Category Archives: Spaghetti Westerns

Polvo en Almería: Grandes Spaghetti Westerns (III). El Halcón y la Presa (Sergio Sollima, 1967)

halcon-y-presa-carlos-canchado-2

Un hombre espera sentado fumando en pipa la llegada de tres forajidos y su botín. Johnnatan Corbett los lleva persiguiendo desde Texas, consiguiendo que se queden sin munición y sin caballos, muertos de extenuación, pero por fin han conseguido cruzar la frontera hasta Colorado y despistarlo para encontrarse con el hombre de la pipa que tienen delante. La cámara hace un ligero movimiento y deja al descubierto el cadáver de un cuarto forajido colgado de un árbol. En ese momento, los tres descubren que quien tienen delante es en realidad el verdadero Corbett (Lee Van Cleef). “Me bastaría con una bala, una sola” dice uno de ellos, y Van Cleef, complaciente, coloca en un tronco frente a los tres desdichados una bala para cada uno. El plano de las tres balas puestas boca arriba sobre el leño se funde con un plano de los forajidos detrás de ellas, al tiempo que la partitura de Morricone inicia un crescendo hasta adquirir su protagonismo habitual. “¿Cuerda o pistola?” sentencia Corbett, y ahí termina todo.

(more…)

Polvo en Almería: Grandes Spaghetti Westerns (II). El Gran Silencio (Sergio Corbucci, 1968)

el-gran-silencio-carlos-canchado-1

Si en la anterior entrada hablamos de la importancia de Django y su estilo para acabar dando forma definitivamente al western italiano, ahora toca hacerlo de la que es considerada generalmente como la mejor película del director y la culminación de ese estilo determinante para el género. Esta obra supone por un lado un contrapunto al film que le hiciera famoso en el 66 y al tiempo una rara avis dentro de la filmografía del director.

(more…)

Polvo en Almería: Grandes Spaghetti Westerns (I) Django (Sergio Corbucci, 1966)

spaghetti-western-carlos-canchado

El término Spaghetti Western supongo que sonará en mayor o menor medida a todo el mundo. Hay que destacar -para quien no lo sepa- que no se trata sólo de “películas del oeste italianas rodadas en Almería”, el Spaghetti no es sino una desvirtuación del género más genuinamente americano, un oeste más sucio, violento y amoral. Son obras feístas en las que las fronteras entre buenos y malos se difuminan, la música estridente cobra especial importancia, los caracteres de los personajes se exageran (siendo en muchos casos estereotipos llevados a la hipérbole) y sus motivaciones se reducen a “venganza” y “dinero”, no existiendo justicia si no la que los protagonistas entienden por ella y que ellos se encargan de imponer a golpe de revolver. Los italianos, siguiendo los pasos de los españoles y alemanes (que habían producido westerns unos años antes), tomaron el ejemplo más puro de cine norteamericano y lo violaron, derivando en una evolución del por entonces agotado western hollywoodiense, evolución que, mal que pese a algunos, consiguió insuflar algo de vida al género original, que ya empezaba a dar tímidos visos de cambio con obras como “Vera Cruz” (Robert Aldrich, 1954) o “Los siete magníficos” (John Sturges, 1960). La trilogía del dólar de Sergio Leone -“Por un puñado de dólares” (1964), “La muerte tenía un precio” (1965) y “El bueno, el feo y el malo” (1966)– cambió el oeste para siempre. Después llegaría Sam Peckinpah con su “Grupo Salvaje” (1969) y nada volvería a ser como antes.

(more…)