“Especial 69 joyas de los 80”: ‘Conan, el bárbaro’ – El musical de Aquilonia

 

Nada más darle al play somos recibidos por poderosas trompetas que nos transportan a la era Hyborea, tierra de grandes hazañas y extraordinarias aventuras. Somos testigos de la forja de una espada sin duda mítica y de cómo un poderoso caudillo alecciona a un pequeño Jorge Sanz sobre las verdades de la vida. La solemne música nos mece mientras el poblado es asaltado por unos bárbaros ¿Vikingos? ¿Mongoles? Las cabezas vuelan y Jorge Sanz empieza a mover ruedas de molino hasta transformarse en un Arnold Schwarzenegger sediento de sangre y venganza. Cualquier cosa es posible en la fascinante era Hyborea, incluso la escena de arriba. Es imposible tomársela en serio pero es imposible no tomársela en serio.

Conan es, aunque no lo parezca, un musical. La atronadora banda sonora nos mece y nos guía a través de la épica, impidiendo cualquier diálogo durante el noventa por ciento del metraje. Trompetas abrumadoras y tambores imponentes nos transportan por escenas épicas que nos explican los orígenes de Conan y tenemos que esperar 22 minutos para encontrar un solo diálogo. Es el momento en que nos damos cuenta de que no los necesitábamos. Como una ópera, se construye sobre la música y regala sólo las palabras que la imagen exige. La venganza de Conan, este bárbaro criado como gladiador, cultivado con los tratados de Namur, la poesía de Dein y la carne de las mujeres más bellas, es imponente y brutal. Lanzando adivinas a las llamas para ir a Zamora, tumbando dromedarios de un puñetazo, mandando a sus dioses a tomar viento, muriendo y resucitando, asaltando un templo porque sí, matando serpientes gigantes, tentando a monjes homosexuales… en la era Hyborea todo es posible. La fanfarria te hace creer que así suena, que ésta si que es la música que solían escuchar estos hombres más cercanos a la edad de piedra que a la de bronce o el medievo…

 DCL-COnan-2

Se podrían decir mil cosas sobre Conan, los decorados toscos, los monstruos de bajo presupuesto y el poco sentido que tienen muchas cosas. Es una película que tiene demasiadas cosas que no deberían funcionar… pero que funcionan. El desembarco del Chuache en Hollywood es la afortunada confluencia de muchos aspectos. Él sabía que si quería triunfar en la industria necesitaba un papel protagonista a su medida y removió cielo y tierra para conseguirlo: entre el cachondeo del mercado consiguió convencer a unos productores para que inviritieran (poco) dinero, embaucó a Oliver Stone y John Milius para que parieran un guión a partir de los cómics, encontró unos estudios baratos donde rodar (el socorrido desierto Almería), un “don nadie” (Poledouris) se sacó de la manga el mejor trabajo de su vida, una banda sonora que subraya la emoción de cada escena, Chuache muestra su nula capacidad interpretativa, contrata a un surfero amiguete como sidekick y… sale una película tan influyente en el género de la fantasía heroica como puede ser Blade Runner para la ciencia-ficción.

 DCL-conan-3

Es tosca, sucia y fea, pero tiene un carisma brutal. Es probablemente la película con más porcentaje de frases épicas y lapidarias, de las que se quedan grabadas a fuego respecto al total de diálogos. Después de todo, hay tan pocos…

Milius (que no es un cualquiera) consigue orquestar una epopeya épica para crear un mundo crudo, brutal y sorprendentemente realista. Chuache puede parecer un musculitos robótico parco en palabras, pero su papel no requiere más que musculatura y unas poses al viento al son de música épica para poner los pelos de punta. Milius se dio cuenta de que si hablaba la cagaba así que provoca que el “actor” austríaco se mueva con gestos hoscos y sólo necesita que su cara de burro y su carisma hagan el resto. Es que el personaje es así, brutal, primario (que no tonto) y directo. Simplemente se convierte en la persona ideal para representarlo. Tulsa Doom, Subotai, el mago Akiro… Actuaciones que normalmente serían esperpénticas parecen espontáneas y reales. Simplemente mola.

Sumergirte en la película te permite rascar debajo de una superficie aparentemente simple donde no importa que no sepamos el nombre de la acompañante o que el amor te permita venir de más allá de la muerte para un último combate. Conan no cree en la verdad de los hombres, cree en sus propios dictados. No se arrodilla ante su Dios sino que le reclama aquello que cree que merece y lo desprecia si no lo consigue. Una vez lo entiendes, lo asimilas, lo absorbes y lo haces tuyo, puedes comprender la inesperada fascinación que causa este bárbaro film.

 DCL-COnan-1

No sólo por el montón de imitadores que surgieron tras su sombra, de presupuestos ridículos y resultados vergonzantes, la influencia que Conan, el Bárbaro ha tenido en todos los aspectos de la fantasía es descomunal.  Magos, conquistadores, bestias, espíritus, reyes, dioses y demonios, seres fantasiosos, titanes, magia y horrorosos rituales, sacerdotes y hechiceros, brujas, templos sagrados, orgías, fascinantes criaturas, espadas, lanzas, martillos, hachas, vestimentas de pieles, escudos, cascos, antorchas…Creo que nadie puede pensar en la fantasía heroica, en los bárbaros y que no le venga a la mente la figura de Conan, el personaje encarnado por nuestro Chuache. No necesita una gran interpretacion ni resultar conmovedor ni nada por el estilo, porque él es Conan el bárbaro. Él no llorará. Nosotros lloramos por él.

  • loula2

    Ay, Daniel, lo que me he reído con tu post!!
    Y no sólo por el detalle del Chuache de compras, que me encanta. Es que has clavado el tono de esta película.
    Vaya por delante que, a pesar de lo tosca que es, y de que Conan sea un pedazo de madera a la hora de expresarse, creo que es de esas pelis que enganchan y terminan siendo entrañables.

    • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

      Es incapaz de hacer una frase expresiva y tiene la cara esculpida en piedra, pero consigue hacer entender como se siente en cada momento. Estas cosas que uno no acaba de entender. Carisma (y buena dirección detrás), sólo eso.
      Ésta se hace querer, pero la segunda parte si me pareció mucho peor, como si hubieran escogido todo lo malo de esta y lo hubieran potenciado.

  • Ramón Álvarez

    Basil Poledouris no es un don nadie, es un genial compositor creador de enormes bandas sonoras. Además de Conan, señalar también Los señores del acero, Robocop, La caza del octubre rojo y Starship Troopers.

    El resto del artículo creo que lo has clavado. Siempre he pensado exactamente lo mismo que tú: el Conan de Milius es una genial ópera bárbara.

    • Jordi Vilàs

      Creo que era en tono irónico, o yo lo entendí así. Me refiero a lo de Poledouris.

    • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

      Iba en tono irónico, lamento si no se ha entendido bien.

      Chuache no pudo escoger mejor producto para desembarcar en Holiwood. Me gustaría saber como convenció a según quienes para participar en su proyecto

      • Jordi Vilàs

        Se ha entendido perfectamente pero Ramón es aboooogadooo y siempre le busca tries pies al gato xD(es broma Bob 😉 )

      • Ramón Álvarez

        Jajaja, es que al leer lo de que “se sacó de la manga una banda sonora que subraya la emoción de cada escena con una calidad a la nunca pudo volver a acercarse” se me ha anulado un poco mi detector de ironía.

        Jordi, los abogados esperamos lo mejor y nos preparamos para lo peor. Siempre xD.

      • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

        Ay! Toda la razón, que mal suena esa frase que destacas. Con vuestro permiso, la tocaré un poco esta noche para que sea menos equívoca.

  • Jordi Vilàs

    Antes que nada quiero aclarar que soy muy fan de Robert E. Howard(ya le dediqué un post en El Club) y adoro el personaje de Conan. Y te seré sincero(siempre intento serlo), la primera vez que la leí tu crítica(ayer por la noche), pero esta mañana la he vuelto a leer y he captado mejor tu intención(o eso creo), corrígeme si me equivoco: Le has querido dar(y lo has conseguido)un enfoque original y fresco sin caer en los tópicos mil veces vistos en las tropecientas críticas que hay de esta película. Eso me ha gustado, es muy pesado y cómodo escribir otra crítica más repleta de esos datos que todo el mundo sabe ya de sobras. Bien hecho. La reseña resulta muy amena, y no es más de lo mismo. Bravo.

    Saludos.

    • Jordi Vilàs

      Por cierto, si me permites voy a spamear un poco, le he cogido el gusto a esto de meter posts míos en los de otros xD(soy un trepa), pero creo que viene al caso:

      http://cinefagosmuertos.com/miscelanea/algunas-curiosidades-de-conan-el-barbaro-de-john-milius/

    • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

      Tenía medio hecha una tocho-reseña sesuda con un poco de análisis de la figura del bárbaro, lo poco que se parece al cómic (y menos a las novelas originales), anécdotas de rodaje… pero al retomar después de un descanso me di cuenta que estaba haciendo un peñazo muy concienzudo que no explicaba nada nuevo. Así que cogí, empecé de nuevo e intenté darle un enfoque algo menos respetuoso para mostrar más al cariño y la gracia que me hace ver la película.

      • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

        Eso sí, no estoy acostumbrado a escribir en tono distendido (demasiados artículos en ciencia) y ha salido un poco como ha salido.

  • Kaabee

    Y ni una sola mención a la pobre Valeria, la gran valkiria… ¡Ya te vale! Muy buen post, a pesar de eso.

    Por cierto, que Milius efectivamente captó toda la esencia del personaje muy bien, queriendo darle un aire filosofal, o filosófico. Es decir, Conan repartía muchas hostias y era una máquina con la espada, pero también le gustaba mucho pararse a pensar, a reflexionar. Cuando tocaba, claro. Y eso se ve muy bien en, por lo menos, dos momentos de la película.

    Yo la considero una auténtica obra maestra.

  • avegacon

    No soy objetivo respecto a ella. El día que me senté frente al televisor para verla por primera vez se me quedó grabado y cuando la he revisitado sin saber cómo se ha mantenido la misma mirada inocente de aquella vez. Mítica película, atmósfera y música.

    Sin duda no podía faltar en este especial ochentero. Gracias Daniel.
    Saludos

  • Pingback: Especial “69 joyas de los 80″ – ‘Tygra, hielo y fuego’ – Manteniendo la magia | El Club de los Cinefagos Muertos()