Especial Generación de la violencia: ‘Harry el Sucio’ – El tipo duro

DCL-HarryS1

Lo reconozco, le tenía muchas ganas a esta película. Parece mentira, pero a estas alturas nunca había encontrado el tiempo o las ganas de ponerme con uno de los mitos más importantes y conocidos de los setenta. Tal como ocurre en “Rebelde sin Causa”, éste es otro de los casos en que todo el mundo conoce al personaje, pero no es tan habitual que hayan visto la película.

Dentro de la Generación de la Violencia, nos hallamos ya en los años 70. El público ya ha perdido el miedo a ver violencia y está más acostumbrado a la sangre. El descontento social crece por momentos y el pueblo parece necesitar la figura de un héroe menos luminoso y perfecto. El cine ha reaccionando convirtiendo a los policías en tipos duros y vengativos (Bullit, Brigada Homicida) pero claro, aún falta Harry. Es más que un buen detective que resuelve casos. Es posiblemente el detective menos parlanchín de la historia del cine, el más discapacitado para demostrar emociones pero el más consciente de estar inmerso en un mundo putrefacto y sin sentido en el que hay pocas cosas que merezcan la pena y en el que es mejor no hacerse demasiadas preguntas.

DCL-HarryS2

¡Soy el malo, y estoy muy loco!

La película nos sitúa en un San Francisco corrupto, con unas políticas equivocadas, leyes tramposas y policías llenos de frustración. Harry Callaghan “el Sucio” es de los pocos que se atreve a “ensuciarse”, aceptando los peores casos, los más sórdidos y peligrosos, aquellos que nadie se atreve a resolver. La aparición de un cruel y astuto asesino que mata aleatoriamente obligará a la Policía a poner todos sus recursos para detenerlo, pero sólo Harry está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para conseguirlo.

Esperaba quizás una película en la órbita del Vengador Anónimo Bronsoniano salvado por los chascarrillos del más chulo del barrio, pero me he encontrado con que Siegel ha urdido un thriller sólido, que mantiene una equilibrada alternancia entre silencios llenos de tensión y acción. Mantiene los rostos tensos, sudorosos, las miradas arrogantes, las frases cortas, casi arrojadas (a la yugular, como mandan los cánones) que reconocemos de los westerns y lo mezcla con una trama policíaca correcta, un malvado con gracia (y muy mala leche) y un ritmo bien tramado. Es, sin duda, un trabajo muy correcto que tiene la virtud de aparecer en el momento adecuado, haciendo de puente entre el grupo de cineastas que hemos repasado estos meses y todo el cine de acción que vendría posteriormente. A su manera, creó escuela. No se puede negar que su influencia le ha llevado a ser imitada miles de veces: la persecución nocturna, la pelea en el estadio… las hemos visto en muchas películas (un ejemplo rápido, el periplo por la ciudad con el rescate se calca casi literalmente en Jungla de Cristal 3).

DCL-HarryS3

Vamos, ¡Alégrame el día!

Pero lo que ha hecho pasar a esta película a la imaginería popular no es su calidad cinematográfica, sino Harry. Es imposible no destacar al que se ha convertido en uno de los mitos más importantes del séptimo arte. El empaque que proporciona Clint Eastwood (convertido ya en una estrella tras la trilogía del Dólar) transforma a un personaje repulsivo en pura clase. Es el gran tipo duro. Todo lo que vino después, los Arnold, Stallone, Gibson y demás son meros intentos de parecerse al primero, al genuino Harry el Sucio. Está claro que el caló en lo más hondo de estos herederos a veces correctos y a veces incorrectos en sus papeles. Ya desde su primera escena (maldito Magnum…) cautiva y mola a base de carisma y mala leche.

Gracias Clint y gracias Siegel por este pedazo de personaje. 

  • Jordi Vilàs

    Gran crítica. Sí señor, además esta peli es muy especial para mí. Le tengo mucho cariño.

    Saludos Dani.

  • Loula2

    Este peliculon me encanta, porque fue la primera vez que vi a Eastwood, y me pareció impresionante. Y me impactó por lo violenta y tensa que es, lo bien que mantiene esa tensión. Y lo borde que es el protagonista. Inolvidable!!

    • http://meitnerio.blogspot.fr Daniel Carbajo

      De Harry me encanta la poca tendencia a usar “paños calientes”. Cuando tiene que ser comprensivo, lo es (con la mujer de su ex-compañero, por ejemplo), pero cuando no, no se toma el más mínimo esfuerzo en ser amable.
      Y luego la escena de la “bala restante”, eso iba para ser mítico al instante!

  • Ramón Álvarez

    “Al trote, al trote, cerdo policía.”

  • kabe

    Si no recuerdo mal, el asesino está basado (muy libremente) en el famoso “Zodiac”.

    Saludetes, y estupenda reseña!

  • Pingback: Especial ‘La generación de la violencia’ – “Charley Varrick (La gran estafa)” de Don Siegel | El Club de los Cinefagos Muertos()