Especial “La generación de la violencia”: ‘Fuga de alcatraz’ – Me encanta que los planes salgan bien

Fuga_De_Alcatraz-Interior_Frontal

Lo primero que pensé cuando acabé de ver esta película (o más bien de revisionar, tal y como dicen los críticos modernos del siglo XXI) fue que estaba ante una lección de cine tremenda. Sé lo que estáis pensando, no ha habido ningún tipo de preámbulo para tal afirmación, lo he soltado sin más, y encima he dicho algo que podría considerarse como uno de los tópicos más gordos que te puedes encontrar en una crítica de cine. Pero qué queréis que os diga, fue lo primero que se me vino a la cabeza. No sé si es la experiencia de un director como Don Siegel, el carisma de un protagonista curtido en mil batallas y cuyo personaje le viene al dedillo, o un guión redondo casi sin fisuras (pero casi, casi). Quizás haya sido el resultado de una larga relación entre actor y director que ha desembocado en una última colaboración a la altura de las circunstacias. O quizás hayan sido todas estas cosas juntas. Lo que sí es indiscutible es que ‘Fuga de Alcatraz’ es cine del bueno y del que no te cansas de ver. La típica película que ves que la están emitiendo y te tienes que quedar a acabarla. Puede que la notable reputación de crítico que tengo (ja) se desmonte un poco por lo que voy a decir ahora, ya que a lo mejor consideráis la siguiente descripción como vaga y poco concreta; pero es que ‘Fuga de Alcatraz’ mola. Y punto.

Dentro de ese “subgénero” del cine conocido como ‘cine carcelario’, esta obra de Don Siegel representa un ejemplo perfecto de lo que es una buena historia. En todo ejemplo de buena historia (valga la redundancia) nos encontramos con un protagonista que debe enfrentarse a algún tipo de obstáculo. A partir de ahí se puede poner más complejo, dependiendo de muchas cosas (la magnitud y naturaleza del obstáculo, la personalidad del personaje, etc), pero como base siempre nos encontramos a un personaje que se tiene que enfrentar a ese “viaje” y tiene que evolucionar para superar algún tipo de salvedad. En este caso el obstáculo a salvar es la cárcel de Alcatraz, ¿qué lugar más infranqueable que una cárcel famosa por no conceder fugas?. Y en eso se centra la película y eso es lo que nos cuentan. Sin más. En otras películas de cárceles se recrean más en el mundo que se crea dentro de un recinto carcelario y las relaciones que surgen en ellas. Hablamos de individuos y jerarquía, por norma general. Aquí simplemente se centran en presentarnos un problema y en cómo se resuelve.

Escape From Alcatraz Clint Eastwood

La película tiene dos partes, en mi opinión, bien diferenciadas. En la primera se nos muestra el obstáculo a salvar. Alcatraz. La cárcel que recoge los despojos de otras cárceles. Don Siegel nos cuenta de manera sobria el entorno en el que se va a mover el protagonista. A ese escenario llega Frank Morris, del cuál no sabemos apenas nada, sólo que estaba en otra cárcel, que tuvo intención de escaparse pero no puedo y que es muy, muy inteligente. Ni se molestan en darnos ningún tipo de presentación, la película empieza y acaba en Alcatraz. A medida que pasan los minutos descubrimos que Frank es un tipo con carisma y que sabe desenvolverse en el “submundo” de la cárcel. Clint Eastwood parece perfecto para un papel así. A priori puede parecer un personaje simplón pero hay momentos en los que te das cuenta (y gracias a la interpretación del actor) que Frank Morris tiene muchos matices y un trasfondo menos duro de lo que intenta aparentar. En mi opinión Clint Eastwood ha tenido una carrera exitosa como actor basada en algo parecido. No es muy expresivo pero su capacidad de transmitir con un simple gesto, con una mirada, otorga inmediatamente profundidad a sus personajes y los añade personalidad, algo que  ahonda en el espectador.

Como digo, la primera mitad de la película nos muestra la naturaleza de un escenario tan duro como lo es Alcatraz. Los presos que viven en ella, resignados a pasar su vida allí, se adaptan como pueden a tales circunstancias. Con un trasfondo así, el ser humano a veces se aferra a cosas que normalmente considerariamos absurdas o, simplemente, que no tienen tanta importancia. La línea que separa cordura de locura es muy fina y encontramos un ejemplo perfecto en el personaje de Doc. Aún estando rebajados a lo mínimo, uno de los pasatiempos principales del hombre al cargo de la institución es humillar aún más a los reclusos. En Doc, el vínculo que aún le mantenía con los pies en la tierra es su afición a la pintura, que se había convertido en su vida dentro de la cárcel. En un alarde de pomposidad y arrogancia, el alcaide priva a Doc de sus pinturas. Más adelante, en una escena para el recuerdo por su potencia y crudeza, vemos cómo de frágiles son estas personas y cuan fino es el hilo del que penden sus vidas.

6B9

Alcatraz es duro y afecta a las personas que viven y que trabajan en ella. Una vez demostrado esto, la película pasa a otros derroteros, que son el plantemiento y la ejecución de la fuga, que comprende la segunda mitad de la cinta. Soy bastante fan de este tipo de películas. En ellas el ingenio de los reclusos queda manifiesto en infinitud de ocasiones y darte cuenta de su genialidad y cómo avanzan en su plan contra todo pronóstico es uno de los placerse que ofrece este tipo de peliculas. En este sentido, el guión de ‘Fuga de Alcatraz’ es redondo y sin fisuras, no se dan muchos “saltos de fe” cómo a mí me gustan llamarlos. Esa es la virtud principal de esta película. Un guión a cargo de Richard Tuggle, y que en toda su carrera de guionista sólo ha sido autor también de otra película con Clint Eastwood: ‘En la cuerda floja’ y que también llegó a dirigir.

Todo esto se basa en un libro de J. Campbell Bruce, que cuenta la historia de los intentos de fuga de los reclusos de Alcatraz, donde partes de este libro se centran en el protagonista de esta película. Vaya, parece que sabiendo que todo parte de una historia real la película adquiere incluso más sustancia. Los pegos que yo le pongo, y esto es algo muy personal, es saber más de un personaje cómo Morris. Aunque bien es cierto que la película no lo pide y no es necesario, es mera curiosidad lo que me lleva a plantearme esta cuestión.

CF3

‘Fuga de Alcatraz’ resulto ser una de las últimas películas de Don Siegel. Bien puede servir de colofón perfecto a una carrera dedicada al cine y una manera particular de rodar historias. También me parece una elección muy acertada para acabar con nuestro especial de ‘La generación de la violencia’. Al principio del post empecé a enumerar posibles razones por las que esta película era el clásico que representa. Pero por mucho que yo diga, uno no se da cuenta del valor de esta cinta hasta que te sientas a verla. 35 años han pasado y aún es disfrutable hasta el último minuto.

  • Loula2

    Si señor, Fuga de Alcatraz mola.
    Y te sigue molando cada vez que la vuelves a ver!!
    Porque sabe mantener el interés y el pulso de lo que está contando; porque el Tito Clint está estupendo en su papel; porque los secundarios también saben estar en su punto.
    Y si, es una elección muy acertada para cerrar la sección, que por cierto ha estado muy interesante.

    Buen finde, Capote!! 🙂

  • http://cinefagosmuertos.wordpress.com Miguel Alcalá

    Me encantan las películas de fugas. Y ésta no sé si es mi favorita, pero casi.