Drogas y cine: ‘Réquiem por un sueño’ – La búsqueda de la felicidad

 requiem_por_un_sueño_rafael_almena_2

En la cita de hoy del especial “Drogas y cine” toca una de esas películas que, puede gustar o menos, pero que es de esas que vienen primero a la cabeza cuando pensamos en ambas palabras. ‘Réquiem por un sueño’, la segunda película del director estadounidense Darren Aronofski, se puso en el punto de mira de la industria cinematográfica con esta odisea sobre las drogas y sus desgarradores consecuencias, muchos dirán que tirando de efectismos, pero indudablemente, se reveló como un gran realizador con mucho que ofrecer, siendo capaz de lo mejor (‘Cisne negro’) y de lo peor (‘Noé’).

Harry Goldfarb es un veinteañero que vive con su madre Sara y que es drogadicto (nunca se menciona qué droga es, pero deducimos que es heroína). Tiene una novia, Marion, que quiere ser diseñadora y con su mejor amigo, Tyrone, planea hacerse rico a base de vender droga mediante un jefe local. Para ellos la cosa se va complicando paulatinamente según van viendo que esa manera de conseguir dinero no dura para siempre, mientras que Sara desarrolla una adicción a las pastillas debido a que quiere adelgazar para ir a un programa de televisión.

requiem_por_un_sueño_rafael_almena_1

La película es un dramón estructurado temporalmente en las distintas estaciones del año y que va narrando la búsqueda de la felicidad de estos cuatro personajes mediante el camino equivocado. Harry quiere ser feliz con Marion, Tyrone busca poder hacer dinero para hacer sentir orgullosa a su madre y Sara, que es quien más compasión y ternura nos inspira, simplemente quiere poder volver a ponerse su vestido rojo para poder ir a la televisión. Ese vestido, es un símbolo de una sencillez abrumadora que representa magníficamente las pequeñas cosas que hacen la vida. Todo varía irremediablemente cuando las drogas pasan a convertirse del medio al fin y la cuesta abajo de los protagonistas comienza a precipitarse.

Y es en ese tramo final, el de la decadencia de todo, donde la película, que ya había tomado bastante riesgos hasta el momento, se torna en una tragedia de proporciones casi épicas donde asistimos a un auténtico tour de force e incluso pudiendo denominarlo “carrusel de miseria humana”. Si hasta el momento la cinta te había parecido efectista o provocadora, lo que llega a continuación podrías considerarlo “manipulación emocional”. Si te parecía bastante fuerte lo que habías visto hasta el momento, mejor para el dvd o esos veinte últimos minutos te arruinarán el día. Todo ello conseguido por unas interpretaciones bestiales, un montaje muy calculado y preciso y una desquiciante y brillante banda sonora a cargo de Clint Mansell.

requiem_por_un_sueño_rafael_almena_3

Hay que destacar muchas innovaciones estilísticas y una de ellas se encuentra en el original, guste o no, montaje de toda la película. Esas escenas a cámara híper rápida que reflejan los efectos de las drogas, ya sea de la heroína en Harry o de las anfetas en Sarah. O también ese proceso que conlleva la ingesta de pastillas a base de planos detalle y reacciones aceleradas como la dilatación de la pupila para confirmar el efecto de la droga. Hablando de esto, Aronofski muestra la importancia que tienen los primeros planos a la hora de contar su historia, habiendo gran cantidad de los mismos pero sin que ello resulte para nada pesado, sino que consigue que nos pongamos de manera casi inconsciente en la piel de sus sufridos protagonistas.

En el apartado interpretativo, destaca por encima de todos una inmensa Ellen Burstyn como conmovedora madre viuda que vive atada a la televisión y luego a la nevera. Si desde el guión podemos ver que queda muy bien perfilado, es la veterana actriz quien otorga ese toque personal y entrañable Sara. Jared Leto interpreta a Harry, el hijo de Sara, quien la lleva por la calle de la amargura. Si bien no llega a las cotas que ya alcanzaría al año siguiente con la excelente “La habitación del pánico” (vuelvo a reivindicarla), Leto muestra con acierto la agonía que consume a este drogadicto. Jennifer Connelly es Marion, quien resulta creíble como novia casi soñadora, pero mucho más como adicta desesperada que hace lo que sea por conseguir una dosis más, y que probablemente se lleve la parte más perturbadora de la ya de por sí perturbadora parte final.

requiem_por_un_sueño_rafael_almena_4

Darren Aronofski, director y coautor del guión junto al autor de la novela original, Hubert Selby Jr., realiza un trabajo ejemplar, tanto en la dirección de actores como en la puesta en escena, aunque es cierto que sus innovaciones formales y lo escabroso del tema puede no ser apto para todo tipo de estómagos. Pero lo cierto es que, si te dejas atrapar por la propuesta, te encontrarás gratamente recompensado con una tragedia moderna que probablemente haga mucho más por la campaña antidroga que numerosas estrategias de marketing y concienciación.

En resumen, una película que es un enorme puñetazo al estómago, y también una fiel muestra sin paliativos que refleja las durísimas consecuencias de esta adicción.

  • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

    Como tu mismo comentas, el mayor problema que siempre le he visto esta película es su exceso. Es tan exagerada y pasada de vueltas que te la acabas no creyendo.
    Eso sí, intensa es un rato. Te deja bien chafado y sin ganas de volverla a ver nunca más. xD

    • Jordi Vilàs

      No podría estar más de acuerdo.

      • Rafa Almena

        Supongo que la mayor virtud o defecto según se mire, es que no tienen término medio. Probablemente Aronosfski buscaba esa reacción, y la consiguió.

    • ivamgr

      Yo como persona no creo que sea tan exagerada. Ya que estas situaciones se dan todos los días aunque parezca lejano y está película esfuerzo por llamar la atención de no solo las consecuencias de un problema como es la adicción si no también los problemas que causan la adicción.

  • PORTALPA

    Esa segunda foto, la del muelle de la playa, es muy similar, por no decir calcada, a la del inicio de la escena final de la película Dark City, que casualmente, o no, también contaba con Jennifer Connelly.

    La película fue premiada en el festival de mi pueblo, se alzó con la espiga de oro de la SEMINCI.

    Saludos Rafa.

    • Rafa Almena

      Dark City llevo diciéndome demasiado tiempo que la tengo que ver, pero nada xD

      Es que es, en mi opinión, un peliculón!!!

      Saludos Portalpa!!

  • Gunzalobill

    La de Noé es muy divertida joé.
    Se me hace muy largo el pegote final, pero hasta entonces me mola bastante. Hasta que llega el diluvio vamos.

    • Rafa Almena

      Discrepo enormemente; de hecho, por muy tonto que suene, me obligué a acabar de verla para no tener que retomarla nunca más. En serio, qué coraje de película xD

  • loula2

    Esta película es una bofetada difícil de olvidar, sin duda!! Pero el final es tan cruel que resulta increíble.
    Lo mejor, el trabajo de los actores y la banda sonora.
    Sólo la he visto una vez, y no pienso repetir!! Pero conozco a bastantes supermegafans de ella.

    • Rafa Almena

      Yo también dije lo mismo Loula, pero aquí me ves jajaja

      Otra de ese estilo, y con la que de momento he cumplido mi palabra, es Funny Games.

      • http://meitnerio.blogspot.com meitnerio

        Oh, mon dieu! Funny Games, esa si me llegó bien a la patata. Que malrollito que me dio eso!