Especial Hammer Films: ‘El experimento del Dr. Quatermass'(Val Guest,1955)–El origen de una leyenda

Hammer Especial Vilàs

La  primera nave espacial inglesa regresa triunfante  a nuestro planeta después de una exitosa misión , pero cuando la nave está llegando a la Tierra,inesperadamente, se pierde toda comunicación. Finalmente el cohete aterriza,misteriosamente, con tan sólo uno de los tres astronautas que formaban la tripulación. El astronauta,visiblemente traumatizado y exhausto, es ingresado en un hospital con el fin de mantenerlo bajo observación médica, pero consigue salir del sanatorio, y con él un ente alienígena que pondrá en peligro a toda la humanidad.

Seguimos–un poco tarde, lo siento– con este especial tan caprichoso con un trascendental  título que marcaría un antes y un después,y no tan sólo para la Hammer, también fue una obra esencial para el séptimo arte, ya que su inesperado éxito de taquilla en el viejo continente –nunca visto desde las grandes obras de la Universal–  tuvo mucho que ver  en el renacer de un  género fántastico en horas bajas, necesitado de frescura, de ganas, de ilusión, de buenas ideas, y sobre todo de cojones,perdón por ser soez.

Virtudes que la Hammer Film rezumaba por todos sus poros. Unas cualidades –la mar de oportunas– que desprendía,por doquier, la indispensable cinta de la que hoy hablaremos,‘El experimento del Dr. Quatermass'(Val Guest,1955), un filme que sin ningún atisbo de duda señaló con firmeza el camino que debía seguir la legendaria productora británica y que significó el despertar de una nueva era dorada para  géneros tan injustamente denostados como el horror o la ciencia-ficción, géneros que se encontraban relegados a un triste segundo plano en la actualidad cinéfila de la época.

Hammer Vilás Especial 1

El Dr. Quatermass fue un personaje creado para un serie de televisión de la BBC, una mini-serie de seis episodios que se llamaría ‘The Quatermass Experiment'(1953). El serial,rápidamente conquistó a la audiencia de la época, la incipiente Hammer Films no podía ni debía desaprovechar semejante dádiva y–acertadamente– adquirió los derechos para convertirla en el primer título de una jugosa e interesante trilogía.’The Quatermass Experiment’ fue una de las primeras producciones de la Hammer Film, una obra que acabaría siendo crucial para el sello británico ya que sería su primer taquillazo, regalándole fama internacional y prestigio, y lo más importante: ‘The Quatermass Experiment’ sería la película que, con firmeza, dictaría el camino que debía seguir el sello creado por William Hinds. Importantísimo este detalle.
Si bien esta cinta de culto no le debe su gloria a la originalidad, sí que resulta curiosa y relevante la idea del hombre poseído por una entidad extraterrestre que acaba consumiéndole y transformándolo en un “monstruo”. Evidentemente, de esta recurrente historia, podemos otear infinidad de simbolismos y alegorías(la tecnología es la culpable de la deshumanización del hombre, la curiosidad mató al gato, y bla bla bla….), pero no creo que fuesen tan ávidas y rebuscadas las intenciones de Val Guest. Me parece que este lúcido filme es exactamente lo que pretendía ser: un buen entretenimiento, ni más ni menos.
Quatermass Hammer Vilàs
Aunque sí que es cierto que resulta interesantísima–y acabaría siendo una constante en muchas obras de esta productora– la idea de ver a un ciéntifico,que evidentemente simboliza la racionalidad inherente al ser humano “inteligente”, dominado y derrotado,tanto físicamente como mentalmente,por una entidad que pone en tela de juicio esa lógica que siempre (re)buscamos y esos paradójicos dogmas de los que tanto dependemos. Encontraremos un ejemplo claro, y un paralelismo evidente con la cinta que nos ocupa, en el personaje de Van Helsing(casi siempre interpretado por el gran Peter Cushing), el archienemigo de Drácula; un doctor de la vieja escuela, curtido en el escepticismo más absoluto,un científico, un erudito que al enfrentarse a un no-muerto, a un vampiro, a un ser de naturaleza inexplicable,verá como todos esos sensatos principio lógicos que le infundieron dejan de tener sentido. Quizá el odio y las ganas de acabar con su némesis(Drácula) se deban más  a ese miedo eterno  del hombre hacia aquello a lo que no puede dar una explicación coherente que a erradicar una maldad que, con demasiada ligereza, adjudicamos a todo aquello que nos resulta extraño e inconcebible . Resulta mucho más fácil y menos frustrante odiar y destruir sin preguntar que aceptar algo que se escapa a nuestra razón,el hombre–por naturaleza– no soporta ni acepta todo aquello que no pueda entender ni clasificar.
‘The Quatermass Experiment’ quizá no sea la película más relevante y afamada de la Hammer pero su calidad y su valor son innegables, las excelentes interpretaciones de todo el reparto son incuestionables; pero sin ningún atisbo de duda el papel más destacable es el que nos brinda un Richard Wordsworth excelso, con esa mirada profunda que baila–según se requiera–entre la desdicha y la ingenuidad, entre el miedo y la aquiesciencia más servil; una expresión de desesperación que se mantiene incluso en su transformación, gracias a la dádiva de un Val Guest motivadísimo en todas y cada una de las escenas del filme, regalándonos guiños y homenajes por doquier, como esa maravillosa escena en la que que nuestro “monstruo” comparte protagonismo con una inocente niña, una escena que,evidentemente, nos recordará a uno de los monstruos literarios y cinematográficos más carismáticos de la historia. Creo que no hace falta ni nombrarlo.
Quatermass Vilàs Cinéfagos
El éxito y la calidad de esta imperecedera obra maestra del sci-fi  se deben,sin duda,a unas bases narrativas consistentes, también novedosas y vanguardistas, pero sin perder ni por un instante ese aire clasicón tan respetuso  con la literatura; que, sin duda, es una de las señas de identidad más palpables de la Hammer a lo largo y ancho de su historia. La inquietante e insidiosa atmósfera, el acertado y detallista manejo del suspense, y la equilibrada progresión de una trama que esconde mucho más de lo que parece, son cualidades que debemos agradecer a la astuta forma de rodar de un inspiradísimo Val Guest, que hace gala de una pasmosa naturalidad dotando a este excepcional filme de un halo extrañamente realista–casi a modo de documental–  y misterioso, rara vez visto en esos tiempos.
El punto de partida de esta brillante cinta quizá no despierte demasiado interés, pues nos encontramos ante una película en la cual la trama principal se basa en una premisa bastante trillada, esa historia de la incansable y enfermiza búsqueda– por parte del hombre– de vida inteligente en otros planetas. Un tema que, tanto en el cine como en la literatura, nos ha dado tantas alegrías como decepciones, un tema que por muy manido que parezca sigue despertando gran interés. Pero, afortunadamente para nostros–los espectadores– , el disfrute más despreocupado, pulp, y casposo prevalecen ante  una “inapetente” realidad científica que podría haber decantado el filme hacia otros derroteros, seguramente mucho menos apetecibles y gozosos.

Quatermass Cinéfagos Vilàs 1

La obscura y desasosegante atmósfera que construye con tanto esmero Val Guest no resultaría tan impactante y admirable si no fuese por la fascinate fotografía de un Walter J. Harvey en estado de gracia; el cuidadísimo y meticuloso trabajo fotográfico de Harvey sirve de lienzo a una obra  donde el blanco y el negro  dejan de lado su sempiterna enemistad para aliarse y ofrecernos una experiencia visual única e inenarrable; la  ausencia de color en muchos casos,como éste, no resulta un lastre sino todo lo contrario, pues hay historias que para transmitir de forma veraz su mensaje y su esencia necesitan apoyarse en un lenguaje elemental, deslucido, gris, melancólico,lóbrego.Y así es como Val Guest nos pone las cartas sobre la mesa. La elegancia, y  la ausencia de una innecesaria vivacidad son dos de las mejores armas de  un genuino filme que, tras un manto de entrañable e ingenua “casposidad”, esconde un agradable y atractivo encanto pulp, que sigue patente aún en nuestros días.

En la primera parte de esta obra, el brioso y decidido  pulso–en la narración–  logra mantener el interés intacto gracias a la minuciosa estructura de un  guión,firmado por Richard H. Landau y el mismo Val Guest; un guión expeditivo y sin florituras que sin darnos un solo minuto de tregua nos introduce de lleno en una trama de invasiones extraterrestres que por mucho que nos pueda parecer manida y grotesca  está desarrollada con tal sobriedad que consigue hacernos olvidar por completo del irrisorio presupuesto con el que contaba esta imprescindible obra del séptimo arte, un presupuesto que se ve reflejado en unos “efectos especiales”(por llamarlos de algún modo) que puede que no estén a la altura de este inolvidable filme de la Hammer, pero que sin duda alguna–a pesar de sus carencias– resultan encantadores y de lo más artesanales, otra de las señas de identidad características de la mítica productora creada por William Hinds.

Quatermass Vilàs Cinéfagos 3
Pero no es oro todo lo que reluce; el segundo tramo de esta obra se aparta de la ciencia-ficción para disfrazarse de film noir policíaco cogido con pinzas, un Val Guest visiblemente confuso y desorientado salva los muebles gracias a los actores, al brillante guión y al magnetismo que desprende esta gran película de ciencia ficción. ‘The Quatermass Experiment’ es,  sin duda, una cita imprescindible para todo cinéfago/cinéfilo que se precie. Un filme legendario que marcaría con claridad y paso firme el camino que debía seguir la Hammer. Y además de una obra que sería vital para este legendario sello británico, también fue el punto de partida de una exitosa saga que tiraría por los suelos esa tonta frase que reza lo siguiente: “Nunca segundas partes fueron buenas”, pues la secuela de este filme es…….en fin, de eso ya hablaremos cuando sea el momento.
  • Jorge Capote

    Un peliculón en toda regla Jordi. ¿Cuál será la siguiente película?. Información privilegiada!!!!!

    • Jordi Vilàs

      Es evidente….

      😉

  • Loula2

    No la he visto, aunque había oído hablar de la saga. Apuntada queda!!

  • http://cineycerveza.wordpress.com Moutache

    No habia oido hablar ni de la saga ni de la peli en si xD, pero hay imagenes ciertamente perturbadoras, muy en la linea de diseño de rob bottin para “la cosa” , algo que para su epoca es sorprendente. Me la apunto, me ha despertado mucho interes!

  • Pingback: Especial Hammer Film: ‘La maldición de Frankenstein’–Fisher, Cushing y Lee, y un estilo | El Club de los Cinefagos Muertos()