Brilli Brilli: ‘Spring Breakers’, de Harmony Korine

La primera vez que vi ‘Spring Breakers’ (Harmony Korine, 2012) creí que no me había gustado, pero pasaba el tiempo y seguía pensando en ella. Así pues, tres meses después de ese primer visionado la volví a ver y, entonces, confirmé no sólo que me gustaba, sino que además me cautivaba. Ahora, he disfrutado por tercera vez de esta obra que no deja indiferente a nadie. Más que ver una película, vives una experiencia. Además, en esta ocasión me he dado cuenta de que ‘Spring Breakers’ es dos películas en una.

La historia de Faith

La primera película narra la historia de una fiesta de adolescentes y su protagonista es Faith (Selena Gomez). Podríamos pensar en ella como una ‘Movida del 76’ o una ‘Supersalidos’ muy pasada de rosca. Es un retrato de aquello que quieren los jóvenes del presente; quizás un poco exagerado, pero bastante fiel. Alcohol, música, tetas, drogas y sexo. Una fiesta infinita y por todo lo alto.

Durante mucho tiempo, no tuve claro si el director estaba defendiendo esa libertad absoluta o si la criticaba. Quizás se mantenía en una posición neutral y se limitaba a exponer la realidad sin juzgarla. Pero, ahora, creo que Korine condena la superficialidad de la juventud. El suyo es un mundo de mucho ruido y muchas luces, pero vacío.
Esto se ejemplifica sólo empezar, con ese profesor que habla de la lucha por la libertad, los derechos civiles, contra el racismo… mientras las chicas dibujan penes en sus libretas. Además, no se muestra ninguna virtud relacionada con los jóvenes fiesteros y los que siguen ese camino terminan mal. Pero, sobre todo, he llegado a esta conclusión con la secuencia que trato a continuación.

Durante los primeros minutos del film, Faith sale de su reunión religiosa y, de vuelta a casa, cruza un puente. Entiendo que el puente simboliza el paso entre dos mundos alejados. Pero es que, además, está iluminado de azul, el color del cielo —que ya sabemos su significado religioso—. Cuando ya ha cruzado el puente, Faith se encuentra en un lugar con una iluminación más rojiza. Justo a continuación, pasamos a una fiesta donde, entre otras cosas, hay una hoguera. Fuego y rojo es una característica del infierno. Esta dualidad de colores está presente durante todo el metraje. En el Post-créditos 2 podéis ver más ejemplos.

Por otro lado, ese cambio de mundos es otro de los temas de esta primera parte. Korine es consciente de la necesidad de romper con la rutina. Hacer y ver cada día lo mismo no es sólo aburrido, además es deprimente. Se necesitan cambios, por eso alguien como Faith se apunta a ese viaje que encaja tan poco con sus costumbres. Eso sí, se tiene que ir con cuidado, porque el cambio puede ser a peor.

En este plano, Alien divide el grupo de amigas: Faith por un lado, las otras tres por otro.

La historia de Alien

La segunda película es un thriller de pandilleros y está protagonizado por Alien (James Franco). Aquí abandonamos tanta fiesta loca y nos adentramos en la vida de un personaje muy llamativo. Hay más violencia, pero también más intimismo.

Esta vez, Korine trata un grupo de personas perdidas y rotas por dentro. Alien lo dice al contar su historia: “Era el único chico blanco en todo el vecindario. Mi padre se drogó hasta joderse. Mi madre, ya sabéis, la misma historia triste de siempre, da igual”. También dice que todos sus hermanos y hermanas están muertos. Así pues, Alien es una persona destrozada que se refugia en el dinero, las drogas y las armas. Las desgracias conducen a una mala vida y la persona, aunque actúe mal, también es una víctima.

Las chicas que se quedan con él quizás no hayan tenido una vida tan dura, pero también andan perdidas por la vida. Por eso, estas personas se necesitan y, cuando se juntan, son felices y se enamoran. La canciones, que trato en el Post-créditos 1, van acordes con este tema.

Un gran equipo

Harmony Korine dirige y escribe ‘Spring Breakers’. Sobre todo en la primera parte, rueda con muchos flashes, música electrónica y deformación de la imagen. Es normal que esto pueda resultar caótico y que a mucha gente no le guste, pero es una dirección coherente con lo que se está contando en ese momento. Y es que, en general, la dirección es la típica indie: imágenes lentas, música pausada y gran fotografía. Fotografía que viene firmada por Benoît Debie. Por otro lado, la música la ponen Cliff Martinez y Skrillex.

En el reparto, James Franco tiene algún fallo y a algunos les puede parecer exagerado, pero creo que hace una gran interpretación, seguramente de las mejores de su carrera. No puedo decir lo mismo de Selena Gomez, aunque creo que cumple. Vanessa HudgensAshley Benson están mejor, siendo las chicas malas que quedan prendadas de Alien. Finalmente, seguramente es Rachel Korine quien destaca menos, pero es que no creo que esta película requiera de grandes actuaciones. Por cierto, muy bien la ironía de contratar a tanta chica Disney.

Momentos y detalles

Podemos hablar de la historia que se cuenta, de los temas que se tratan o de la dirección que tiene. Sin embargo, con esto no sabríamos qué es ‘Spring Breakers’. Porque lo más importante de esta película son algunos momentos y detalles que atrapan por su belleza o porque provocan alguna emoción indescriptible.

No sé si el honor corresponde exactamente a Korine o a Debie —imagino que a los dos—, pero ‘Spring Breakers’ está compuesta por una serie de imágenes que se quedan en la memoria. Las chicas en la cárcel con esos bikinis brillantes, la pistola con los dedos de Hudgens, las chicas en la lancha, esa mansión iluminada de lila…

Después, el plano secuencia del atraco es de las mejores escenas. También tenemos a las chicas cantando a cappella ‘…Baby One More Time’. Pero, sin duda, el momento que todos recordarán es el de ‘Everytime’. De poco serviría describirlo; que cada uno lo mire y a ver qué sensaciones le provoca.

Conclusiones

‘Spring Breakers’ es una de las obras más singulares de los últimos años. Tiene muchas luces y mucho ruido, cosa que atrapará a unos y espantará a otros. De hecho, en ocasiones parece más videoclip que película. Pero, si fuese así, sería el mejor videoclip que existe.

Eso sí, que lo anterior no esconda las historias que se cuentan y los temas que tratan estas. Porque aquí se critica la superficialidad, se alaba el cambio y, sobre todo, se muestran las vidas de unas personas perdidas en la vida.

‘Spring Breakers’ es una película que se ve y se siente. No gustará a muchos. Pero, a quienes sí, les acompañará para siempre.

Spring break…

Spring break forever, bitches!

Post-créditos 1: Canciones

La letra de las principales canciones que suenan durante la película apoya el tema de las personas perdidas y que se encuentran entre ellas. Por ejemplo, ‘Scary Monsters And Nice Sprites’ tiene prácticamente sólo una frase: “I’m just like you… you don’t need to hide… For I am just like you”. Después, ‘…Baby One More Time’ la canta una chica que no puede vivir sin el chico al que ama. La de ‘Everytime’ igual, habla de una persona que ya no está con su amada, pero sigue pensando en ella y no logra olvidarla por mucho que lo intente. En resumen, una persona que necesita a otra persona para vivir. Y la película termina con ‘Lights’, que trata de alguien que sólo se sintió segura en el pasado, cuando era niña, y que ahora le canta a la única persona que aporta luz a su vida, esa que impide que se convierta en piedra.

Por cierto, que Britney Spears tenga tanta importancia no es casual. Para empezar, ella fue la reina del pop, esa cultura que se critica en la primera parte. Pero, además, la prensa, los líos amorosos, la bebida y otras drogas dañaron seriamente su vida, que es lo que aparece en la segunda parte.

Post-créditos 2: Azul y rojo

Azul para los momentos más íntimos y calmados, como los de las piscinas. Y rojo para los momentos más violentos y excesivos, como cuando beben, esnifan o se disparan. El propio director dice que él no pretendía juzgar a nadie. Pero también afirma que, sobre todo, quiere que cada espectador haga su propia interpretación. Pues bien, a mí me parece que sería demasiada casualidad elegir azul/rojo para esos momentos, teniendo en cuenta la relación cielo/infierno y que la primera vez que aparezcan sea después de una escena sobre la religión.

Post-créditos 3: Unas disculpas a Vanessa Hudgens

Hace unos años, en Blog de Cine, comenté que una de las cosas buenas de esta película era que “Hudgens hace muy bien de guarrilla (creo que tiene algo de experiencia)”. Aunque Hudgens no leyó eso ni leerá esto, quiero pedirle disculpas.

Me parece que dije eso —aparte de porque era joven y quería hacerme el gracioso— porque por entonces se habían filtrado unas fotos personales de ella desnuda. Para empezar, yo no soy nadie para juzgar su vida. Pero es que, además, fui un ingenuo. Porque si son guarrillos/as todos los que tenemos fotos personales desnudos… En fin, pido perdón.

Pero este apartado no es sólo para mis disculpas, también para remarcar el hecho de que la película cuenta con cuatro personajes principales femeninos. Teniendo en cuenta el tipo de personajes —fuertes, violentos, desvergonzados— y el tipo de película, esto no es tan común por desgracia. Por otro lado, esta obra está rodeada de controversia. En una entrevista, le preguntaron a Korine si la controversia hubiese existido en caso de que los protagonistas hubiesen sido hombres y hubiesen hecho exactamente lo mismo, a lo que el director afirmó convencido que nadie se hubiera quejado. Y creo que tiene razón, porque me imagino una película que trate de unos chicos que van de fiesta, se emborrachan y quieren follar, y no veo que esto supusiera ningún problema para nadie.