‘Alien: Covenant’ – Más ‘Alien’ y menos ‘Prometheus’

   

“El ocio es la madre de todos los vicios”.

Ridley Scott es de esos directores cuya firma en cualquier película supone que un servidor vaya a verla. Tiene gracia que esto sucediera desde que vi la inefable ‘Prometheus’ aquel tostón de proporciones mastodónticas  que nació como una precuela de la mítica ‘Alien’ en la que se narraba una investigación cuyo fin era averiguar el porqué del origen de la humanidad. Un guión que era un completo sinsentido era incapaz de salvarlo ni el poderío visual de Scott ni el detallado apartado técnico de la película. Desde entonces se ha estado especulando con esta nueva saga y sobre cuántas películas iban a formarla. Desconociendo ese número, el viernes pasado nos llegó ‘Alien: Covenant’, secuela de la precuela  que, si bien es una película irregular, cuenta con bastantes aciertos que hacen de ella una cinta bastante singular y recomendable.

Diez años después de los sucesos ocurridos en ‘Prometheus’, la nave Covenant busca la colonización de un nuevo planeta. Tras un incidente que daña la nave y provoca un gran número de bajas entre la tripulación y los colonos, deciden explorar un planeta más cercano que el que estaba planeado debido a una llamada de auxilio proveniente de dicho planeta. Una vez allí, y a pesar de las buenas sensaciones iniciales, descubrirán un mundo hostil  y entenderán que nunca deberían haberse desviado de su trayectoria. (AVISO DE POSIBLES SPOILERS DESPUÉS DE LA FOTO)

La primera media hora tiene mucha verborrea, sucesos inexplicables (lo de James Franco) y una presentación algo lenta para sentar las bases de la propuesta que, durante ese tramo, recuerda bastante a ‘Prometheus’, lo que puede hacernos temer por un momento que estamos ante lo peor. Por suerte, la cosa cambia y nos encontramos ante la primera aparición de un inquietante xenomorfo, dándonos una secuencia brutal y demencial que demuestra que, cuando Scott se pone, puede darnos lo que siempre le hemos pedido.

Algo que también llama poderosamente la atención es como Scott se deshace de un plumazo, mediante una secuencia espléndida, de todos esos enigmas que se plantearon en ‘Prometheus’ y que ya nunca sabremos si alguna vez tuvo intención de darles respuesta. Parece una manera evidente de acercarse más que nunca a ‘Alien’. Seamos sinceros, ¿qué de distinto nos pueden ofrecer las múltiples secuelas y precuelas de una película que no nació con ninguna pretensión mas allá de entretener y aterrorizar y que es puramente un slasher en el espacio? Puedes hacer algo como James Cameron, darle una vuelta de tuerca y ofrecer una notable cinta de acción y aventuras partiendo del original, u ofrecer más de lo mismo con un envoltorio mucho más jugoso, que es lo que proponen ‘Covenant’.

Y es que esta ‘Alien: Covenant’ es muy irregular, pero para nada podríamos considerarlo un producto fallido; en cierto modo, me recuerda a lo que le ocurrió a Nolan con ‘El caballero oscuro: La leyenda renace’: ambas cintas son un ejemplo perfecto de lo mejor y lo peor que pueden hacer los dos directores británicos. Scott quiere hacer una amalgama de todo un poco y no se centra en nada específico: tiene momentazos con grandes reflexiones, a veces incluso parece jugar a ser  Kubrick, pero lo cierto es que resulta más divertido y brillante cuando la cinta nos da ese terror y acción que se nos prometía en el tráiler. Los personajes, salvo la dupla interpretada por un grandísimo Michael Fassbender, no le interesan lo suficiente más allá de ser mera carnaza para unos monstruos, los distintos xenomorfos, a los que parece tener mucho más cariño.

El reparto lo encabeza una de los mejores  actores de la historia y del que tenemos el placer de disfrutar actualmente, Michael Fassbender, con un doble papel: Walter, el robot humanoide de la nave Covenant, y David, el androide de Prometheus’ con una fijación por ‘Lawrence de Arabia’ con un protagosnimos mucho mayor que en aquélla y que se guarda todas las reflexiones, escenas y momentos más interesantes siempre que no hay xenomorfos de por medio, e incluso también cuando los hay. Katherine Waterston es Daniels, la heredera de Ripley que se ha vendido como protagonista de esta entrega pero que, en realidad, tiene apenas algo de más de presencia que el resto de sus compañeros. Billy Crudup, Demien Bichir, Danny McBride y Carmen Ejogo son otros de los protagonistas cuyos personajes apenas tienen trascendencia alguna, y que sirven únicamente, aparte de alimento para las criaturas como he comentado unos párrafos atrás, para hacer mucho más humanos e interesantes a las figuras de los robots.

Ridley Scott, más hiperactivo que nunca a sus casi ochenta años, vuelve con una aventura espacial que nada tiene que ver con su última incursión cinematográfica: la divertida y autoconsciente ‘Marte’. En ‘Covenant’ vuelve a demostrar que en el apartado visual se le da de miedo, aunque esta vez, a pesar de lo efectivo de sus set pieces de acción como culmen de un suspense cocido a fuego lento, es que el movimiento alocado de la cámara no permite distinguir lo que sucede en pantalla, así sucede con el ataque del xenomorfo en el planeta o el combate cuerpo a cuerpo entre dos de los personajes principales.

En resumen, una película muy disfrutable que en su sencillez encuentra su virtud, pero que también ofrece grandes escenas con algo de gore e incluso algo de reflexión. Cierto es que es tremendamente irregular y que la lógica y la sensatez no caracteriza ni su trama ni a sus protagonistas. No es la Capilla Sixtina, pero es un entretenimiento muy notable que podemos encontrar en la cartelera.

  • Kaabee

    No dices nada de la clase de flauta. Redios, cada vez que me acuerdo…

    En el combate cuerpo a cuerpo eché de menos a Van Damme. Y es que una de las cosas que me hacen valorar positivamente la peli (con todos sus defectos, que no son pocos), es que me parece una peli de serie B noventera.

    • Rafa Almena

      A ver, es que esa escena, por cómo está hecha, no le puedo poner pegas.

      Amén a lo de serie b noventera (excepto cuando le da por reflexionar… y acierta!).

      45? tanto? Creía que sólo había sido media hora. Imagina un blockbuster que no dura dos horas por decreto. Y el wtf de James Franco? Una película muy curiosa y que ya tengo ganas de volver a ver.

      Saludos Jon!

    • loula2

      Pues mira que a mi la clase de flauta me pareció una manera ingeniosa, aunque infantil, de marcar la diferencia de «fábrica» entre los dos androides. 😊
      La película comienza con un hecho cuestionable (la muerte del capitán), y sigue con unos personajes cuando menos algo lerdos (el que se sienta a fumar tranquilamente en un planeta inexplorado, y un segundo capitán sin carácter de mando que cae en la trampa del huevo en una escena que parece un chiste de Jaimito). Pero remonta en cuanto aparece el alien adulto (me dieron hasta ganas de aplaudir y todo al verlo, de lo que lo echaba de menos!!). Las mejores escenas son a partir de ese momento, sobre todo las referentes a los dos androides y la lucha final.
      Fassbender se merienda en cuanto a actuación a todo el resto del elenco. Y la chica con cara de gatito compungido no le llega a Sogourney a la suela de la txankleta, me temo.

    • loula2

      Pues mira que a mi la clase de flauta me pareció una manera ingeniosa, aunque infantil, de marcar la diferencia de «fábrica» entre los dos androides. 😊
      La película comienza con un hecho cuestionable (la muerte del capitán), y sigue con unos personajes cuando menos algo lerdos (el que se sienta a fumar tranquilamente en un planeta inexplorado, y un segundo capitán sin carácter de mando que cae en la trampa del huevo en una escena que parece un chiste de Jaimito). Pero remonta en cuanto aparece el alien adulto (me dieron hasta ganas de aplaudir y todo al verlo, de lo que lo echaba de menos!!). Las mejores escenas son a partir de ese momento, sobre todo las referentes a los dos androides y la lucha final.
      Fassbender se merienda en cuanto a actuación a todo el resto del elenco. Y la chica con cara de gatito compungido no le llega a Sogourney a la suela de la txankleta, me temo.

      • Rafa Almena

        Respecto a la protagonista, creo que juega en desventaja tanto por la promoción (se nos la ha vendido como la prota y no lo es) como por el escaso calado que tienen los personajes humanos en esta película (¿de verdad le interesan los “dramas” de la tripulación al público?)

        Una cosa, ¿el alien diminuto no te inquietó? Esa escena, que comento en la crítica, me parece el inicio de las cosas buenas de esta peli.

        Saludos, Loula!

      • loula2

        No es la protagonista, pero es lo más parecido a Ripley de la película, y además, si Scott continúa con la serie, es el nexo de unión con la próxima. Y no es una actriz con carisma suficiente, para mi gusto.
        Lo del interés del público por los problemas de la tripulación, pues no puedo hablar en general, pero en las anteriores, yo sufría por Sigourney 😬
        Lo del minialien y su primera aparición, muy bien resuelta la escena, si. Pero será que siento verdadera devoción por el bicharraco negro, un diseño de monstruo insuperable, y reconozco que me encanta verlo en todo su esplendor.
        Me inquietó más el que se mira cara a cara con David, después de masacrar a la chica, por su apariencia humana, tan siniestra.