Historia vs. Ficción – ‘Las hermanas Bolena’

Mini-Especial Historia vs Ficción Las hermanas Bolena - Miguel García Boyano

Las hermanas Bolena” (Justin Chadwick, 2008) dista bastante de ser, desde mi punto de vista, un filme extraordinario. Sin embargo, existen motivos para que incluyamos esta obra en nuestro recién estrenado especial “Historia vs. Ficción”. Su popularidad es uno de ellos. Pero es sin duda su envidiable –y totalmente desaprovechado– reparto el principal: Natalie Portman, Scarlett Johansson, Kristin Scott Thomas, Benedict Cumberbatch, Eddie Redmayne, Andrew Garfield, Juno Temple, Eric Bana, Jim Sturgess, Ana Torrent… En el post de esta semana desvelaremos si, a pesar de no garantizar un apasionante espectáculo cinematográfico al espectador, al menos le proporciona una valiosa lección de historia.

Como viene siendo habitual, invito al lector a que acompañe su lectura con el canto; en este caso, el de Meredith Brooks, que bien podría haberse inspirado en Ana Bolena, protagonista de la película que nos ocupa, para componer su canción más conocida.

María Bolena (Scarlett Johansson), la hermana mayor de Ana (Natalie Portman) –y subrayo mayor–, se casó en 1520 con William Carey (Benedict Cumberbatch), lo que no impidió que en los primeros años de su matrimonio fuera una de las amantes del rey Enrique VIII (Eric Bana). En la película que nos ocupa, la llegada de las hermanas Bolena a la corte se produce conjuntamente, motivada por el encaprichamiento del rey con María. Entran entonces a formar parte de las damas de honor de la Reina. Si bien es cierto que tanto la una como la otra fueron damas de honor de Catalina de Aragón (Ana Torrent), su llegada a la corte no fue ni mucho menos simultánea. La de Ana tuvo lugar tras su vuelta a Inglaterra en 1522; la de María, tres años antes.

Mini-Especial Historia vs Ficción Las hermanas Bolena - Miguel García Boyano-2

Además, para cuando Enrique VIII pudo empezar a fijarse en Ana Bolena –en 1522, año en que debutara como cortesana, aunque en realidad fue en torno al año 1525–, su romance con María (1521-¿1525?), si no terminado, estaba más que iniciado y, por ende, la presencia de la pequeña de las Bolena en la primera parte de la cinta no se corresponde con la realidad.

La película apunta a un romance entre Ana y Henry Percy (Oliver Coleman) que incluso culmina con una boda en secreto. Sin embargo, el joven se encuentra prometido con Mary Talbot, siendo este el motivo que obliga a la familia de la futura Reina a correr un tupido velo sobre el asunto y enviarla a la corte de la Reina de Francia. Aunque nada apunta a que esta boda llegara a tener lugar, en tanto en cuanto es secreta, podríamos aceptarla como plausible. Efectivamente, la relación sentimental que Ana y Henry Percy mantuvieron encontró en los intereses nobiliarios de los condes de Northumberland su principal obstáculo, dada la conveniencia de la unión de Henry con Mary Talbot, con quien llevaba mucho tiempo prometido. No obstante, la presencia de Ana en la corte francesa había tenido lugar previamente, entre 1514 y 1522; fue en Kent donde se refugió cuando creyó (o creyeron por ella) conveniente alejarse de la corte y de Kent de donde procedía cuando volvió a la corte de Enrique VIII y se erigió en la más deseada fémina del monarca.

La ambición oculta bajo la relación de María Bolena con Enrique VIII provenía probablemente, como apunta la película, más de los que le rodeaban –incluyéndose entre ellos su padre e incluso su marido– que de ella misma. Como también veíamos reflejado en “Ana de los mil días”, pocas satisfacciones materiales logró la joven entregando su cuerpo y parte de su alma a los deseos del monarca. Ana aprendería de los errores de su hermana, siendo más astuta a la hora de pedir retribuciones por sus servicios.

Mini-Especial Historia vs Ficción Las hermanas Bolena - Miguel García Boyano-3

María Bolena tuvo dos hijos durante su matrimonio con William Carey, fallecido en 1528. Primero tuvo una hija, Catalina –cuya hija, Lettice Knollys, se casaría con Lord Robert Dudley, el protagonista masculino de “Elizabeth” (Shekhar Kapur, 1998), película que desgranaremos próximamente en esta sección–, en 1524, y dos años después dio a luz a un varón, Enrique. Históricamente se ha especulado con la posibilidad de que su verdadero progenitor fuera Enrique VIII, especialmente en el segundo caso. La película omite ese primer nacimiento y expresa el entusiasmo del rey con el segundo. Sin embargo, nunca lo llegó a reconocer como suyo y es por tanto poco probable que la llegada al mundo del pequeño Enrique le brindara tal alegría.

Cuando María Bolena se quedó viuda, Enrique VIII, en plena conquista amorosa, garantizó a su hermana Ana que cuidaría de ella y de su hijo, tal y como se refleja en un instante de la cinta. Ahora bien, en 1534, con Ana ya subida en el trono de Inglaterra, María se casó en secreto con William Stafford (Eddie Redmayne). La baja posición social de este último hace pensar que esta unión no tuvo intereses más allá del amor que tanto sentían el uno por el otro. No en vano, cuando la mayor de las Bolena se quedó embarazada –tendrían dos hijos en común– y el asunto salió a la luz, sufrió el rechazo de Ana y del resto de su familia, lo que supuso a la pareja su expulsión de la corte. Según el filme, esta relación se desarrolla una vez la segunda esposa de Enrique VIII ha sido ejecutada, lo cual no se ajusta a los hechos históricos; tampoco lo hace la expulsión de William Carey –primer esposo de María– de la corte por decisión del rey, de hecho, aparentemente mantenían una buena relación sustentada en unos gustos compartidos.

A pesar de los ruegos de su ex-amante, Enrique VIII no mostró compasión alguna. De ese profundo respeto que le guarda en la película, ni rastro. Su hermana, en cambio, se apiadó parcialmente de ella y ayudó económicamente a la pareja, aunque no fueron readmitidos en la corte. De hecho, lo más probable es que, tras su expulsión, las hermanas nunca volvieran a verse las caras. Poco más se sabe de la vida que llevaron María Bolena y Stafford en los años que siguieron a la muerte de su hermana Ana en 1536.

Mini-Especial Historia vs Ficción Las hermanas Bolena - Miguel García Boyano-4

No creo conveniente repetir la misma información acerca de la vida de Ana Bolena dada en el post previo de este especial, por lo que a continuación centraré mis notas en aquellos aspectos que difieren de la mostrada en “Ana de los mil días”, bien porque transforman la realidad de aquella en ficción, o bien porque expresan aún más verazmente los hechos acontecidos.

En una de las escenas menos inteligentes de esta obra, Enrique VIII, enfadado por los límites político-religiosos a los que Ana Bolena le está llevando, termina por violarla; además de incongruente con la historia, parece un total contrasentido en el tipo de relación que mantenían. Sin haber terminado de asimilar esta brutal acción, el espectador acude a su boda privada y a la coronación de la nueva reina. Esta primera tuvo lugar en enero de 1533, mientras que la coronación no lo haría hasta mayo de ese mismo año. El montaje no juega con la transición entre uno y otro acontecimientos, dándonos a entender la simultaneidad de los hechos. Un veloz fundido en negro hubiera sido, en mi opinión, más apropiado.

Como también ocurriera en “Ana de los mil días”, uno de los tres embarazos de Ana Bolena queda omitido en la ficción. El intento de su hermano Jorge (Jim Sturgess) de ocultar los restos abortivos del último de ellos es fruto de la imaginación de los autores. Ambos dos fueron encontrados culpables de unos inexistentes cargos de adulterio, incesto y alta traición; otros cuatro hombres fueron igualmente condenados por haber mantenido relaciones sexuales con Ana Bolena, sin embargo, su existencia pasa totalmente desapercibida en esta película. La caída de la Reina tuvo en su tío, el duque de Norfolk (David Morrisey), quien presidió su juicio, a uno de sus culpables; el papel de Cromwell, su principal artífice, está, en cambio, más que minusvalorado. En este juicio estuvo presente también, efectivamente, Henry Percy. Quien no tuvo participación alguna, por muy descontenta que estuviera con su matrimonio, fue Jane Parker (Juno Temple), la mujer de Jorge Bolena.

Mini-Especial Historia vs Ficción Las hermanas Bolena - Miguel García Boyano-5

En cuanto a las ejecuciones de uno y otro, la recreación de las mismas es muy exacta, sobreponiéndose en este punto a “Ana de los mil días”. Y como aquella otra obra, la futura Isabel I es la que copa los planos finales, otorgándole a Ana Bolena la victoria moral frente a Enrique VIII a ojos del espectador. En este caso, su hermana María vuelve a cobrar un inexistente protagonismo al dársenos a entender que fue ella y su segundo marido quienes se encargaron de la educación de su sobrina en sus primeros años de vida; no es sino el punto y final de una pésima adaptación histórica.

No es ésta –con un apunte tan pesimista– una manera apropiada de despedir un post, así que voy a hacerlo con una genial canción de uno de los grandes grupos de los noventa, The Corrs. Quizá sea Marilyn Monroe la reina de Hollywood en quien se inspira la misma, pero perfectamente podría serlo también Ana Bolena, la reina de reinas de la ficción cinematográfica.

PROXIMA PARADA: “Elizabeth” (Shekhar Kapur, 1998) el 30 de junio.

  • Paula

    De acuerdo en que es una pésima adaptación histórica y con muchos fallos. Hay varias cosas que quiero destacar: creo que se han equivocado en elegir a Ana Torrent porque aparenta mucha más edad que Eric Bana (debieron haber elegido actores que tengan o aparenten tener edades parecidas. Este actor lo hizo mucho mejor en películas como ”Troya” que en esta) y además se centran mucho en la vida lujuriosa de Enrique VIII sin destacar apenas acontecimientos históricos importantes.
    He echado de menos que comentes un aspecto: al principio de la película cuando son pequeños jugando y a lo largo de toda la cinta infravaloran a María a favor de Ana continuamente pintando a la primera como ”tonta y fácil”; no sé si eso se ajusta o no la realidad histórica. También me hubiera gustado que ahondaras más en el personaje de María y que hablaras de la madre, que para mí es el único personaje sensato de todo el film.

    • Miguel

      Respecto a Ana Torrent, lo cierto es que le saca menos años a Eric Bana que Enrique VIII a Catalina de Aragón en la realidad, de ahí que no me llamara especialmente la atención.
      Desconozco cómo era de inteligente o facilona María Bolena, pero no dejó de ser una amante más de Enrique VIII, sus hijos no llegaron al trono y ella acabó fuera de la corte. Cuando uno compara sus “logros” con los de su hermana, claramente más fría y calculadora, es en cierto modo lógico que se transmita la imagen que dices.
      Aunque podría haber ahondado más en el carácter ficticio de ambas dos, la verdad es que no pude hacerlo mucho más en las diferencias de los hechos y la ficción con respecto a ellas -el propósito de este post-, pues, no siendo ni mucho menos experto en la materia, hallar información fiable acerca de estos dos caracteres no me ha sido posible.

      • Paula

        Como moraleja de este film y de la historia de las Bolena en general ¿Qué debe sacar el espectador?, o sea que para tener éxito no hay q ser tan sentimental sino más bien calculador o mejor dicho ”cauto e inteligente”? ¿Cuál crees que sería el mejor equilibrio (ya que a priori las hermanas parecen polos opuestos)?

      • Miguel

        El espectador no sé, yo saco más bien muy poco. Esta película ofrece más bien dosis de moralina. Respecto a las Bolena, su ejemplo no me inspira sino rechazo, no sabría extraer de ellas grandes enseñanzas que aplicar a mi vida. No sé dónde está el equilibrio a la hora de tratar a las dos hermanas conjuntamente, pero creo que ambas dos son muy predecibles a lo largo de esta obra, que sus personalidades se presentan de una manera demasiado simplista, que en ningún momento sorprenden al espectador, que es una historia que -aunque con otros protagonistas- conocíamos previamente. ¿Qué sacas tú?

        Respecto a “Persuasión”, si publico una crítica, ¿se me permite no tener piedad con ella?

      • Paula

        De la historia de las Bolena saco dos cosas: lo que se consigue fácilmente se pierde fácilmente y que el hombre no ha cambiado nada desde entonces (casi siempre se busca lo mismo).

        Respecto a ”Persuasión”, por lo que pones, sospecho que no te ha gustado nada y, claro, tienes mi bendición para hacer una crítica según lo que pienses de ella y, si podemos aprender algo, mejor.
        ¿Podrías dar fecha aproximada de la crítica?

      • Miguel

        Este viernes.