Especial “La Generación de la Violencia”: ‘Los Vikingos’ – Hachas, sangre y aventura

losvikingos02cinefagosmuertos

A veces resulta complicado acercarse a las antiguas grandes superproducciones de época, caracterizadas desgraciadamente por envejecer mal en muchos casos. Esto se puede deber a muchos factores, entre los cuales cabría destacar las incorrecciones históricas, la falta de medios técnicos y materiales (pese a contar con holgados presupuestos de entonces) o la querencia por estéticas caducas que con el tiempo pueden llegar a parecer infantiles. No creo que ‘Los Vikingos’ (Richard Fleischer, 1958) sea un claro ejemplo de todas estas carencias, pero sí puede quedar lastrada por algunas de ellas. Esto no impide, por otro lado, que nos encontremos ante un entretenimiento de primera fila en la que sus errores, que no son pocos, pueden llegar a perdonarse si se presta atención a sus numerosos aciertos.

Si voy a ver una película sobre vikingos, bárbaros o cualquier otro pueblo caracterizado por el uso indiscriminado de la fuerza bruta, lo mínimo que le pido es que tenga un inicio como el de ‘Los Vikingos’: una bestia barbuda hunde su hacha en la cara de un rey inglés para, acto seguido, violar a su mujer. Esto, tras una breve introducción histórica que narra una simpática y didáctica animación, es como debería dar comienzo cualquier cinta de estas características, y ya marca desde un principio su principal seña de identidad: pese a tratarse de una costosa superproducción, vamos a asistir a un festival de violencia bastante cruda que, como no podía ser de otra manera, es indispensable para introducir al espectador en el mundo de los vikingos. Por tanto, y pese a que nos encontremos ante una cinta de más de medio siglo, vamos a tener nuestra buena ración de espadazos, ojos arrancados, ahogamientos, torturas y desmembramientos que, si bien no son todo lo explícito que a algunos nos gustaría, sí que bastan para creernos la rudeza tanto de los personajes como de su contexto.

vikings01cinefagosmuertos

Pero la película no se queda en una mera colección de batallas y situaciones en las que el director pueda dar rienda suelta a su brutalismo, sino que además nos cuenta una historia de aventuras arquetípica, encantadora en cuanto a su ingenuidad y autenticidad, pero que será tachada de tópica por los más escépticos. Sin duda hace que pierda algo de interés el hecho de poder adivinar rápidamente cómo va a terminar todo. Y es que cuando se revela el secreto en torno al personaje de Tony Curtis (bastante soso, por cierto) el desarrollo de la película está más que cantado. No obstante, y tal vez consciente de esta circunstancia, el realizador opta por centrarse en otros aspectos mucho más gratificantes, especialmente sus magníficos secundarios y el verdadero protagonista: Einar, el vikingo encarnado por un inmenso Kirk Douglas. A él le debemos gran parte de los momentos más memorables de la cinta, ya que su carisma arrollador hace que no podamos sino rendirnos ante las hazañas de este vikingo bebedor, mujeriego, valiente y libre. Junto con su padre Ragnar, interpretado por un Ernest Borgninge que no se queda atrás en cuanto a magnetismo, serán protagonistas de las escenas más interesantes y divertidas de ‘Los Vikingos’.

Resulta curioso que Fleischer opte por centrarse en el antihéroe Einar, un ser lleno de defectos y terriblemente egoísta, en detrimento del héroe clásico que supone Erik, el esclavo interpretado por Curtis. Esto da pie al ya mencionado regodeo en la violencia, pero también a la acción y la aventura sin ningún valor moral más allá de hacérselo pasar en grande al espectador con ocurrencias tales como lanzar hachas a la cara de una adúltera o tirar a un hombre a un foso de lobos. No desvelaré mucho más al respecto, pero también me gustaría destacar al estupendo villano al que da vida un acertadísimo James Donald, que había coincidido dos años antes con Douglas en ‘El loco del pelo rojo’ (Vincente Minnelli y George Cuckor, 1956). La cerveza corre libremente por la aldea vikinga, las trifulcas entre toscos guerreros vikingos se suceden y uno sólo echaría de menos un poco de heavy metal de no ser por la estupenda banda sonora, a cargo de un Mario Nascimbene bastante inspirado. En lo que respecta a nuestro especial, es digno de ver lo bien que le sienta ese chorro de violencia a una gran superproducción, así como el hincapié que se hace en personajes más bien deleznables, dejando la altura moral en un plano inferior a la necesidad de entretener.

losvikingos03cinefagosmuertos

Puede que alguna batalla sea más bien poco creíble (esas flechas sin fuerza alguna que rebotan de forma un tanto cómica) o que algunas caracterizaciones parezcan un tanto absurdas (pienso en los vestidos de las mujeres inglesas), pero ‘Los Vikingos’ tiene suficientes escenas potentes que, si no son míticas de la historia del cine, deberían serlo. Acción a raudales, tesión en los momentos apropiados, mujeres hermosas, guerreros carismáticos y un irresistible gusto por la aventura pura y dura hacen que la balanza se decante a favor de este espectáculo que sin duda habrá despertado la pasión por el cine en más de algún chaval. Y eso es algo de lo que no tantas películas pueden presumir.

Calificación | ★★★

  • http://gravatar.com/soygonzalo GUNZALOBILL

    Hace un montón que vi esta película. Era un clásico de Telemadrid. La verdad es que no estoy seguro de haberla visto en condiciones. Aún así, siempre he tenido grabada esa imagen de Kirk Douglas acojonando mucho.

    La veré en breve. Es dificilísimo encontrar películas de vikingos por alguna razón. Le tengo especial cariño a ‘La furia de los vikingos’ de Mario Bava, por muy serie B que sea.

    • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

      Es verdad que faltan películas de vikingos. Lástima que no saliera ese proyecto que tenía entre manos Mel Gibson… ¿Tal vez algún día?

  • Loula2

    Me encanta esta película!!
    Puede que tenga múltiples errores, pero la primera vez que la vi en la tele, siendo una cría que se pirraba por la mitología, tanto griega como escandinava, y por las pelis de vikingos, romanos y demás, me pareció de lo mejor que había visto hasta entonces….

    • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

      Me da pena no haberla visto de niño, porque estoy seguro de que me habría alucinado.

  • Jordi Vilàs

    “…una bestia barbuda hunde su hacha en la cara de un rey inglés para, acto seguido, violar a su mujer…”

    Jjajajajjajajajja, qué grande.

    Gran crítica de una película espléndida en todos los sentidos cinematográficos, y además está increiblemente bien documentada y ambientada, dos campos en los que fallaban la mayoría de filmes de esta índole rodados en esa época.

    • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

      Es que pocas veces he visto un inicio tan contundente. Así da gusto.

  • http://hugorojoartwork.tumblr.com/ Hugo RoJo

    Ayyy Miguel, cuando he visto el primer párrafo me temia lo peor pero la has dejado bastante bien. Para mí es una de las mejores películas de aventuras jamas realizadas.

    Tengo que decir que, pese a que ahora sabemos bastante más de las culturas vikingas y tenemos una serie como “Vikings” que es más fiel historicamente, tengo entendido que Fleischer hizo una importante labor de documentación y eso se nota. Dentro de lo que cabe ha aguantado muy bien el paso de los años y su reflejo del “alma” vikinga sigue siendo bastante fiel.

    No se, es ver a ese Douglas badass, esa banda sonora, esa crudeza que nunca había visto en una superproducción de la época, ese final… y me pongo palote.

    • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

      La verdad es que la vi con el modo crítico puesto, buscando fallos y demás. Empecé a escribir teniendo muy en mente lo que no me había gustado, pero al final pensé: ‘qué coño, me lo he pasado como un enano’.

  • Ramón Álvarez

    Esta fue una de las primeras películas en las que el público empezó a darse cuenta de que el “malo” (Kirk Douglas) podía molar mucho más que el “bueno” (Tony Curtis).

    • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

      Totalmente. También es difícil hacerle sombra a Kirk Douglas, pero Ernest Borgninge lo consigue.