Historia vs. Ficción – ‘Elizabeth’

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano

Si la “María Antonieta” (2006) de Sofia Coppola comenzaba prometiéndolo todo con unos títulos de crédito que mezclaban música punk (“Natural’s Not In It”, Gang of Four) con imágenes del siglo XVIII, en este post no vamos a ser menos y lo vamos a hacer al ritmo de Of Monsters And Men, con una canción que más o menos capta las esencias de “Elizabeth” (Shekhar Kapur, 1998).

– María I de Inglaterra o María Tudor (Kathy Burke)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-2

Hija de Enrique VIII con su primera esposa, Catalina de Aragón, sigue en el trono a su hermanastro Eduardo VI en el año 1553, tras la muerte de éste a sus 15 años. Eduardo VI no deseaba que ella le sucediera por temor a que reimplantara el catolicismo. Aconsejado por John Dudley, padre de Robert Dudley –el amante de Elizabeth o Isabel I–, consiguió que Lady Jane Grey fuera la heredera, siendo ésta nombrada reina tras su muerte. Nueve días después sería destronada en favor de María Tudor. Como era de esperar de la nieta de los Reyes Católicos, restaura el catolicismo en Inglaterra y, por si fuera poco, decide casarse con Felipe II, rey de España, embajador por excelencia del mismo.

Es en el año 1554 y en este contexto en los que da comienzo la película. Los acontecimientos de aquel año giran en torno a la rebelión de Thomas Wyatt, nacida a raíz de la decisión de María I de desposarse con Felipe II, la cual no gustó demasiado a los protestantes ingleses, y que incluía entre sus planes el derrocamiento de la reina y la ascensión de la princesa Isabel (o Elizabeth). No es, por tanto, de extrañar que Elizabeth fuera encerrada en la famosa Torre de Londres bajo la sospecha de haber tomado parte en la rebelión de Thomas Wyatt, de la cual siempre se declaró inocente. Entre los argumentos que usa en el filme para desmarcarse de este asunto nacido del protestantismo es que atiende a la misa católica, como manda la nueva reina, a lo que uno de sus interrogadores le reprocha que en su corazón es protestante. Esto es cierto, a pesar de haber sido educada en la fe protestante, a Elizabeth no le quedó más remedio que seguir los ritos católicos. En cualquier caso, tras unos meses en la Torre de Londres y otros cuantos bajo “arresto domiciliario”, se le retiraron todos los cargos.

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-3

Tras cuatro años de matrimonio y cinco de reinado, sin descendencia y tras unos meses de mucho sufrimiento –es posible que por un cáncer de útero– María I murió a consecuencia de una gripe el 17 de noviembre de 1558 a sus 42 años, asumiendo su hermanastra Elizabeth el trono de Inglaterra e Irlanda.

Introducidos de lleno en los entresijos políticos de la corte inglesa de mediados del siglo XVI comienza la verdadera trama, los duros comienzos de Elizabeth al frente del trono, que se extienden desde 1558 hasta 1563. Y con ellos, empiezan también los errores de bulto de esta obra como documento histórico, ya que en todo lo expuesto previamente la realidad histórica y la ficción cinematográfica se habían solapado casi a la perfección.

– Isabel I de Inglaterra (Cate Blanchett)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-4

Nacida de uno de los matrimonios más importantes de toda la historia, el que juntó a Enrique VIII y Ana Bolena, los primeros problemas que hubo de abordar como recién llegada al trono tuvieron como motivo las disputas entre la Iglesia Católica y la Protestante. Pese a ser más que tolerante en materia religiosa, creyó necesario para el buen devenir de su gobierno y de su religión restablecer tempranamente la Iglesia Protestante Inglesa –la actual Iglesia Anglicana–. Esto lo llevó a cabo a través de la “Tercera Acta de Uniformidad” y de la “Segunda Acta de Supremacía” de 1559, que requerían la aprobación de la Cámara de los Comunes y la de la Cámara de los Lores. Si bien obtuvo la primera fácilmente, la Cámara de los Lores estaba compuesta por obispos católicos en gran parte, por lo que hubiera resultado imposible de no ser que, por suerte para Elizabeth, muchos puestos del obispado estaban vacantes en aquel preciso momento.

Hasta ahí, el filme acierta más o menos en todo, pero no lo hace al datar el inicio de las relaciones extremadamente conflictivas con el Papado, pues el Papa Pío V excomulga a Elizabeth y exime a sus fieles de obedecerla en 1570. Es entonces cuando habrá de tomar especiales precauciones frente a posibles conspiraciones que atenten contra su vida –como la que se nos narra en esta película– y no antes.

La política exterior de estos primeros años vino marcada por los conflictos con Francia y Escocia, liderados por María de Guisa. Frente a ellos contó en un principio con el apoyo de Felipe II, quien se encontraba enfrentado con Francia. Como se narra en la cinta, el rey Felipe II pretende a Elizabeth como esposa. No en vano, él había sido en parte responsable de la liberación de ésta unos años antes de la Torre de Londres y, efectivamente, hubo algún que otro acercamiento antes incluso de la muerte de María I, pero en ningún caso una propuesta de matrimonio como se nos quiere transmitir. Ésta tuvo lugar, pero fue a principios de 1559.

La interpretación de Elizabeth fue el primer gran regalo de Cate Blanchett al séptimo arte. Este soberbio papel le sirvió para escalar a esa esfera de actrices que todo productor querría en sus películas y para una primera nominación al Óscar. Unido a un excelente trabajo de vestuario, maquillaje y peinado le permitieron recrear casi a la perfección a Elizabeth. Salvo el color de ojos, que en la reina eran marrones, el resto de detalles son imitados a la perfección, de lo que pueden dar fe las imágenes que se exponen a continuación.

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-5

Al final de la película, Elizabeth decide cortarse su melena y maquillarse la cara a imagen y semejanza de una escultura de piedra de la Virgen María, a quien también desea imitar en su conducta, fascinada ante su poder sobre la voluntad de los hombres. Esta explicación es completamente ficticia. En primer lugar, la decisión definitiva de no casarse la tomó en torno a sus 50 años, momento en que se le comenzó a conocer como “La Reina Virgen”. Por otro lado, el motivo por el que gustaba de usar mucho maquillaje sobre su rostro era su deseo de ocultar las cicatrices que le dejó la viruela en 1562 –en fechas sí acierta–. Emplear pelucas era costumbre por aquel entonces, de ahí su corte de pelo. En cuanto a su carácter –y la película logra retratarlo–, se dice que tenía buen sentido del humor y una hermosa sonrisa.

Llegados a este punto es probable que el lector se haya quedado sin una banda sonora que le amenice la lectura, así que le ruego que considere darle al play y disfrutar de una de las mejores canciones de Guns N’ Roses, “Civil War”, que viene perfecta para ambientar las luchas de poder que estamos a punto de rememorar en el post.

Es el momento de deshojar la margarita: ¿quiénes pretendían a Elizabeth? La película nos cita a tres personajes que pronto manifestaron sus intenciones con la joven. Comentábamos previamente que Felipe II, rey de España, era uno de ellos. Conozcamos a los otros dos…

– El duque de Anjou (Vincent Cassel)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-6

Antes de convertirse en rey de Francia, Enrique III fue uno de los pretendientes con los que Elizabeth valoró casarse. No obstante, nunca visitó Inglaterra y, en cualquier caso, hubiera sido fuera de las fechas en que se sitúa el filme, pues nació en 1551 –Elizabeth le sacaba 18 años– y fue duque de Anjou de 1566 a 1574. Sí lo hizo, en cambio, su hermano, Francisco de Francia, quien también le propuso matrimonio siendo duque de Anjou –heredó el título cuando su hermano se coronó rey–, por lo que fue muchos años después. El Enrique III que Vicent Cassel interpreta concuerda con la imagen que tradicionalmente se le ha dado, por lo que no podríamos objetar nada de las formas y costumbres que de él se nos dan a conocer.

– Robert Dudley, I conde de Leicester (Joseph Fiennes)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-7

Robert Dudley y Elizabeth eran amigos desde la infancia. En 1559 era raro encontrarse cortesano alguno que no pensara que Elizabeth estaba profundamente enamorada de Lord Robert. Sin embargo, su amor era un imposible mientras Amy Dudley, su esposa, siguiera con vida. Este matrimonio, al contrario de lo que dicta el filme, era plenamente conocido por la reina –de hecho, fue como invitada a la boda–. Las egoístas “esperanzas” que Elizabeth pudo guardar en su corazón ante la enfermedad que Amy arrastraba –es posible que se tratara de un cáncer de mama– se vieron truncadas en 1560, con la repentina muerte de la joven de 28 años tras caerse por las escaleras. Y es que las extrañas circunstancias en que se produjo este deceso imposibilitaron para siempre el matrimonio de Elizabeth con Lord Robert. ¿Quién creería entonces que Elizabeth y/o Lord Robert no tenían las manos manchadas de la sangre de Amy? Así que Elizabeth siguió el consejo de, entre otros, Sir William Cecil y renunció a su corazón por miedo a las consecuencias políticas que no hacerlo le podría haber traído.

Sí que es cierto que Elizabeth era muy celosa de los amores de Lord Robert y que, según cuentan las malas lenguas, éste no tuvo más remedio que ocultarle su matrimonio en 1578 con Lettice Knollys –hija de Catalina Carey, que como adelantamos en el post de “Las hermanas Bolena” era la primogénita de María Bolena y ¿Enrique VIII?–. En cualquier caso, parece que la reina se enteró y que su esposa sufrió una importante hostilidad por su parte. A pesar de los pesares, Lord Robert siempre estuvo muy presente en la vida de Elizabeth. Es improbable que llegaran a intimar, si bien se mostraban afectuosos públicamente. Aunque no hay evidencia alguna de que “susurrara su nombre en su lecho de muerte”, entre las pertenencias más personales de Elizabeth se encontraba “la última carta” que le había escrito Lord Robert antes de morir.

Robert Dudley pasó una temporada en la Torre de Londres, pero fue durante el reinado de María I y es que, recordemos, era su padre el principal implicado en “el caso Lady Jane Grey”. Ahora bien, nunca se sospechó de traición alguna a Elizabeth, al contrario de lo que la película dictamina. El único momento crítico fue su apoyo en el plan que tenía por fin el matrimonio entre el duque de Norfolk y María Estuardo, reina de Escocia, pero cuando éste derivó en un complot para asesinar a su amada, rápidamente se desvinculó y le avisó del peligro. Nunca llegó a perder su favor.

– La Reina Virgen

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-8

Otros muchos lo intentaron, pero nadie consiguió hacerle pasar por el altar. Muchas teorías se han barajado acerca de los motivos que llevaron a Elizabeth a esta renuncia: el pésimo ejemplo de su padre, Enrique VIII; los tremendos riesgos que implicaba dar a luz por aquel entonces; la sumisión a la que quedaría relegada Inglaterra ante un país como España en caso de unir las dos coronas; las revueltas de los protestantes –sus principales valedores– que se hubieran desencadenado de haberse casado con un monarca católico… Al final del metraje, manifiesta que su esposo no será otro que el pueblo inglés, y así fue. Elizabeth se muestra ante el espectador como alguien bastante benevolente –Walsingham se encarga de hacer todo el trabajo sucio sin permitir que la reina se inmiscuya ni lo más mínimo en sus turbios asuntos–, lo cual encaja con la histórica imagen que de ella ha trascendido al pueblo inglés, que la sintió como una reina cercana y respetuosa.

– Sir William Cecil (Richard Attenborough) y Sir Francis Walsingham (Geoffrey Rush)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-9

Inteligente, hábil y muy trabajador, Sir William Cecil tenía tan sólo 38 años cuando Elizabeth se convirtió en reina y nunca llegó a retirarse –al contrario de lo que ocurre en la ficción–, manteniéndose como su consejero principal hasta su muerte en 1598. Aunque la decisión final siempre la acababa tomando la reina, la dependencia de ésta en la figura de Sir William era muy importante, como refleja la película.

Sir Francis Walsingham, por su parte, sólo era un año mayor que ella y fue una figura muy importante en el gobierno de Inglaterra a partir de su segunda década como reina –no desde el principio–. Su carácter y el papel que desempeñaba salvaguardando su vida llevaron a la reina a apodarle “dark moor”.

– María de Guisa (Fanny Ardant) y el duque de Norfolk (Christopher Eccleston)

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-10

María Estuardo estaba casada con Francisco II de Francia, país donde residía, dejando que fuera su madre, María de Guisa, la que ejerciera las funciones de reina regente de Escocia desde 1554 hasta su muerte en 1560. Allí, María de Guisa luchaba por los intereses del catolicismo e, incluso, por convertir a su hija en reina de Inglaterra, algo que apoyaba Francisco II desde el trono francés, pues precisamente se encontraba en guerra con los ingleses. Las molestias causadas al ejercito inglés en Escocia acabaron pasando factura a María de Guisa, que fue asesinada por Walsingham. Pero sólo en la ficción; en realidad murió por causas naturales.

El duque de Norfolk no fue ejercutado por alta traición hasta 1571. Implicado en distintas revueltas católicas, osó maquinar un plan para casarse con su principal rival, María Estuardo, y acabar con la vida de Elizabeth, sobre el cual circula en gran medida la conspiración de la película, pero que no tuvo lugar hasta 1569. Sin embargo, la gota que colmó el vaso y que supuso su sentencia de muerte fue su participación en un nuevo maquiavélico plan más o menos similar a aquel otro apenas dos años más tarde.

– Otros pequeños detalles históricos

Mini-Especial Historia vs Ficción Elizabeth - Miguel García Boyano-11

Kat Ashley (Emily Mortimer) fue la institutriz de Elizabeth desde sus cuatro años de edad, siendo la figura maternal con que la reina contó en su infancia –recordemos que su madre era Ana Bolena, que había muerto apenas 3 años después de dar a luz a su única hija– y la principal dama de compañía de Elizabeth hasta su muerte en 1565. Lógicamente, su edad no podía ser cercana a la de Elizabeth, como el filme muestra; de hecho, era 31 años mayor que ella.

En cuanto a los intentos de asesinato de la reina, conviene aclarar que, si bien no hay dato alguno de vestidos envenenados, sí que Elizabeth estuvo cerca de morir por culpa de una flecha; sin embargo, no fue un atentado, sino un saludo a la reina algo errado y ocurrió allá por 1578, no antes.

– Conclusiones

PROXIMA PARADA: “María, reina de Escocia” (Charles Jarrott, 1971) el 14 de julio.

  • Gunzalobill

    No he visto todavía la peli, pero muy interesante la clase de historia con esa música de fondo. Independientemente del rigor histórico, parece que la peli merece la pena, no?

    Un saludo Miguel.

    • Miguel

      Desde mi punto de vista, es de lo mejor que se ha hecho en las últimas décadas en el género histórico. Y, si no te gusta, siempre te podrá servir para afianzar un poco más tus conocimientos de aquel periodo. Sin ser una obra maestra, la recomiendo.

    • loula2

      Merece la pena, sobre todo, por la puesta en escena y el lujo de los detalles en la ambientación y el vestuario. Y también por el reparto, en especial Cate Blanchett, que para mi gusto recrea muy bien el personaje de la reina.

    • Kaabee

      Coincido con lo que te han respondido. El díptico de la Blanchett como Elizabeth está bastante bien, a mí me gusta bastante.