete sitios distintos, condenándole a una vida de limpiar retretes y lejos de la NFL. El maestro es así.

Siendo ‘It’ una historia sobre el paso de ser niño a adulto (eso daría para otro artículo más adelante), centrado en seis amigos en un pueblo de Derry, es normal que la extensión de la novela se extendiera tanto (cada historia separada bien podía ocupar una novela de 200 o 300 páginas). En ella se nos presenta a un monstruo ancestral “cambiaformas” que utiliza los miedos más profundos de cada uno para asustarlos y alimentarse de ellos, (en teoría, esto lo hace porque prefiere el gusto de la carne de niños con miedo). Sin meternos demasiado en el origen de este monstruo (mencionar que llegó a la Tierra hace millones de años y que despertó hace unos 200, y que su enemigo es una Tortuga también ancestral),  King se inventó el “ser” perfecto para desarrollar su imaginación. Lo maravilloso que tiene King, aparte de su inventiva, es una capacidad increíble para asustar con cualquier cosa. No me refiero al típico susto de película cuando todo está en silencio y de repente sale un monstruo que te saca del asiento (y siendo literatura, en verdad, difícilmente podría ser algo así). Me refiero a un tipo de miedo que crece en tu estómago y que se extiende a tus extremidades.

Siempre recordaré un relato que se llama “El coco”, incluido en su recopilatorio “El umbral de la noche”, y que todavía me provoca pesadillas. El caso es que, King, como ninguno, sabe crear ambiente y situaciones en los que un pomo que se mueve o un cambio de expresión en la mirada de alguien (cosas mundanas y con las que nos podemos encontrar todos los días) hace que sientas ese hormigueo y esa inquietud que tanto disfrutamos algunos. Mi mayor afán era que esta nueva ‘It’ fuera así, y que no cayera en el susto fácil para atraer a la gente. Mi gozo en un pozo, la versión de ‘It’ de Andy Muschietti utiliza este recurso demasiado para mantener en tensión a la gente. ¿Quiere decir esto que estamos ante una mala película? No necesariamente.

He de confesar que no soy fan de Muschietti. No me gusta mucho su película anterior: ‘Mamá’, siendo precisamente uno de sus problemas (en mi opinión, claro está) que recae demasiado en un estilo de terror con el que no caso mucho. El problema del “silencio y golpe de violín”, como tendré a buenas llamar a este recurso, es que cansa pronto, y hay películas como la mencionada ‘Mamá’ o ‘Annabelle’ que se basan exclusivamente en esto para dar miedo.

Este es el problema que tiene ‘It’. El miedo tiene que venir de dentro y no ser engañado con un susto “facilón”. Sin embargo, todo lo demás funciona tan bien que considero que ‘It’ es una buena película, y sabe rendirle homenaje a la novela de King en todos los demás aspectos. Y si os digo la verdad, hay escenas que encajan la mar de bien y que saben provocar esa inquietud, como la escena de las diapositivas, o cuando Bill pasa las páginas del libro, amén de la escena tipo “ascensor de El Resplandor” que sufre la niña. Aunque el CGI está más presente que los efectos especiales prácticos, el “look” de la obra es muy atractivo. El guión condensa muy bien una historia tan extensa, y el club de los perdedores es, sencillamente, encantador. Gran trabajo de los jóvenes actores que encarnan a los traumatizados pero determinados niños que hacen frente al payaso diabólico.

Bill Skarsgard está genial como monstruo de la función. Ese juego de voces, entre infantil y gutural y ese aire a payaso clásico de su atuendo provocará las pesadillas de toda una generación, tal y como hiciera Tim Curry con su versión de 1990. La gente detrás de ‘It’ tiene un gran gusto a la hora de montar las ‘set-pieces’, un monstruo memorable y un reparto que lo da todo. Mención especial al uso del humor (una de mis debilidades) que no te saca en ningún momento de la película y que yo quiero relacionar con la mente infantil, donde incluso en tu peor pesadilla se pueden dar lugar situaciones donde sacar la carcajada.

Como digo, mi miedo inicial de que el terror viniera de “fuera” y no “de dentro”  se cumplió, viendo como se recurría a esto las más de las veces y haciendo que quedara un poco decepcionado con el resultado. Pero todo lo demás rezuma tanto amor por la obra original de King, está tan bien interpretado y luce tan genial, que reconozco que disfruté muchísimo con esta película y, tras unos días, ha asentado bien en mi cabeza. Si tengo que ponerle nota, diré que Muschietti en esta obra “progresa adecuadamente”.

A pesar de que el proyecto, desde un principio, estaba dividido en dos, tan sólo se rodó la primera parte, a la espera de que funcionara en taquilla y el público quedara contento para poder embarcarse en una segunda parte sin miedo a perder dinero. ‘It’ ha funcionado genial en taquilla y ha encantado a la gente, por lo que una segunda parte ya se ha confirmado.

Y yo que me alegro, para que nos vamos a engañar.

  • Bellverona

    Por diversas razones la semana pasada la vi dos veces en el cine y además luego, sino no me había quedado con ganas de más, me vi la miniserie de los 90; y la verdad, la serie de los 90 ha perdido mucho con el tiempo, aunque hay que tener en cuenta que era una producción para televisión. Aún así lo que no ha perdido es la caracterización de Pennywise de Tim Curry, aunque Tim es ya de por si es un tipo con una cara muy inquietante. El nuevo no lo hace nada mal, esta versión del payaso es perturbadora a un nivel teatral, pero desde luego dar miedo lo da. Me gustó mucho aunque creo que el uso de efectos espaciales se nota un poco chapucero en algunas escenas.
    La película me ha gustado, cuando vuelves a verla sin el factor sorpresa pierde un poco, pero la puesta en escena, la ambientación y los personajes están muy bien, realmente te sientes conectado con ese grupo.
    Ahora sólo me queda animarme con la novela y sus 1500 páginas XD

    • MIGUEL

      “La película me ha gustado, cuando vuelves a verla sin el factor sorpresa pierde un poco, pero la puesta en escena, la ambientación y los personajes están muy bien, realmente te sientes conectado con ese grupo. ”

      Pues coincido en que pierde sorpresa. Yo también la vi 2 veces. Por cierto si te lees el libro, que te lo recomiendo antes de que venga la secuela. Se te enriquecerá su próximo visionado, sobre todo la parte final, en el enfrentamiento. Y porque Pennywise abstrae de esa forma a Beverly, y donde se encuentra la niña en ese momento.

      • Jordi Vilàs

        “….Y porque Pennywise abstrae de esa forma a Beverly…” ¿Abstrae? ¿En serio? xD