‘El Vengador Tóxico’ (Lloyd Kaufman & Michael Herz, 1984) – Toxie al desnudo

vengador-toxico-2-eduard-sans

LLOYD KAUFMAN Y SUS “MIERDAS”.

Mondo Bizarro no podría considerarse tal sin una mención a ésta película, pues la figura de Toxie ha transgredido a su propia filmografía para convertirse en algo así como el icono del cine trash, así como Troma, productora insigne de la serie Z, digna heredera del Roger Corman más trasnochado. Pero antes, pongámonos en contexto.

Tras el derrocamiento en Estados Unidos del Código Hays a finales de los años 60 (y que dió paso al sistema de calificación por edades), cuya reglamentación de los espectáculos exigía el pudor físico y el respeto a los valores tradicionales como el matrimonio y la familia, se abrió la veda durante la década siguiente, a estilos como el porno y el cine trash (como ya repasamos con “Café Flesh (Stephen Sayadian, 1982)”),  y con ellos subgéneros como el “nudie” (comedias picantonas, lo que aquí conocimos en los años 70 como “S”) , estela sumamente rentable a la que cineastas con pocos recursos como Lloyd Kaufman y Michael Herz se agarraron como un clavo ardiendo.  “Troma” nace de dicha unión, una productora que se dedicaría durante finales de los 70 y principios de los 80 a producir películas picantes con ese humor zafio que tanto les caracterizaría (suyas son “The First Turn-on!” (1979) o “Squeeze-play!” (1979) ), un producto facilmente rentable pero que iría perdiendo fuelle con el devenir de los años .

Paralelamente a estos eventos, aparecería timidamente a mediados de los 60 el sub-género “gore” de mano de Herschell Gordon Lewis y su “Blood Feast (1963)” en un intento de reformulación del “grand guignol francés” de principios de siglo XX y el fenómeno freak que acució los circos por aquél entonces,  estilo cuya incursión popular fue en crescendo a mediados de los años 70 gracias a cintas como “La Matanza de Texas” (Tobe Hooper, 1974). Así pues, nuestros dos emprendedores, en un intento de refrescar la fórmula “nudie” y presentar una versión que se alejaría mucho del tono serio de los splatters de finales de los 70, llegaría “El Vengador Tóxico” (1984), una comedia negra ultraviolenta que les supondría un éxito sin precedentes. Y dicho éxito marcaría sin duda un antes y un después no solo en la trayectoria de Troma, si no en la serie Z en general.

vengador-toxico-eduard-sans

– “Hola, soy Marisa Tomei y se me da bien abrir la boca así: AAAAAAA…”  – “*zziiipppp* Contratada”

PD: Como dato curioso,  en muchas de sus películas tuvieron sus primeros papeles – casi apariciones – actores de la talla de Billy Bob Thornton (‘Chopper Chicks in Zombietown’), James Gunn (‘Tromeo y Julieta’), Kevin Costner (Sizzle Beach, U.S.A.), J. J. Abrams (Nightbeast), Samuel L. Jackson (Def by Temptation), o, incluso en la película que nos toca… ¡Marisa Tomei! (en un papel que dura 4 segundos)

 EL PRIMER SUPERHÉROE DE NUEVA JERSEY.

vengador-toxico-eduard-sans-3

Joder, yo también le daba hostia fina…

La película nos pone en la piel de Melvin, encargado de la limpieza en un gimnasio de Tromaville (no os molesteis en buscarlo en el mapa) y victima del bullying más merecido de la historia, que cae accidentalmente en un barril de residuos tóxicos. Las radiaciones le convertirán en un monstruoso mutante con ganas de hacer el bien pero con un impulso bastante preocupante hacia la violencia…

“El Vengador Tóxico” es la respuesta a toda una generación de lectores de cómics que demandaban una adaptación que se alejara de esos tintes bienintencionados que poblaban la inmensa capa editorial del noveno arte. Haciendo tributo a una década que siempre ha sido objeto de excesos: el desmedido culto al cuerpo, el cine teen pasado de rosca, montajes con música pastel de fondo y el abuso de laca sin pudor, aderezándolo con mucha incorrección política, ultraviolencia y algún que otro desnudo parcial. Así pues, vista en retrospectiva, no debería extrañar el éxito de una película que parecía hecha por y para púberes, cine de garrafón con una insultante vocación iconoclasta. Y es que no nos engañemos, esta película es mala, pero tan mala que es buena, sensación análoga a lo que ya describí en “La Historia de Ricky”, con la diferencia de que en este caso, es a propósito.

vengador-toxico-eduard-sans-4

¿A que no habeis visto a la novia de Superman en tetas fumándose un piti después de un polvo? Claro, porque Clark es un blando y un cuatro ojos. Toxie mola más.

No se salva nadie, tanto los personajes como los actores rallan lo demencial. Tenemos al susodicho Melvin, el rey de los nerds, que aparte de rematadamente desagradable, es sumamente idiota, patoso y no debería haber nacido (gracias a Dios no dura mucho); después tenemos a Bozo (papel que estuvo a punto de encarnar Vincent D’Onofrio, ya sabeis, el “recluta patoso”), también en la foto de más arriba junto a Melvin, en modo “gorila de gimnasio pasado de anfetas” y amante del “Carmaggedon” (echad un vistazo a este video – min. 1:17), y sus amigotes: dos tías en modo “putón verbenero versión florero extreme” y Slug, el colega (fumao?) que parece tranqui pero no; también esta Sara, la novia ciega de Toxie, tal vez la unica actuación salvable de mano de Andree Maranda y el corrupto alcalde Peter Belgoody. Los secundarios y demás personajes son como figurantes de una peli porno, debían ser colegas de Kaufman o estaban ahí por los bocadillos (pobre Marisa Tomei), así que paso de alargar el tocho.

Las evidencias de todas las ideas que coge de aquí y de allá son notables: desde un climax final con todo un pueblo “armado de antorchas” en busca de la bestia incomprendida, pasando por su partennaire de corazón puro y casto, hasta esa casi obligatoria crítica al sistema de mano del alcalde y de uno de los oficiales de policía que se postra como un nazi (vaga alusión al Peter Sellers de “Telefono rojo: volamos hacia Moscú” (Stanley Kubrick, 1964) ), etc. Es evidente la propia conciencia que tiene la película de si misma, y no se esconde de esta fritura de ideas pasadas por el filtro escatológico, porque lo realmente importante no es la historia en si sino el gesto contracultural, una especie de protesta inconsciente tipo “¿qué problema habría si…?”.

LA GALLINA DE HUEVOS DE… HOJALATA.

toxic-avenger-6-eduard-sans

la tipica broma que a cualquier CIEGO haría gracia… sin comentarios xD

toxicavenger-eduard-sans-5

Esto me ha pasado, por eso ya no voy al gym

Tras el enorme éxito, la película dió de si… ¡hasta tres secuelas! (y preparando una cuarta) bastante infumables a excepción de la divertida y pasadísima de vueltas “El Vengador Tóxico IV: Ciudadano Toxie”, aunque eso ya es algo que me guardo para otro post. También tuvo una serie de dibujos (“Toxic Crusaders”) a mediados de los 90 intentando seguir la estela de “las tortugas ninja” con su merchandising infantil y su todo: videojuegos, juguetes, cromos, etc… Y aún más sorprendente, recientemente tuvo una adaptación musical en el círculo Off-Broadway, representada del 2008 al 2013, y haciéndose con nada más ni nada menos que ¡un premio de la crítica!.

Como decíamos al principio del post, Toxie ha entrado, de la forma más singular, a formar parte de la cultura pop. Pero si nos ceñimos a lo estrictamente cinematográfico, cabe señalar que a ésta primera entrega se le nota el paso del tiempo, y eso le otorga tanto un valor negativo como uno positivo, ya que representa como pocas el espíritu y todos los elementos kitsch de los 80. En resumidas cuentas, “El Vengador Tóxico” es el tumor benigno del cine, testigo directo de un cine cada vez más escaso, sin medios pero sin miedo, hortera, ridícula, de mal gusto, pero hilarante. 

A continuación os dejo con un capítulo de la serie de dibujos y algo de merchandising promocional para los más nostálgicos. Por cierto, la película la podeis encontrar entera por youtube. En el próximo Mondo Bizarro analizaremos otro clásico, aunque de carácter más antropófago y étnico ;). ¡Hasta pronto cinéfagos!

MERCHANDISING Y MOVIDAS:

  • http://gravatar.com/soygonzalo GUNZALOBILL

    Peliculón de culto. Mucho mejor que las mariconadas Marvel. La segunda todavía me gusto algo. La tercera soporífera. Y la cuarta me pareció de mal gusto, aunque suene raro viniendo de alguien que venera la primera cinta.

    • Eduard Sans

      Efectivamente, la segunda y la tercera son malas a matar, no se si sabías que fueron rodadas a la vez, de hecho eran la misma película pero por exceso de metraje las separaron. La cuarta es tal vez la que me gusta más junto con ésta primera, aunque esté pasadísima de vueltas (los efectos son mejores y se atreven con más).

      • http://gravatar.com/soygonzalo GUNZALOBILL

        La cuarta tiene sus cosas, como la presencia del Sgto Kabuki que mola mucho, pero cuando ya van tan de exageradamente incorrectos con los chistes con retrasados mentales o el SIDA, me da un poco de grima. La primera era más sutil, aunque vuelva a sonar raro sutileza y Vengador Tóxico juntos.

      • Eduard Sans

        Kabukiman es la leche (mucho mejor que su peli que pa mi gusto es un poco pseee), y te diría que la cuarta tiene mejores gags que la primera (con el gordo manteca, el grupo ese de superheroes con mastur bador, el negro que solo es una cabeza, y un largo etc.) si bien es cierto que el tono no tiene nada que ver. Hay algún que otro momento que se pasan para mi gusto también, te entiendo perfectamente.

      • http://gravatar.com/soygonzalo GUNZALOBILL

        A mí la primera mitad de Sargento Kabukiman me parece de lo mejor de Troma. Arranca cojonudamente, pero como suele pasar con este tipo de pelis a menudo, se vuelve aburrida cuando tiene que desarrollar la trama hacia un final.

  • Loula2

    Sólo he visto la primera y me pareció una pasada!! Se convirtió en película de culto de las de recomendar a los amigos para hacer risas. Una maravilla de peli “mala” hecha con gracia y mala leche….

    • Eduard Sans

      Pues loula si tuvieras que ver alguna de las secuelas, como digo en la crítica, me iría directamente a la IV. Las otras dos me resultaron bastante aburridas.

  • http://meitnerio.blogspot.fr Daniel Carbajo

    Junto con “posesión infernal” la película mala que recomendar por las risas que te pegas.
    Eso si, tengo un recuerdo “decente” de la que ocurre en japón (la III?), no me pareció mucho peor que la primera…

    • Eduard Sans

      la “historia de ricky” entra en ese top 3 de calle. “Posesión infernal” no la pondría dentro de malas, porque esta muy bien hecha realmente, pero vamos, te entiendo jajaja.

      La de Japón es la II, como digo más arriba, si tienes que ver alguna otra con los colegas, mirate la IV, son muchas risas.

  • Pingback: Especial “69 joyas de los 80″ : ‘El vengador tóxico’ – Aquello que nos hace cinéfagos | El Club de los Cinefagos Muertos()