‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte II’ – La magia llega a su fin

Harry-potter-reliquias-muerte-parte-2-robert-fonoll

Y llegó la hora del final. Tras diez años y ocho películas, la saga del niño mago más famoso concluía con ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte — Parte II’ (David Yates, 2011). Aunque las anteriores ya habían sido un éxito absoluto, ésta rompió todos los récords y se convirtió en la más taquillera, superando los mil millones de dólares. Triunfó con el público, pero, ¿estuvo a la altura como final de una importante historia? Vamos a verlo.

En la primera parte de la división del último libro ya se hizo la presentación de la nueva situación y la búsqueda de los horrocruxes, de modo que aquí se puede ir directo al grano. Y es que esta película es todo acción. Se empieza con la infiltración en Gringotts y a la media hora los protagonistas ya están en Hogwarts. A partir de aquí, y durante el resto de metraje hasta completar las dos horas, es toda la Batalla de Hogwarts. Lucha del Bien contra el Mal en estado puro.

Como buen final, la nostalgia está presente y el film se llena de referencias a las anteriores entregas de la saga. Está esa puerta de Gringotts de la primera, los duendes o la Cámara Secreta de la segunda, los dementores acercándose al castillo de la tercera, el dragón de la cuarta… Por no hablar de todos los personajes que, de alguna forma u otra, vuelven a aparecer. Han sido muchos años y hay muchos elementos para recordar.

Por supuesto, las tramas románticas se mantienen con fuerza. Aunque sea el fin del mundo, que los besos no se detengan. Harry y Ginny. Hermione y Ron. Pero también se inventan la pareja de Neville y Luna. Eso sí, me ha sorprendido mucho ver una novedad importante: las muertes. Hasta ahora, había una o dos muertes por película y siempre se mostraban de forma discreta. Aquí no. Hay centenares de muertos y no tienen miedo a mostrarlo.

Harry-potter-reliquias-muerte-parte-2-robert-fonoll3

Ya hemos visto lo que contiene la película, ahora veamos su nivel. Con una Batalla de esta magnitud, lo que se requiere es acción, espectacularidad y emoción. ¿Lo hay? Acción ya está dicho que sí y, con todos los medios disponibles, se consiguen escenas espectaculares con facilidad. El problema es la emoción, quizás lo más importante. Sí que la he sentido cuando se recupera el castillo de Hogwarts. Esa vuelta de la luz y la preparación de las defensas para hacer frente al Mal está muy bien logrado. Sin embargo, luego, a pesar de las muchas peleas y muertes, no se vuelve a sentir lo mismo. Quiero destacar el final de Snape, que me parece hasta patético. Esto se arregla un poco con el flashback que cuenta su historia. Por fin entendemos quién es y quién ha sido y descubrimos los motivos de todas sus acciones.

En el trabajo actoral, Daniel Radcliffe no logra terminar sin fallar. Como siempre, mejores están Emma Watson y Rupert Grint. Ralph Fiennes, Tom Felton, Helena Bonham Carter, Michael Gambon, Alan Rickman y David Thewlis rinden a buen nivel. Menciono aparte a Maggie Smith porque seguramente sea donde más presencia tenga y, por supuesto, lo aprovecha. En el apartado técnico, repiten David Yates como director, Steve Kloves escribe el guión, Alexandre Desplat pone la banda sonora y Eduardo Serra se hace cargo de la fotografía.

Harry-potter-reliquias-muerte-parte-2-robert-fonoll4

Finalmente, el definitivo duelo entre Harry y Voldemort no me parece a la altura de lo que debería. Poca intensidad, pocas palabras y poco movimiento. Guardaré mucho mejor recuerdo del que mantienen en la cuarta entrega.
Para terminar con la película, y con la saga, se elige un epílogo que nos muestra cómo han quedado las cosas diecinueve años después. Bueno, sirve para que los fans se alegren del destino de sus personajes favoritos.

En conclusión, ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte — Parte II’ pone fin a la saga con una larga y potente batalla, aunque no alcanza el nivel que podría haber tenido. El Bien triunfa contra el Mal en esa lucha que empezó hace tanto tiempo con un bebé con una cicatriz en forma de rayo que era dejado con sus tíos.

Harry-potter-reliquias-muerte-parte-2-robert-fonoll2

Saga ‘Harry Potter’ en El Club de los Cinéfagos Muertos:

‘Harry Potter y la piedra filosofal’ (2001)

‘Harry Potter y la cámara secreta’ (2002)

‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ (2004)

‘Harry Potter y el cáliz de fuego’ (2005)

‘Harry Potter y la orden del Fénix’ (2007)

‘Harry Potter y el misterio del príncipe’ (2009)

‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte — Parte I’ (2010)

  • lectorcinéfilo

    da la sensación de que la persona que lo ha escrito olvida que es una adaptación de un libro. Por ejemplo, entre otras cosas, no se elige un epílogo, se adapta el que estaba en el libro, y el final de Snape está calcado a como acaba en la séptima novela.

    • Gunzalobill

      Yo no he leído los libros y tengo una duda.
      SPOILER
      ¿El final de Harry es también como el de la película? Porque durante las últimas pelis nos venden que Harry va a tener que morir para acabar con Voldemort en plan trágico. Sin embargo al final hay un happy end que me resulta un poco forzado y no bien explicado. Es lo único que me encaja menos de la saga.

      • RobertFonoll

        SPOILER
        Sí, el final de Harry es como en la película. Mata a Voldemort, sobrevive y, como dice Lectorcinéfilo, hay el epílogo con los hijos, uno de los cuales se llama como “los mejores directores que ha tenido Hogwarts”.

    • RobertFonoll

      Me leí el libro en su momento y soy consciente de que el epílogo está igual ahí. De todos modos, sigo creyendo que está sólo para mostrar que todos terminaron juntos y felices.
      Sin embargo, el final de Snape lo recuerdo distinto. Por lo que recuerdo, Harry ni siquiera lo ve, sino que se lo cuenta Voldemort. Y Snape muere después de matar a la serpiente o romper una barrera protectora en la cual la tenía, haciendo algo noble. En la película, muere sin hacer nada, porque Voldemort quiere la varita. Eso sí, leí el libro hace años y puede que me equivoque.
      Saludos, lectorcinéfilo.