‘Eva’ – La pervivencia del mito de Prometeo I

eva-cartel-perradesatan

Como ya habréis notado, hay ciertos patrones clásicos que se repiten constantemente en los “nuevos” argumentos que nos sigue vendiendo el cine y la literatura (y el resto de las artes). Muchas de las historias que han nacido y siguen naciendo en la actualidad no son sino nuevas adaptaciones de un esquema argumental que reproduce infinitamente lo que podría llamarse una “historia universal”, un cuento, mito clásico o narración que ha trascendido y ha logrado crear un patrón. Tal es el caso de Prometeo, cuyo mito nació en la Antigua Grecia, y que, de alguna manera, sigue presente en nuestras pantallas de cine.

Según la mitología griega, Prometeo era un titán. Los titanes fueron una poderosa raza de dioses que gobernaron durante la Edad de Oro, es decir, antes de la caída del hombre, en aquel tiempo en el que, según cuenta Hesíodo, la humanidad era pura. Prometeo siempre ha sido una figura mitológica relacionada con la humanidad. De hecho, se le atribuye la creación del primer hombre. Era venerado como el gran benefactor de los seres humanos, y es crucial para entender el papel secundario que tenían los hombres en la mitología griega. Era un titán muy astuto y le gustaba presumir de sus engaños a los dioses, por eso fue castigado varias veces hasta conseguir un castigo eterno: permanecer encadenado a una roca en el Cáucaso mientras, cada noche, un águila enviada por Zeus le devoraba las entrañas, que, al ser Prometeo inmortal, se regeneraban cada mañana.

Prometeo-perradesatan1

El mito de Prometeo ha dado lugar a dos interpretaciones en nuestros días, y se ha convertido así en símbolo de ambas: por un lado, el ser que se cree muy astuto y se siente capaz de desafiar a los dioses, aunque terminará recibiendo un terrible castigo por su atrevimiento, y por otro, el Prometeo empeñado en ayudar a una humanidad deprimida, en hacer avanzar a una humanidad condenada, cuyos actos bienintencionados traerán, finalmente, más desgracia aún para los hombres. En esta y la siguiente entrega de “La pervivencia del mito de Prometeo” comentaré dos películas que sirven como ejemplo de que Prometeo sigue siendo inmortal.

 

‘EVA’ (KIKE MAÍLLO, 2011)

La película ‘Eva’, dirigida por Kike Maíllo, se estrenó en España en el año 2011 y tuvo una notable acogida entre público y crítica, llegando a recibir tres premios Goya y cinco premios Gaudí.

Una de las razones por la que he escogido esta película para demostrar cómo el mito de Prometeo sigue presente es, simplemente, porque es española. Soy una gran defensora del cine español y no pierdo una oportunidad para demostrar que en nuestro país se hace mucho cine, muy diferente, y de calidad, y creo que esta película es un buen ejemplo de ello.

No obstante, la principal razón para escogerla, por supuesto, es su adecuación al tema, y es que ‘Eva’ es un paso más allá en las adaptaciones contemporáneas del mito de Prometeo, presentando un mundo futurista (la acción se lleva a cabo en el año 2041) en el que se ha normalizado la creación de vida artificial.

eva-perradesatan1

La película nos cuenta la historia de Álex, un reputado ingeniero cibernético, que regresa, diez años después, a su hogar, para llevar a cabo un proyecto en la Facultad de Robótica: la creación de un niño robot. Su regreso le obligará a retomar el contacto con su familia, en concreto con su hermano David, quien ha rehecho su vida en su ausencia y tiene una preciosa hija llamada Eva, una niña muy especial que enseguida despertará la curiosidad de Álex.

[SPOILERS]

La película es una obra puramente de ciencia ficción, sin ningún solo atisbo de terror, ya que “la criatura” de esta película pasa totalmente desapercibida y se desenvuelve en el mundo de los humanos con total naturalidad, aunque su verdadera identidad es llevada en secreto. Y es que Eva, la supuesta hija de David, es realmente un robot, creado con una perfección que engañará incluso a Álex, quien, sin él haberlo pretendido, tuvo mucho que ver con “el nacimiento” de esta niña-robot.

Antes de descubrir el secreto que hay detrás de Eva, Álex cae rendido a la personalidad tan fuera de lo común de su sobrina, y aunque su madre-creadora se opone a que Álex la estudie a nivel psicológico, finalmente él no podrá resistirse y tomará a Eva como modelo para el robot que él mismo está desarrollando.

Sin embargo, por más que lo intenta, Álex no logra dar con la personalidad perfecta que su nuevo robot necesita. Sin querer, todos sus intentos acaban desembocando en un robot con una personalidad algo agresiva, incapaz de controlarse cuando se le niega algo. Para cuando Álex descubra el porqué de esta constante en sus experimentos, ya será demasiado tarde: Eva, al igual que el prototipo en que Álex está trabajando, también vive uno de esos episodios de agresividad que desembocará en el asesinato de su propia madre y creadora. Álex tendrá que enfrentarse así no solo a la muerte de un ser querido, sino que tendrá también que asumir que su proyecto no podrá ser terminado. Hasta el robot tan perfecto que era Eva resultó, finalmente, ser demasiado peligroso, por lo que tendrá que desconectarla.

eva-perradesatan2

En palabras del propio director de la película, “al final la ciencia ficción lo único que hace es explicar qué somos realmente”. Esta frase podría servir también para calificar al Frankenstein de Shelley, la obra literaria inspirada en el mito de Prometeo por excelencia (y de la que os hablaré en el siguiente artículo) obra con una clara intención moralizadora. Y aunque Eva no quiera ser un ejemplo moralizante tan evidente como lo fue Frankenstein, la verdad es que puede dar pie a una serie de reflexiones interesantes sobre la condición del ser humano, siendo la más importante, en mi opinión, la reflexión sobre los límites de la ambición humana.

En Eva se dan cita dos representaciones de científico “que se rebela contra las normas de los dioses” muy interesantes: por un lado, el protagonista, Álex, y su frustración al no poder alcanzar lo que desea para su creación, y por otro lado, la madre-creadora de Eva, quién sí logró sacar adelante su proyecto pero decidió quedárselo para sí misma, aún sabiendo que tal cosa no estaba permitida. Ambos científicos recibirán su castigo: la madre-creadora será asesinada por su propia criatura, y Álex tendrá que asumir la pérdida de una mujer que fue muy importante para él, de su proyecto y de Eva.

  • Cortocircuito

    Una película fallida, en mi opinión.

    • http://espectaculodevariedades.wordpress.com perradesatan

      Algo tiene la película que la impide ser perfecta, eso está claro.

      • Cortocircuito

        Bueno, hace ya un tiempo que la vi, pero creo recordar que lo que fallaba era el guión. Un ritmo desastroso, malo. Que no por lento, sino por mal llevado.

        Debería revisionarla.